revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Opinión

Este es el modelo de Liderazgo 3.0 que reta a las empresas

El liderazgo 3.0 se basa en una cultura de cambio, que se propaga en las empresas y reta a las organizaciones para tener un líder inspirador

24-07-2019, 10:40:18 AM
Líder

A pesar de que existen múltiples definiciones de la palabra Liderazgo, lo cierto es que este término está estrechamente ligado a la capacidad de influir en las personas. Si queremos que nuestros colaboradores generen y den resultados, debemos influir positivamente en ellos, y lograr transformarlos en líderes que trasciendan.

Un buen líder mueve a su gente hacia el logro de los objetivos desde el “querer”, y no desde el “tener que”, haciendo que disfruten lo que hacen y sientan que trascienden con las actividades que realizan en el día a día; ése es el objetivo de un líder.

Lee: El liderazgo inclusivo como camino a la trasformación digital de empresas

Liderazgo
Depositphotos

La evolución del Liderazgo

En décadas pasadas, se practicaba un liderazgo vertical y se nombraban líderes casi como si de un título nobiliario se tratara. Asimismo, el líder, con el fin de que su equipo lograra los resultados deseados, actuaba presionando y generando miedo entre sus colaboradores, como la principal estrategia para el logro de los objetivos.

Hoy las organizaciones han eliminado estas barreras y, actualmente, el líder parte del punto de ser alguien inspirador, un líder que trasciende. No se trata nada más de dar órdenes; hoy el líder debe ser un líder integral, que mueva a su gente a adaptarse a los cambios, a desarrollarse dentro de la organización. Un líder holístico que inspire e influya en su gente.

Lee: Liderazgos que nos inspiran a trascender

Liderazgo
Depositphotos Una empresa destaca por su liderazgo

Liderazgo 3.0

Este modelo de Liderazgo 3.0 es un movimiento de innovación y de gestión que engloba una responsabilidad grupal. Si bien el líder trabaja para que su equipo logre los resultados deseados, lo hace también en aras de fortalecer la relación con su gente. Hoy se trata de trabajar juntos para encontrar una manera más eficiente para lograr los objetivos, generando relaciones saludables que permitan llegar al resultado de la mejor manera para todos.

En el proceso del liderazgo 3.0, existe un concepto llamado Vuca, que, por sus en inglés, significa Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad. Actualmente, todas las empresas se mueven en este entorno, donde el ambiente, el mercado y el cliente es Volátil. Todos los días se crean nuevos productos y servicios, por lo que nada está escrito en el mundo de los negocios, lo cual genera Incertidumbre. Asimismo, la Complejidad se da porque las organizaciones se enfrentan a usuarios cada vez más exigentes; y Ambigüedad, porque cada vez resulta más difícil sorprender a los clientes.

Los clientes quieren recibir un buen servicio, pero ¿qué es un buen servicio? Es ahí donde las empresas tienen que “entrarle” a conocer de lleno a sus clientes, segmentándolos detalladamente. Hoy podemos producir el mismo producto, cambiando, por ejemplo, la forma de distribución y la forma de entrega.

En este sentido, el reto de los líderes radica en forjar esta nueva visión y en preparar a su gente en la adaptación a esos cambios, promoviendo la innovación y la consolidación de la organización. Se trata de un escenario retador para los líderes que tienen gente a su cargo.

Asimismo, hoy el Líder 3.0 tiene que tener la capacidad de crear, gestionar y organizar el trabajo. Para ello, existen estilos de liderazgo como el llamado “laissez faire”, un tipo de liderazgo más liberal en el que el líder tiene un papel más de estratega y coach, menos operativo; y son los trabajadores los que tienen un mayor poder de decisión.

Lee: ¿Cómo llegar a ser un líder exitoso en tu empresa?

Depositphotos Liderazgo

Para migrar a un Liderazgo 3.0

  • Énfasis en los cómo. Muchas empresas envían a sus líderes de ventas a realizar el trabajo de campo junto con sus colaboradores para sensibilizarlos y hacer que vivan en persona la experiencia; es decir, conocer el proceso en primera persona para después gestionar el trabajo desde su posición de líder. No se puede gestionar lo que no se conoce.
  • Inspeccionar, adaptar, y darle permiso a la gente a que falle. Se trata de permitir al equipo que cometa errores, en aras de fomentar una cultura de aprendizaje. Si se castiga el error desde un inicio se fomenta la cultura del miedo y lo que se llamamos el síndrome del silencio en las organizaciones. En ocasiones, los líderes están más enfocados en castigar que en escuchar.
  • Capacitación, basada en los siguientes 3 pasos:
  1. Liderarse a sí mismo. Se trata de ejercer el liderazgo en uno mismo; ¿qué necesito para mejorar mi trabajo, la relación con mi equipo?, hacer consciente lo que funciona o no en nuestro actuar diario.
  2. Liderar con el ejemplo. Un líder no debe pedir lo que no está dispuesto a dar. Liderar con el ejemplo le da credibilidad al líder frente a su equipo.
  3. Liderar a líderes. Desarrollar a los colaboradores, impulsando sus competencias y fomentando su promoción dentro de la organización, con el fin de crear nuevos líderes.

Hoy el liderazgo está orientado a las personas que forman parte de un equipo de trabajo, no solamente a resultados. Generar energía en los colaboradores y saber, en todo momento, qué los motiva. Se trata de empoderar a los equipos en aras de que se auto-organicen, dándoles responsabilidades a nivel de autoridad para que tomen decisiones.

Lee: Mayra González: la samurái mexicana dirigirá las ventas globales de Nissan