Buscador
Ver revista digital
La revista

Así quiere China ampliar el comercio con México (pese al COVID-19)

03-03-2020, 6:10:04 AM Por:
China México
© Especial

Aunque la falta de productividad en las firmas mexicanas es una causante de que no puedan exportar a China, se puede fomentar contratos binacionales.

Por Gerardo Yong

Tal y como está la situación en la actualidad [sobre todo por el coronavirus], el empresario mexicano está lleno de pánico respecto a China, en lugar de buscar medios para transformar ese temor en una fortaleza que le permita ingresar a un mercado que requiere innumerables productos de nuestro país. Conforme la tecnología se imponga a las barreras burocráticas, no solo se incrementará el flujo comercial, sino que será un exponencial de crecimiento.

China ha hecho un nuevo llamado para intensificar el comercio con México, dejando atrás trámites engorrosos que habían desanimado a los empresarios chinos. Durante su participación en el Día de China, realizado en la Secretaría de Economía el 13 de enero pasado, el embajador de China en México, Zhu Qingqiao, dijo que su país quiere trabajar de manera más estrecha con el nuestro para intensificar el comercio con México. “China cuenta con planes para acelerar la inversión en México en sectores estratégicos como petroquímica y sustentabilidad energética”.

Aunque el diplomático asiático parece revelar una estrategia comercial y de inversión más abierta y fluida en tierras aztecas, en realidad es resultado de gestiones efectuadas desde que se anunció la victoria presidencial de Andrés Manuel López Obrador. En agosto de 2018, el entonces embajador chino Qiu Xiaoqi fue el primero de los diplomáticos que fue recibido en la entonces “casa de transición” de López Obrador.

China y México
Especial China

Con López Obrador, China ha percibido un mejor ambiente de inversión, después de varios traspiés que recibió de gobiernos anteriores, principalmente con el de Enrique Peña Nieto. Durante su sexenio, Peña Nieto propinó dos fuertes golpes a la inversión china al cancelar la instalación del Dragonmart en 2015 y el tren de alta velocidad Querétaro-México en 2017.

Durante 2019, China comenzó a moverse más ágilmente para colocar capitales en México. Puebla es un ejemplo claro. En agosto del año pasado, la empresa Minghua asignó 633 millones de pesos para la construcción de una planta automotriz, cuyos principales clientes serán las alemanas BMW y Volkswagen. Minghua proveerá de plásticos a las armadoras desde su planta de Huejotzingo.

Zhu Qingqiao señaló que las reuniones con las autoridades de la República Popular China tienen como objetivo reducir el desbalance comercial que tiene México con el país asiático, puesto que nuestro país importa equipo de cómputo, telefonía y diversas mercancías, y México exporta a China, sobre todo, piezas automotrices. Agregó que se trabajará con las autoridades chinas en proyectos relacionados con comercio, inversión y desarrollo.

Te puede interesar: Las empresas golpeadas por el coronavirus

China
Adobe Stock

Por su parte, el embajador de México en China, José Luis Bernal Rodríguez, agregó que actualmente se encuentran motivando a empresas mexicanas para que se acerquen a los dos bancos chinos que operan en México: el Banco de China (Bank of China) y el Banco Industrial y Comercial de China (ICBC, por sus siglas en inglés). “Tienen buenas reservas. Están aquí para apoyar la inversión y respaldar algunas operaciones de comercio. Son un complemento muy importante con sus tasas de interés para el financiamiento de empresas mexicanas”.

Estas instituciones financieras ya están apoyando diversos proyectos en México en distintas ramas productivas, entre las que sobresalen energía, electrónica, electrodomésticos e infraestructura. De hecho, ambos bancos participan en el financiamiento de 600 millones de dólares para la refinería de Dos Bocas, en Tabasco. Sin embargo, bancos de otras naciones también están involucrados.

Ver más allá de Estados Unidos

A pesar de la guerra comercial que sostiene con Estados Unidos, el mercado chino luce más atractivo que nunca por la fuerza de su estabilidad y crecimiento.  Han pasado más de dos décadas de intentos por concretar relaciones comerciales con Beijing y los resultados han sido desalentadores para México. El pecado es de las administraciones que han gobernado en el país, pues a todas les ha faltado coherencia política para abrir un canal comercial con el gigante asiático.

La manera como se realizan los negocios con China es un punto fundamental en la relación comercial entre China y México. Por ello, la Cámara de Comercio y Tecnología México-China, uno de los organismos más preocupados por asesorar y vincular al empresariado mexicano con el mercado chino, ha realizado conversaciones para que productores nacionales conozcan las regulaciones en materia de negocios que prevalecerán a partir de enero de 2020.

“El camino empresarial a China está parcialmente bloqueado y es preciso destrabarlo, no solo por los medios gubernamentales, sino mediante las propias empresas que realmente estén interesadas en estar presentes en el mercado más grande del mundo –asegura Julio Rodríguez, vicepresidente de Comercio Exterior de Canacintra–. China nos lleva ventaja de varias décadas. De seguir en ese atraso, el acceso a las ligas comerciales de ese país será cada vez más difícil, con las consecuentes pérdidas económicas que esto conllevará para México”.

A finales de la segunda década del siglo xxi, las actividades comerciales en China comenzaron a realizarse con una fuerte tendencia digital. El desarrollo de tecnología para vender en tiendas y locales de conveniencia, donde las personas actúan más como usuarios y no consumidores, ha llegado al nivel de erradicar el efectivo por las transferencias con gadgets y celulares. Esto es reflejo del comportamiento en el comercio internacional de las empresas chinas.

“En China, por ejemplo, nadie usa efectivo, salvo los extranjeros. Los chinos pagan con su celular desde una comida, el taxi o cualquier otra cosa. Así como China se transformó, esa misma transformación se vive en el comercio internacional, donde todo va a estar digitalizado. Eso va a ocurrir más rápido de lo que nos imaginamos ahora –comenta Rodríguez–. Las operaciones de comercio internacional, importadoras y exportadoras, van a ser a través de blockchain, pues el gobierno chino considera que son estratégicas para ellos. Esto va a avanzar muy rápido, y si no les seguimos el paso, nos vamos a quedar atrás, registrando pérdidas millonarias en el mercado más activo y grande del mundo.”

Te puede interesar: Las vías de contagio (económico) del coronavirus a México

Fin a las barreras tecnológicas

El panorama no luce atractivo para México, sobre todo en cuanto a trabas burocráticas que por largo tiempo han prevalecido en el mercado azteca respecto de su contraparte chino. Una de las razones por la cual México se encuentra en desventaja es el atraso digital del comercio y de las deficiencias en su promoción.

“Hay que estar alertas sobre la importancia de eliminar las barreras tecnológicas que han impedido a comerciantes mexicanos promoverse en el mercado chino. Eso significaría entrar a una urgente fase de digitalización para negociar directa y rápidamente –dice Diego Spannaus, director de Negocios Internacionales de HSBC–. Los chinos están en el plan de usar toda la tecnología disponible para simplificar las transacciones comerciales. Mucho de lo que hay en el comercio internacional ahora no ocurre por miedo a que la contraparte clientelar no cumpla con los contratos. Ese es el problema principal que impide un crecimiento mayor del comercio mundial”.

amlo comercio México China Coronavirus COVID-19 exportaciones productos mexicanos tren mexico queretaro
mm Equipo de jóvenes periodistas cuyo objetivo es explicar las noticias más relevantes de negocios, economía y finanzas. Nos apasiona contar historias y creemos en el periodismo ciudadano y de servicio.
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Mag21
Comentarios