Buscador
Ver revista digital
Finanzas

Robo de identidad disminuye en México, pero siguen quejas contra los bancos

13-07-2021, 6:15:00 AM Por:
Robo de identidad
© Depositphotos

La Condusef ha recibido 1.4 millones de reclamaciones en contra de la banca, por lo que aquí te orientamos para que evites convertirte en una víctima.

El robo de identidad, uno de los métodos fraudulentos con los que de manera indebida se utilizan los datos personales de los usuarios bancarios, disminuyó 33% en el primer cuatrimestre de este año, en contraste con los casos que se registraron en México en el mismo periodo de 2020, lo que es una buena noticia si consideramos que las transacciones fuera de las sucursales de las instituciones financieras se incrementaron significativamente debido a la pandemia de Covid-19.

Lo que sí no ha decrecido en nuestro país son los reclamos en contra de la banca comercial, pues la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) detalla que se dieron un millón 429,063 reclamaciones en contra de estos organismos en el primer trimestre del año, a las que se suman 75,196 quejas en contra de los burós de crédito, y 13,433 reportes de inconformidades en contra de aseguradoras.

Con datos hasta el mes de abril, esa institución recibió 1,410 quejas de posible robo de identidad, de estas 608 solo fueron asesorías, mientras que 802 (el 57% del total) se convirtieron en reclamaciones por usurpación de identidad, cifra 33.4% menor a la registrada en el primer cuatrimestre del año pasado.

La forma en la que se lleva a cabo este delito es mediante la recopilación de datos personales de un usuario bancario, cuya personalidad es usurpada para hacer transacciones que pueden derivar en una afectación directa en las cuentas de la víctima, o para utilizar dichos datos y obtener una servicio o prestación de parte de una institución bancaria o financiera.

En este último caso, es el banco el defraudado cuando terceras personas obtienen un lucro indebido presentándose con la identidad robada para obtener créditos de la institución, dejando al verdadero titular de los datos con la responsabilidad de responder ante el banco que se defraudó.

Más de un millón de reclamaciones; solo 49 sanciones

A su vez, como se mencionó líneas arriba, en el primer trimestre del año se registraron 1.42 millones de reclamaciones en contra de la banca, de estas más de un millón de reportes atendidos se refirieron a posibles fraudes, destacándose 30,527 quejas relacionadas con la banca electrónica, que involucraron más de 616 millones de pesos.

Según las estadísticas del Buró de Entidades Financieras, que pertenece a la Condusef, las sanciones que esa institución logró en contra de bancos a partir de dichas quejas fueron solo 49, en tanto que ocho aseguradoras también recibieron alguna sanción, a pesar de que las quejas en contra de estas sumaron 13,433 reportes.

Evita ser víctima

Ante este panorama, aquí te damos algunas sugerencias para que mantengas tus datos a salvo, y realices transacciones más seguras con cualquier institución financiera, sobre todo si utilizas las aplicaciones de los bancos o la banca por internet.

Para evitar el robo de identidad, nunca proporciones información personal a través de una llamada telefónica, mensaje de texto, WhatsApp o correo electrónico. Aunque constantemente recibas llamadas en las que se identifican como personal de tu banco, no contestes a ninguna de las preguntas que te hagan, ni proporciones los números de tu cuenta o de tarjeta.

Si tú quieres acceder a alguna promoción que se te ofrezca, es mejor que acudas a una sucursal personalmente, guardando todas las medidas sanitarias. Para ello puedes hacer una cita en tu banco, o en su defecto, acceder a la página oficial de la institución a través de internet.

Si no estás seguro de que la página web sea segura, o si temes que en tu computadora puede haber sido descargado algún programa malicioso con el que pueden robar tus datos, es mejor que el tema lo trates personalmente con algún ejecutivo bancario en la sucursal.

Otra medida preventiva es leer y revisar cada mes los estados de cuenta para detectar a tiempo cualquier irregularidad. Si puedes solicita que tu banco te lo envíe solo de manera electrónica (por email), esto es más ecológico, se gasta menos papel, además de que minimizas los riesgos del robo de identidad, ya que este también puede darse a partir de un estado de cuenta impreso que alguien haya sustraído de tu correo, o del lugar en el que te llega la correspondencia.

La mayoría de los bancos ya cuentan con los servicios de alertas para las transacciones que realizas, estos sistemas te envían un mensaje al celular o un correo electrónico en el momento en el que se lleva a cabo cualquier operación.

Así, si alguien usurpa tu personalidad o utilizan el número de tu tarjeta para comprar en alguna tienda o en internet, de inmediato podrás reportarlo al número telefónico oficial de tu banco.

A su vez, si eres usuario de la banca electrónica o de alguna aplicación bancaria, recuerda cambiar tus contraseñas con frecuencia; lo recomendable es cuando menos cada tres meses cambies la clave para acceder a estos servicios. No olvides que en este tema las contraseñas deben ser robustas: Incluye números, letras mayúsculas y minúsculas, y si el sistema bancario o la app lo permiten, agrega también un signo o símbolo (&,%, #).

Si no te sabes de memoria la contraseña o te es difícil recordarla, sobre todo si la cambias frecuentemente, puedes anotarla y guardarla en un lugar seguro, nunca la almacenes en el celular o en un correo electrónico.

En lo que se refiere a prevenir fraudes en general, para acceder a la página web de tu banco, es mejor que lo hagas tecleando la dirección electrónica directamente, no lo hagas a través de ligas que te envíen por correo o que recibas en tu teléfono móvil.

Lo mismo sucede con las aplicaciones, debes bajar en tus dispositivos móviles solo las apps originales del banco, y aunque esto lo hagas en la sucursal, tus datos como las contraseñas no deben compartirse con nadie, ni siquiera con el ejecutivo de la institución financiera que te esté atendiendo.

Si lamentablemente te robaron tus tarjetas, o sospechas de que puedes ser víctima de un fraude o robo de identidad, repórtalo de inmediato al banco. Es mejor que todas tus cuentas queden bloqueadas antes de ser víctima de este delito.

Si sufriste el robo o extravío de tus identificaciones, acude a las instituciones que las emitieron para cancelarlas. Por ejemplo, si se trata de tu credencial para votar, debes ir a un módulo del INE para solicitar una reposición y avisar que te robaron la anterior.

En este caso, siempre que se trate del robo de tu INE, también se recomienda que acudas a denunciarlo al Ministerio Público, con eso te deslindas de la responsabilidad en caso de que el documento robado sea utilizado más adelante por terceras personas.

mm Periodista y abogada, especialista en análisis jurídico y de derechos humanos. Ha sido reportera, conductora de radio y editora.
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios