Buscador
Ver revista digital
Finanzas

¿Estados Unidos caerá en impago? Así es como funciona el techo de deuda y los posibles escenarios

29-09-2021, 6:15:00 AM Por:
Dolar remesas
© Reuters

De no ser porque su moneda es la principal del mundo y la reserva monetaria de todos los bancos centrales, EU estaría en quiebra.

Demócratas y republicanos acercan nuevamente a la economía de Estados Unidos, la más grande e importante del mundo, al abismo. Aunque los analistas esperan que no pase nada, menos en estos momentos clave para el rumbo de la economía mundial, también tienen cada vez más temores en el sentido de que un mal día, de tanto insistir, la pesadilla se vuelva realidad.

¿Qué pesadilla? La que llevaría al hecho inédito de que el gobierno federal de Estados Unidos deje de cumplir con sus obligaciones financieras porque el Congreso del país no aprueba el techo del endeudamiento y su gobierno quedaría sin recursos. El mundo está en vilo, las siguientes horas y los primeros días de octubre serán claves.

Algo así, un default de deuda del gobierno estadounidense o de plano la quiebra, sería un golpe terrible para la mayor economía del planeta y para el orbe. Las apuestas siguen a favor de que eso no sucederá, pero ya son muchas las veces que se ha tentado a la suerte. Según las estadísticas del Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), entre el siglo pasado y este se ha incrementado 98 veces el techo de endeudamiento del gobierno estadounidense.

Los efectos están a la vista y no son nada favorables para una economía que, de no ser porque su moneda es la principal del mundo y la reserva monetaria de prácticamente todos los bancos centrales, estaría en quiebra.

Con una deuda actual de 28.5 billones de dólares, cifra que supera con creces el techo de 22 billones, el gobierno federal gestiona en estos momentos los pagos que debe enfrentar utilizando como herramienta las reservas de liquidez que acumula en la Fed, monto que representa todavía alrededor de 300 mil millones de dólares, pero el dinero no es para siempre, ni siquiera en el país más rico del planeta.

Si los políticos no se ponen de acuerdo, estos recursos se agotarán alrededor del 18 de octubre, señaló el martes la propia secretaría del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, en una declaración que alertó más a los mercados porque para muchos tuvo un ingrediente de desesperación y advertencia nunca visto en la funcionaria.

¿Cómo funciona el techo de la deuda de EU?

El Congreso de Estados Unidos debe llegar a un acuerdo para aumentar el límite de endeudamiento federal, o techo de deuda. Si no lo hace, el gobierno se queda sin dinero para continuar con sus programas de gasto y, entre muchas otras cosas, no podría pagar a sus acreedores en octubre.

El propio Congreso se debate en este momento en una medida que debería mantener al gobierno con acceso a la deuda hasta principios de diciembre (y suspender el techo temporalmente hasta 2022), pero el proyecto de ley enfrenta una durísima batalla en el senado. De esa batalla el país y el mundo entero están pendientes.

El techo de la deuda se implementó en ese país durante las guerras mundiales del siglo XX, por la necesidad que tenía el Congreso estadounidense de aprobar específicamente los préstamos para cada propósito, y los gastos del gobierno para financiar la expansión económica tras los periodos bélicos. Pese a los desacuerdos constantes entre los partidos, el propio Congreso y el presidente en turno, nunca han permitido que Estados Unidos y su gobierno dejen de pagar sus obligaciones.

El problema es que esta medida se extendió a los tiempos de paz, de modo que, como señalamos, este techo de deuda se ha incrementado 98 veces en la historia, llevando a que la deuda pública del país llegue casi a 29 billones de dólares, una cifra gigantesca que representa por ejemplo dos veces el valor de la economía china.

Este aumento en el techo de la deuda le permite al gobierno emitir más deuda para, entre otras cosas, pagar la deuda, un círculo vicioso que hasta ahora no ha registrado mayores sobresaltos para la nación más rica del planeta, pero los mercados se ponen cada vez más nerviosos porque vivimos en un mundo en el que ya todo puede pasar, incluso que el gobierno del país más poderoso se quede sin dinero y no pueda pagar sus compromisos financieros. La fecha límite establecida para llegar a un acuerdo entre demócratas y republicanos es este 30 de septiembre, después es muy probable que la incertidumbre sea la reina en materia económica y financiera.

¿Y si la pesadilla se hace realidad?

El escenario principal, la gran apuesta, sigue en el sentido de que habrá un acuerdo, que demócratas y republicanos no descarrilarán la economía del país, incluso esperan que haya un gran acuerdo impulsado desde la Casa Blanca, en donde se trabaja a marchas forzadas para evitar lo que la propia Yellen ha catalogado como una “catástrofe”, en caso de suceder.

Pero, ¿y si la pesadilla se hace realidad? Son pocos los escenarios y los márgenes de maniobra que tendría el gobierno por medio del Tesoro, el propio banco central y, desde luego, los mercados.

Este martes los analistas de los mercados globales ya manejaban algunos escenarios, entre ellos los siguientes:

1)  La Fed podría comprar bonos y letras del Tesoro que estuvieran en riesgo de caer en default (impago) y vender otros bonos del Tesoro con diferentes vencimientos y fechas de pago de cupones para contrarrestar tensiones severas en los mercados financieros.

2) La Fed podría comunicar a los bancos comerciales que, como medida, extraordinaria estos podrían contar los bonos del Tesoro en default para sus reservas de capital regulatorio, además de que no penalizarían a los bancos que enfrenten una caída en las reservas capital. Con el objeto de aliviar la presión vendedora sobre la deuda del país y reduciendo por un tiempo los costos financieros para el Tesoro del país.

3) La Fed inundaría los mercados de liquidez a cambio de bonos del Tesoro, aunque a precios de mercado significativamente reducidos, por lo menos hasta que haya certeza de que el gobierno pagará rápidamente el principal, después de que se levante el techo de la deuda.

4) Inundar los mercados de préstamos con efectivo, mediante la concesión de préstamos a muy corto plazo entre instituciones financieras denominados acuerdos de recompra (repo), que también podrían aliviar las presiones sobre los fondos monetarios y otros fondos de inversión.

5) Alguna otra medida eminentemente monetaria que reduzca la volatilidad en los mercados.

Lo que sea, si la pesadilla se hace realidad estaremos nuevamente en zona desconocida, frente a un suceso que nunca en la historia el mundo había experimentado. Y si algo sería muy probable, es que la recuperación económica después del gran colapso de 2020, el mayor en 90 años, se vería limitada, de hecho, una recesión, aunque fuera de corto plazo sería inminente.

El tiempo se acaba, demócratas y republicanos estadounidenses tienen al mundo en ascuas, como si a la economía global le faltaran problemas o retos.

ÚLTIMAS NOTICIAS:

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios