Buscador
Ver revista digital
Finanzas

En Latam seguimos muy ‘malitos’ de las finanzas personales, y la pandemia lo empeoró

15-10-2021, 6:15:00 AM Por:
Pesos
© Depositphotos

Los factores que generan dicha "enfermedad" no son exclusivos de la región, pero en esta se profundizan porque tienen mucho tiempo presentes.

Los latinoamericanos seguimos “enfermos” en nuestras finanzas personales y la pandemia no hizo sino agravar los problemas que ya padecíamos antes de que esta llegara al mundo.

De hecho, la “enfermedad” de los latinoamericanos es fomentada por algunos de los factores que más afectan en el planeta, pero que en nuestra región se profundizan debido a que tienen mucho tiempo presentes, tales como: servicios financieros para algunos, pero no para todos; falta de inclusión financiera para mujeres, refugiados o migrantes y comunidades rurales.

Estas son algunas de las conclusiones derivadas de un estudio de dos años para determinar el estado de la salud financiera de personas y dueños de pequeños negocios en regiones de Europa, Latinoamérica, Medio Oriente / Norte de África, Estados Unidos y el Sur de Asia.

Para el caso de Latinoamérica los resultados no son nada favorables, los habitantes de la región están “enfermos” desde hace muchos años y no avanzan.

Los resultados se consignan en un reporte global denominado The State of Global Financial Health Innovation, elaborado por Village Capital, en el que participaron organizaciones y empresas como MetLife Foundation, PayPal y Moody’s.

7 de cada 10, sin cuenta bancaria

Quizás a nivel interno se han comentado muchos datos relativos a las finanzas personales en cada país, pero este reporte global refleja un panorama verdaderamente desolador.

En Latinoamérica, más de 2.6 millones de pequeñas y medianas empresas (PyMEs) han cerrado o están cerca de hacerlo, debido principalmente a la crisis de salud y sus consecuencias. Lo anterior pese a que dichas unidades conforman la “columna vertebral” de la economía de la región.

“La mayoría de los bancos e instituciones financieras aún consideran a las Pymes como de alto riesgo para financiarlas, por ello, fijan tasas de interés más altas que las que ofrecen a sus grandes competidores”, añade el reporte.

Pero no solamente se trata de la situación de las pequeñas y medianas empresas, lo que sucede con los habitantes en general es igual de desolador.

El reporte modera las frases antes de mencionarlas y consigna que en la región aún hay “retos por vencer” relacionados con las poblaciones sub-bancarizadas y el trabajo informal.

Así, los datos señalan que 70 por ciento de los latinoamericanos no tienen una cuenta bancaria, mientras 8 de cada 10, es decir un 80 por ciento adicional, no tiene una tarjeta de crédito.

Estos dos instrumentos financieros, de manera especial el primero, son esenciales para la inclusión financiera en el mundo moderno, hoy 7 de cada diez latinoamericanos no tienen una cuenta bancaria. Junto con algunas regiones de África, es simple y sencillamente la región más atrasada en este sentido en el planeta.

Además, el reporte señala que más de la mitad de la fuerza laboral en Latinoamérica trabaja en el sector informal, lo cual significa que no cuenta con contratos, seguridad social y no recibe sus pagos regularmente; por lo que en la crisis económica actual han batallado para mantener sus ingresos y cubrir sus necesidades básicas.

A pesar de que en la región se han registrado durante la última década progreso en la salud financiera de las personas y los negocios, es un hecho que la pandemia detuvo parte de ese avance.

La región es definitivamente una de las más “enfermas” en el mundo, el hecho de que 7 de cada 10 latinoamericanos no tengan una cuenta bancaria implica muchas cosas; no es sólo que no la tenga, refleja nulo acceso al sistema bancario formal, ingresos volátiles e informales, inestabilidad financiera y atraso tecnológico, entre muchas otras cosas.

Eso se vuelve más dramático cuando se observa que Latinoamérica tiene algunas de las economías más importantes del planeta, como México, Brasil, Chile o Colombia; de estos cuatro países tres pertenecen al llamado “Club de ricos” (Chile, Colombia y México), la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), lo que refleja una enorme contradicción.

¿Hay solución?

Al parecer, será difícil que la solución a esta grave “enfermedad” en Latinoamérica provenga de los sistemas formales hoy instituidos en la mayoría de las naciones.

Tendrán que venir otro tipo de empresas a llenar los vacíos que no han podido o no han querido llenar, o las dos cosas, por ejemplo, las instituciones de la banca comercial.

El análisis señala al sector Fintech como uno de los que está “llamado” a llenar estos vacíos en los sistemas tradicionales de financiamiento, aunque el proceso será muy lento debido al tamaño del reto que enfrentan.

Las empresas Fintech trabajan en los ejes de préstamos, ahorro, ingresos o gastos y tienen el potencial de democratizar el acceso a los servicios financieros y mejorar la salud financiera de las personas.

Hoy, en regiones atrasadas como la nuestra en materia de inclusión financiera, estas empresas complementan o incluso rebasan ya la oferta del sector financiero tradicional.

Pero “curar” a Latinoamérica será una tarea titánica y de muy largo plazo.

LEE MÁS:

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios