Buscador
Ver revista digital
Finanzas

Banxico, entre la espada y la pared por la inflación y tasas de interés

13-08-2021, 8:14:26 AM Por:
Banco de México
© Especial

El banco central tiene obstáculos en el combate contra la inflación: desde el "enfrentamiento" al interior de la junta de gobierno, hasta eventuales presiones externas.

El Banco de México (Banxico) está “entre la espada y la pared” en un momento en el que las presiones inflacionarias son intensas y atentan contra su mandato constitucional de preservar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda.

Por un lado, estas mismas presiones inflacionarias se han convertido en uno de los principales obstáculos en su lucha para estabilizar a la economía; ya van cinco meses con tasas de inflación superiores al límite máximo de tolerancia de 4 por ciento.

Además, por si las presiones inflacionarias no fueran suficientes, hay otros factores que llaman la atención como potenciales elementos que pueden alterar las acciones del banco central mexicano contra la trayectoria de los precios generales.

Más que división, enfrentamiento de dos fuerzas

Al interior de la junta de gobierno del Banco de México existe algo más que división sobre la trayectoria de las tasas de interés: Es muy claro que, por un lado, hay una fuerza que pugna por mantener las tasas en el nivel actual o en rangos muy similares. Esa fuerza no quiere subir las tasas de interés porque considera, entre otras cosas, que la tendencia de la inflación y las presiones inflacionarias en general, se disiparán con el paso del tiempo y, por lo tanto, hacer este tipo de movimientos podría generar otro tipo de consecuencias para la economía.

Esta fuerza opositora al alza de tasas en la junta de gobierno del Banxico, claramente está representada por el subgobernador Gerardo Esquivel, y por la subgobernadora Galia Borja. Son en el argot de los bancos centrales las “palomas” de Banxico porque están a favor de una postura menos restrictiva del banco central.

La otra fuerza está representada por los subgobernadores Irene Espinosa, Jonathan Heath y el propio gobernador del instituto central Alejandro Díaz de León. Ellos han votado a favor de subir la tasa de interés como herramienta de política monetaria para contrarrestar las presiones inflacionarias vigentes en este momento; claramente son identificados como los “halcones“, por su postura a favor de subir las tasas de interés.

Por mayoría de votos, esta postura restrictiva en la política monetaria, con alzas de tasas de interés, la ganan hasta el momento los halcones, eso ha favorecido los incrementos de tasas de interés registrados este año. Pero el panorama podría cambiar.

¿Presiones desde Palacio Nacional para evitar más alzas de tasas?

Analistas que pidieron el anonimato han señalado a Alto Nivel que no se descartan presiones desde Palacio Nacional para evitar que las tasas de interés suban, o que suban en demasía, ya que el aumento de estas ralentiza el crecimiento económico, que este año deberá colocarse alrededor de 6 por ciento, de acuerdo a la más reciente proyección del FMI.

No hay evidencias de que estas presiones sean ciertas, pero siempre un aumento de tasas irá en contra de las tareas de los gobiernos en materia de fomento al crecimiento y desarrollo económico. Las tasas de interés actúan a favor de la estabilidad del tipo de cambio, entre otras cosas, al hacer más atractivas las inversiones en pesos. Sin embargo, también reduce los incentivos al consumo, justo en momentos en los que la economía requiere más bien una “explosión de consumo” para reimpulsar el desempeño económico.

Las presiones provenientes del poder Ejecutivo en las líneas de acción del banco central mexicano no son novedosas y, de hecho, en otras épocas se han registrado pronunciamientos en torno a lo que “debería” hacer Banxico para estimular el crecimiento de la economía.

El expresidente Vicente Fox se pronunció en alguna ocasión al respecto; Felipe Calderón incluso llegó en su momento a sugerir directamente a Banxico que debería bajar las tasas para que la política monetaria coincidiera con la política fiscal implementada por su gobierno e impulsar el crecimiento. Enrique Peña Nieto en su momento hizo lo propio. De modo que, no es ninguna novedad que desde la cúpula del poder Ejecutivo haya presiones o “sugerencias” para el Banco de México.

El papel de Herrera en Banxico

En este contexto, otra de las especulaciones ronda en torno al próximo gobernador del Banco de México, que como sabemos será el exsecretario de Hacienda, Arturo Herrera.

Es ahí donde se piensa que podría cambiar la correlación de fuerzas en torno a la política monetaria del Banxico, toda vez que Arturo Herrera es enviado directo del presidente López Obrador y podría ser más proclive a una política monetaria menos restrictiva, que no ralentice el crecimiento económico como en teoría lo hacen los “halcones” al subir las tasas de interés.

Lo anterior no deja de ser especulación, pero existen muchas expectativas al respecto. Sin duda, Arturo Hererra deberá ajustarse a lo que marca la ley del Banco de México. sin embargo, él, como funcionario y principal responsable del banco central, como lo será cuando tome posesión, es libre de tomar la línea de política monetaria que considere mejor.

Así, el principal objetivo de Banxico está bajo intensas presiones. El “enfrentamiento” en la cúpula de la junta de gobierno y algunas presiones externas, más ciertas dosis de incertidumbre, pueden hacer menos eficiente la lucha contra la inflación al no subir las tasas con mayor fuerza para reducir más todavía la expectativa de inflación. Banxico navega en estos momentos por aguas turbulentas, tanto por las presiones generadas por la inflación como por otros factores que, se quiera o no, inciden en las decisiones que se toman.

ÚLTIMAS NOTICIAS:

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios