HistoriasNegocios

Consejos de Donald Trump para hacer crecer una empresa

Este empresario provoca tantos adeptos como odio entre sus pares, sin embargo, nadie puede negar la capacidad innovadora que tiene para realizar negocios.

23-08-2011, 3:47:09 PM
Consejos de Donald Trump para hacer crecer una empresa
Altonivel

Un patrimonio de 3,600 millones de dólares, dueño de la compañía inmobiliaria Trump Organization, la empresa de casinos Trump Entertainment Resort y autor de una veintena de .libros de economía y finanzas, son algunos de los datos que alberga la descripción de .Donald Trump.

Pero quienes lo conocen aseguran que se trata de mucho más que un hombre con aciertos en los negocios. .Robert Kiyosaki, quien compartió la autoría del libro “Porque queremos que usted sea rico” con el magnate, expresa que “llegué a admirar a Donald Trump por su personalidad frente a cámaras, pero lo admiro más porque conozco cómo es realmente fuera de ellas”.

A su parecer, se trata de una persona meticulosa, que le gusta mucho leer, que en vez de estar perdiendo el tiempo en “fiestas y salidas improductivas”, se sentaba a leer estados financieros y estadísticas e informes de bienes raíces ¿Un intelectual promedio? No, pues muchos quedarían sorprendidos -asegura Kiyosaki- del carisma, trato y facilidad que tiene para relacionarse en cualquier ambiente, aunque no limita su carácter a la hora de defender sus ideas. Una particularidad que provoca tantos adeptos como odio entre sus pares.

Los relatos de vida hablan de un pequeño que, a muy temprana edad, tuvo la suerte de vivir en torno a la .industria inmobiliaria, lo que marcaría el resto de su vida. “Mi padre fue mi mentor, y todo lo que sé sobre la industria de la construcción lo aprendí de él”, responde cuando le preguntan sobre su carrera.

Por su parte, su padre, Fred Trump, aseguraba que: ” (los) mejores negocios fueron hechos por mi hijo; todo lo que él toca se convierte en oro”.

Y al parecer no se equivocaba, ya que desde que este magnate entró al mundo de los bienes raíces, la firma Trump ha sido sinónimo de los más prestigiosos edificios y .construcciones de Nueva York. Entre los más conocidos se encuentran el Empire State, la Trump Tower, el Trump Plaza y el Trump International Plaza.

La Organización Trump también se ha convertido en el operador de .hoteles más grande del mundo, con el mundialmente conocido Trump Plaza Hotel y Casino en Atlantic City, New Jersey, y el Trump Taj Majal Casino Resort de cuatro estrellas.

Sus propiedades también incluyen el lujoso Mar-a-Lago Club, en West Palm Beach, Florida, una afamada mansión histórica que una vez perteneciera a Marjorie Merriweather Post y E.F. Hutton, además del Trump International Golf Course.

Pero sus ejercicios en las finanzas no se limitan a la parte inmobiliaria. Además de ser el dueño de la firma del Miss Universo, en enero de 2004, la organización Trump, junto con las productoras NBC y Burnett, decidieron hacer “El Aprendiz”: un reality show que difiere un poco de lo acostumbrado en este tipo programas, pues en vez de preparar cantantes o actores para el mundo del espectáculo, formaba empresarios.

Aunque se trata de un empresario que, como muchos otros, ha logrado acumular su fortuna gracias a sus esfuerzos, aún se encuentra lejos de encabezar la lista de los más ricos de Forbes, entre los que destacan .Carlos Slim Helú, .Bill Gates o. Warren Buffet. Sin embargo, Trump tiene un as bajo la manga: recuperó sus negocios y fortuna tras una fuerte quiebra.

El ave fénix de los negocios

Si los años ochenta fueron el peak económico de Trump, la década de los noventa representó su debacle y posterior renacimiento. El empresario se encontraba en serio riesgo de perderlo todo, se había endeudado financiando la compra de varios casinos en Atlantic City, justo cuando el .mercado inmobiliario se encontraba en la peor época.

Su entorno comenzó a reclamarle dinero. Con una deuda que rondaba los ocho mil millones de dólares, los bancos que antes se disputaban para concederle préstamos, le reclamaban su pago.

Su salario se redujo hasta los 200 mil dólares anuales, mientras que sus gastos mensuales ascendían a 450 mil. Fue obligado por las autoridades a vender el Trump Princess, su yate de 85 metros de eslora comprado a Adnan Kashoggi, su avión Boeing 727 privado y un helicóptero.

Declarado en bancarrota, con los banqueros exigiéndole dinero y con la competencia en su contra, Trump comenzó a buscar una forma de obtener beneficios. ¿Cómo? Uno de sus casinos se ofertó públicamente, operación que le permitió adjudicarse más de dos mil 200 millones de dólares.

Como resultado, su retorno a los negocios fue más fuerte que antes. El empresario comprendió  que debía invertir millones de dólares en su recurso más valioso: él mismo.

Uno de los ejemplos más recordados es la valla publicitaria que ubicó en el puente Triboro de New York, que permitía tener la imagen de su rostro en gigante con los rascacielos de Manhattan de fondo, y bajo éste una leyenda compuesta por sólo cinco letras: TRUMP.

Esta imagen anunciaba que Trump estaba de vuelta. “Lo siento amigos, Donald Trump ha vuelto y más grande que nunca”, fue uno de tantos titulares publicados por la prensa en ese momento.

Sus negocios tomaron un rumbo en extremo confrontacional con sus competidores, logrando la caída de algunos de ellos.

Cuestionable o no, lo cierto es que su estrategia tuvo éxito, lo que permitió convertirse en uno de los empresarios más famosos de la historia y en un personaje que tiene mucho que decir a todos quienes desean emprender estos rumbos.

Lo que queda para otros

La desnivelada vida empresarial y personal de Donald Trump, encuentran en sus libros una fiel recopilación de consejos para conseguir el éxito.

  • “Solo trabajo con los mejores, no se trata de los mejores currículums sino de la actitud correcta”. Con esta frase Trump quiso reflejar que para triunfar debes rodearte de personas valiosas, no las más triunfadoras, sino quienes sean un aporte a tus objetivos.
  • “Encuentra gente que se adapte a tu estilo de hacer las cosas, y a larga tendrás muchos menos problemas con los que lidiar”. Para el magnate estadounidense, resulta mucho más fácil lidiar con personas que se te parezcan en carácter y modo de vida.
  • “No importa lo bueno que seas, no importa lo bien que creas que conoces tu negocio, tienes que permanecer vigente todo el tiempo. No sobrevivirás sólo con la experiencia o la habilidad. Incluso los mejores cirujanos tienen que ponerse al día sino quieren perder el ritmo. No importa lo que dirijas, no puedes dormirse en los laureles. Trabaja para hacer que tu época no se acabe nunca”.
  • “Sé tú quien delimite los estándares. No esperes que tus empleados trabajen mas duro que tú”. Tan simple como: sé un ejemplo.
  • “Hazte una pregunta: ¿hay alguien que lo pueda hacer mejor que yo? Es otra manera de decir conócete a ti mismo y a tu competencia. Si ésta es mejor, necesitas ofrecer algo de lo que ellos carecen”. El .valor agregado resulta muy importante en la filosofía de este empresario, pues de ello depende el éxito que pueda tener a futuro”.
  • “Soy accesible para mis empleados, no tenemos charlas interminables, pero les doy todo lo que necesitan para hacer todo su trabajo”. Mientras tus colaboradores cuenten con todo lo que necesitan para hacer bien su trabajo, todo resultará mejor.
  • “Toda nueva incorporación es una apuesta. Un historial impresionante no siempre se corresponde con un gran rendimiento. Del mismo modo el hecho de que una persona no tenga referencias no significa necesariamente que no tenga talento”. Al respecto, Trump afirma que el currículum es sólo una parte pequeña del todo; la valía se demuestra con hechos, con pruebas.
  • “Cada uno tiene su propio estilo a la hora de .conseguir resultados. A mí me gusta adivinar en qué forma se van a destacar mis empleados. Pensemos que si la gente es nuestro principal recurso, lo mejor que podemos hacer es aprender acerca de ellos. El que sea capaz de hacer esto se convertirá no sólo en un buen director, sino en un genio”.
  • “Lo que quiero es gente preparada: que se tomen el tiempo necesario para hacer las cosas bien. No quiero, ni necesito, batir ningún récord de tiempo. Eso suena a desastre”.

¿Cuál es la aportación más valiosa que te deja Donald Trump?

Relacionadas

Comentarios