Buscador
Ver revista digital
Opinión

Sé por quién vas a votar y quién ganará: Radiografía de las elecciones

28-05-2024, 6:00:00 AM Por:
Voto
© Notimex

Si tú quieres saber quién va a ganar, no te fijes en las encuestas, observa quién hace mejor propaganda.

Yo sé por quién vas a votar y las razones auténticas (no las que tú crees) por las cuales lo harás. Lo sé por la misma razón que en casa te enseñaron a que no hablaras en la mesa de futbol, política o religión. Te educaron para prevenir problemas irreconciliables (¡porque son irracionales!), los ideológicos. Y dije que son irracionales, más no que carezcan de una lógica. Eso es en lo que nos concentraremos aquí.

Si tú quieres saber quién va a ganar, no te fijes en las encuestas, son la mayoría instrumentos de “advocación” (es el nombre técnico). Tampoco te fijes en quién es bueno o malo, carismático o aburrido, o quién es inteligente o estúpido.  Por Dios, ¿cuándo has visto al mejor ciudadano de un país ganar las elecciones?  Fíjate mejor, quién hace mejor propaganda; ese conjunto de técnicas que a menudo es mal interpretado. No es publicidad porque no vende, gana adeptos, y no es exclusiva de los políticos; como en las empresas cuando su cultura te mimetiza en sus “valores”, como en la religión cuando participas en algún ritual, como con las marcas, cuando te vuelves fan de sus objetos LV o Jordan. Eso es ganar adeptos y el término en latín nos lo regaló la iglesia católica con su perfecto complemento, la fe: Propaganda Fide (la propagación de la fe).

Sé que sueno irónico y aunque no puedo negar que lo soy, en realdad me burlo de mí mismo también, porque NADIE está exento de los efectos de la propaganda: es condición humana. La publicidad te hace comprar algo, pero la propaganda te hace querer algo. Por supuesto que me estoy arriesgando a que me odies (porque estás enamorado de alguna idea), pero al final de este texto, verás que eso tampoco es tan malo en este mundo.

Según El Libro Secreto de la Propaganda, la mejor forma de entender lo que pasa es con el triángulo del fuego:

Los bomberos te enseñan con esta gráfica la forma en que se propaga el fuego. ¿Y qué son las ideas sino fuego? Crecen contagiando adeptos de la misma forma:

Calor: Lo que se cree

Combustible: Lo que se hace

Oxígeno: Lo que se dice

En esas 3 cosas caben 33 claves que son los secretos para encender la convicción e iniciar una reacción en cadena. Aquí veremos solo algunas.

Empecemos con el “calor” de lo que crees

Como soy mexicano, me es fácil conocer tu relato profundo, así se le llama a la narrativa emocional que los individuos utilizamos para dar sentido a nuestras propias experiencias y al mundo que les rodea. Es una forma de comprender el lugar que uno ocupa en el universo. Hablemos específicamente del resentimiento.

Marginalización cultural: El mexicano rural y la clase trabajadora se han sentido marginados y mal representados desde que México es país.

Economía: La economía ha estado estancada desde hace décadas, y los altibajos se sienten más en las clases populares. Las crisis recurrentes, que en la clase media alta pueden representar dejar de pagar la colegiatura; en los sectores desfavorecidos significa no comer. La pobreza multidimensional se vive en el 44% de la población.

Etnicidad: Aunque en México la piel morena es la más común, existen distinciones y preferencias, aun entre morenos, hacia las pieles más claras. La etnicidad indígena es relegada y la clase popular siente a las clases media alta y alta como aprovechadas y altivas. El clasismo reina incluso más que el racismo.

Lo anterior es una narrativa social arraigada. Existen situaciones actuales que también generan resentimiento en el relato profundo de otros sectores de la población (jóvenes y clase media), pero al interesarnos la predicción final, de quien ganará, y como mi tesis dice que “quien haya hecho mejor propaganda”, lo dejaremos para después.

Con este enfoque, quien utilice las convicciones que ya existen y las amplifique, ese gana. No se puede crear nada nuevo, toda creencia ya existe… como una flama que siempre ha estado ahí, prendida pero descuidada. Solo hay que ponerle algo de madera (combustible) y soplarle (oxígeno) y el incendio iniciará. Los Nazis utilizaron el resentimiento del pueblo que sufría hambre y humillación por los tratados de Versalles, Trump aprovechó el desdén que percibía la clase trabajadora blanca y religiosa. El resentimiento, la crisis, y nuestra sombra arquetípica son algunas de las claves que resuenan en la gente con un “te regreso lo que te quitaron”.

Sigamos con el combustible: lo que se hace.

Cuando el calor de lo que se cree entra en contacto con el combustible, conformado por lo que se hace, la magia del fuego empieza a suceder; si no hay materia nada se puede incendiar, lo material en propaganda es la acción. La madera, la gasolina, lo inflamable: es gente haciendo cosas, moviéndose, demostrando físicamente.

En El Libro Secreto de la Propaganda se describen 12 claves en este sentido, aquí veremos solo 3:

Transferencia: Cuando pienses en candidatos (perdona si no uso el “candidatos y candidatas” que inventó un excelente propagandista de apellido Fox), piensa no solo en ellos, sino en la transferencia que han realizado a lo largo del tiempo. Consiste en transmitir las características de una persona o cosa sobre otra. ¿Te acuerdas de la campaña de Apple “Think Different” donde ponían a Einstein, Lennon, Callas, Edison y otros genios? ¿No? Es que eres muy joven (pero un buen lector, si has llegado hasta aquí), pero eso se llama transferencia. ¿Te has fijado quiénes aparecen detrás del presidente cada mañanera? Madero, Villa, Cárdenas, Juárez… ¿Y qué candidata recibe la transferencia de ese presidente? Si en este momento te desvías hacia el “Es que Pancho Villa era malo” o “Es que Obrador es asesino”, es que está sirviendo. Este combustible es simbólico ante todo: como el té negro que te tomas que trae el sello de la reina. Y eso nos lleva al otro acto:

Tangibilización: Iconos, libros, obras arquitectónicas, música y mascotas, cualquier cosa que vuelva tangible un mensaje, genera sensación de realidad. ¿Recuerdas cuando la gente se enojó porque el vocalista de Café Tacvba despedazó a un pequeño e indefenso muñeco del Dr. Simi? No es casualidad, el fundador de Farmacias Similares es un excelente propagandista, su hermano es el fundador del Partido Verde y su otro hermano es un eclesiástico importante: está en su ADN.  ¿Cuál de las campañas tiene mejor tangibilización simbólica para el sector del electorado más grande?: Residencia del presidente convertida en museo popular; avión que ni Obama tiene “rifado” en lotería; Amlitos a la venta afuera de Palacio Nacional; Tren “Maya”; y otras acciones que podrían resultar tan incomprensibles para algunos como un gran muro en la frontera, pero que hablan el lenguaje simbólico de a quienes van dirigidos. No olvidemos la música pegajosa y los tenis naranjas que ya tienen un efecto importante y que probablemente lleve en seis años más a un tal Colosio a la presidencia (con la valiosa transferencia que su apellido le otorgó a un alto precio).

Satisfacción vicaria: Significa que si alguien con quien me identifico hace algo que a mí me gustaría hacer, siento satisfacción. Si yo te quiero y comes pozole, yo lo disfruto al verte comerlo. Si tú te metes a un palacio a vivir y yo te quiero, lo disfruto. Hagas lo que hagas me hará feliz porque me identifico.

Por último, para avivar el fuego el oxígeno: lo que se dice.

Son 12 claves las que se mencionan en El Libro Secreto de la Propaganda, aquí mencionaremos 2.

Etiquetado dirigido: ¿Sabes quién es “Ricky Riquín Canallín”? ¿Te suena “la mafia del poder”, “el prian”, “el espurio”, “los conservadores”? Hillary Clinton no quiso etiquetar a Trump, él sí lo hizo (le llamaba “chueca”). ¿Quién lleva más tiempo etiquetando?

Vulgarización: Simplifica tus ideas y hazlas fácilmente comprensibles para un público general. La connotación original de vulgar es común o popular. Y no te confundas, ser simple no es ser tonto. Al contrario, es la sofisticación más elegante. Imagínate, Einstein vulgarizó tanto sus ideas que tú y yo “comprendemos”. ¿Cuál es el plan de cada candidato y en qué conviene? Lo que te haya venido a la mente es lo que hay, ¿qué crees que le venga a la mente a la gente que recibe programas sociales directa o indirectamente?

La propaganda no se hace de un día para otro. Es algo que se trabaja en el tiempo, se tarda en sentir, pero una vez que “pega”, es casi imposible que desaparezca el envenenador amor que produce. ¿Quién lleva más tiempo en campaña? Y si puedes notar la transferencia que cada candidato pudiera tener de otro personaje relevante en campaña eterna, súmala.

Hagamos una ecuación del Triunfo: T=f(P⋅D+c)

El triunfo (T) va en función de la calidad de la propaganda (P) que se multiplica por el dinero (D) con el que se cuenta y la suma de capacidad (c) del candidato, en minúscula porque es lo menos importante.

Mi papá dice que una guerra suele ganarla el que más dinero tiene, aunque eso no sucede siempre, ¿quién tiene más recursos ahorrados, financiados y líquidos?

Ceteris paribus[1], por puras razones de propaganda, mi predicción es que ganará Sheinbaum.  Pero existen tres historias que a mí me hicieron entender mejor por qué ella ganará. Son simples anécdotas de observación en la calle: David N., recolecta la basura diariamente en mi calle y seguido platico con él: ¿Sabes cuánto tiempo lleva organizándose todo el cuadro de trabajadores de la limpieza para apoyar a Sheinbaum? Son miles y llevan años reuniéndose. La promesa es que los contratarán de planta en el sindicato. Y así se han organizado cientos de cuadros (así les llaman a los grupos organizados) con diferentes intereses. La otra historia es de una persona de la tercera edad que es mi vecina, es acérrima defensora de AMLO en el chat de vecinos, su hijo la visita dejando su BMW nuevo frente a mi casa: él trabaja en el gobierno actual. La tercera historia son amigos que eran críticos de Sheinbaum, pero dejaron de serlo. Bajo presión han confesado haber sido “invitados” a su proyecto por alguien muy cercano a ella, solo una promesa, por supuesto:  El principio de cooptación siempre funciona. Yo creo que Slim también votará por Claudia, por ejemplo.

Si para este punto, ya estas enojado conmigo u ofendido, pensando que soy un desgraciado e idiota. Te dejaré hacerlo y para que te regodees de mi estulticia, te diré por quién voy a votar y por qué: será Xóchitl, aunque ella no me parece ideal, ni me cae bien, ni creo que sea más honesta que Sheinbaum. Por ende, no votaré por Máynez porque es el nuevo Quadri juvenil, y sí, decididamente es un distractor del voto para beneficiar a Claudia (con excelente propaganda, eso sí). Ni por Sheinbaum, porque representa el modelo que no ha funcionado en ninguna parte del mundo para sacar de la pobreza a nadie; le tengo miedo irracionala ser como Argentina o Venezuela. Por eso, ella ganará: el miedo y esperanza son las únicas dos historias que cuenta una buena campaña de propaganda. Y el miedo irracional que yo siento es inversamente proporcional a la esperanza irracional de millones. Estudiando propaganda, podemos entender su lógica: “El corazón tiene razones que la razón desconoce”.

Ahora entiendes por qué el famoso “ódiame más” del América, funciona.  


[1] Ceteris paribus es una expresión latina que se traduce como “todo lo demás constante” o “todo lo demás igual”

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja únicamente la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel.

MÁS NOTICIAS:

autor Conferencista, profesor y consultor en persuasión e imagen pública.

Comentarios