Buscador
Ver revista digital
Finanzas

Reforma a Ley del Mercado de Valores: por el momento, solo buenas intenciones

17-11-2023, 11:50:42 AM Por:
casas de cambio
© Notimex

Las leyes secundarias estarán disponibles tentativamente hasta finales del primer trimestre de 2024 y es cuando se conocerán los detalles.

El 15 de noviembre, la Cámara de Diputados aprobó reformas a la Ley del Mercado de Valores y a la de Fondos de Inversión.

Las reformas están encaminadas a simplificar trámites, tiempos y costos para atraer a las pequeñas y medianas empresas al mercado de capitales.

Dichas modificaciones fueron aprobadas con 452 votos de los 500 diputados. Ningún legislador votó en contra ni se abstuvo.

El dictamen aprobado reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones de la ley y busca generar mayor oferta en la bolsa de valores al atraer a empresas medianas.

Buenas intenciones

Estas reformas son, sin duda, un buen avance toda vez que se pretende integrar a empresas que son la base de la economía del país, es decir las pequeñas y medianas empresas.

“La reforma busca generar más competencia y dinamismo en el mercado bursátil, permitiendo a estas empresas, que son las responsables de generar casi el 70 por ciento de los empleos de nuestro país, acceder a esta fuente de financiamiento y crecer, lo que contribuirá al bienestar económico de las familias mexicanas”, expresó el subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio, al señalar su beneplácito a propósito de la noticia.

La celebración fue secundada por diversas autoridades del sector público y privado, las autoridades bursátiles desde luego, así como otras del sistema financiero mexicano.

Pero todo indica que, por el momento en eso quedará: en el beneplácito y en saludar las buenas intenciones de una reforma de la que su esencia todavía está por conocerse en los próximos meses, amén de su implementación.

Mientras, es indudable que el mercado accionario como fuente de financiamiento no vive sus mejores momentos.

Mercado poco atractivo

El mercado mexicano de valores en realidad es poco atractivo para los capitales nacionales e internacionales; y está lejos de ser el motor de financiamiento corporativo que requiere un país como México. En ese sentido, la reforma a la Ley del Mercado de Valores deberá cumplir con un pendiente que tiene décadas.

Si alguna duda existe sobre lo poco atractivo que es este mercado, veamos algunas cifras.

La principal bolsa de nuestro país, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), lleva prácticamente 6 años sin registrar una Oferta Pública Inicial (OPI); es decir, no ha llegado ninguna empresa nueva a debutar en el mercado de capitales, un tiempo demasiado extenso para un mercado tan relevante.

Además, en esos seis años casi 20 emisoras se han deslistado de la BMV: IENOVA, Lala, AeroMéxico y Bachoco, por mencionar algunas.

Es un mercado de apenas 138 emisoras, contra miles en los mercados de valores de nuestro principal socio comercial, Estados Unidos.

De esas 138 emisoras solamente las 35 son altamente bursátiles y son las que conforman el IPC, si acaso unas cuantas más que están fuera.

Pero de las 35 emisoras que conforman el IPC de la BMV, en realidad alrededor de 5 de ellas son las de mayor influencia, es decir, que “mueven al mercado”.

Con esas cifras es claro que se requiere un viraje y las reformas a la Ley del Mercado de Valores deben propiciarlo.

La esencia de las leyes secundarias será lo relevante

Sin embargo, las reformas aprobadas apenas este miércoles, que propiciaron el beneplácito de autoridades, intermediarios y sector privado, no incluyen todavía lo más esencial, las leyes secundarias.

Como sabemos, las leyes secundarias contemplan siempre la esencia de cualquier legislación, es en donde siempre se consigna el cómo y el cuándo, además de cifras y datos relevantes y determinantes para los fines de la propia ley de que se trate.

De acuerdo con datos de Bloomberg con base en analistas consultados, se contempla que dichas leyes sean publicadas a finales del primer trimestre del año, si es que no cambian los tiempos políticos y legislativos.

También, siempre y cuando exista consenso en la aprobación de dichas leyes.

Suponiendo que sean publicadas de acuerdo a la expectativa, se calcula que la vigencia de la ley correrá a partir del segundo semestre de 2024.

Las leyes secundarias tendrán la esencia de las reformas que fueron aprobadas pero que por el momento solamente parecen buenas intenciones, lo relevante está por conocerse.

Por ejemplo, se contempla la participación de fondos multiactivos especializados, conocidos como Hedge Funds, en el financiamiento corporativo, a efecto de hacer más eficiente y dinámico el acceso a recursos por parte de las pequeñas y medianas empresas, pero todavía no se conoce cuáles serán sus limitantes, obligaciones y responsabilidades.

Lo anterior parece poca cosa, pero no lo es, esa información que estará contemplada en las leyes secundarias, le dirá a las pequeñas y medianas empresas detalles tan relevantes como los costos del financiamiento, los requisitos, plazos, garantías empresas caso necesario, y una serie de requisitos y factores.

En resumen, se dio un primer paso al abrir más opciones y considerar por fin a la pequeña y mediana empresa para el financiamiento bursátil, pero faltan los detalles, lo que en el papel es lo más relevante.

MÁS NOTICIAS:

Comentarios