Buscador
Ver revista digital
Finanzas Personales

¿Pagas todo con tu tarjeta de crédito? Cuidado porque el SAT puede revisarte

23-11-2022, 8:28:40 AM Por:
SAT
© Especial Alto Nivel

Las discrepancias entre los ingresos y las deudas adquiridas con el plástico son una alerta para las autoridades hacendarias.

Si en este pasado Buen Fin realizaste compras con tu tarjeta de crédito a meses sin intereses, excediendo tu capacidad de pago, o eres de los que prefiere pagar con el plástico frecuentemente, confiando en que liquidarás la deuda con algunos ingresos que apenas esperas recibir, te tenemos malas noticias: El Servicio de Administración Tributaria (SAT) puede hacerte algún requerimiento o de plano revisar al completo tus finanzas.

Es cierto que las tarjetas de crédito son uno de los más valiosos instrumentos financieros que nos permiten adquirir bienes y servicios con atractivas promociones, lo que incluso nos da la oportunidad de ahorrar, el problema es no calcular exactamente si contamos con los ingresos, reportados al SAT, para pagar esos empréstitos.

Las discrepancias fiscales o diferencias entre los ingresos que declaras a las autoridades hacendarias y tus deudas son uno de los principales motivos que tiene el SAT para fiscalizarte, por lo que debes tener mucho cuidado si las mensualidades de tu tarjeta exceden el sueldo que ganas, sin importar que cumplas puntualmente con los pagos.

Donaciones familiares

Por ejemplo, si en tus declaraciones al SAT has reportado que ganas 30,000 pesos al mes, pero tus gastos en ese mismo lapso, incluyendo las mensualidades de la tarjeta, son de 35,000 pesos, y no te atrasas en el pago del plástico, para el SAT evidentemente estás recibiendo ingresos que no le has notificado.

Entre parejas, es usual que uno sea el que pague con la tarjeta, y ambos aporten para su respectivo pago, en este caso la discrepancia que puede encontrar el SAT es fácilmente comprobable, pues legalmente se trata de donaciones (de dinero) entre cónyuges, lo que tendrás que explicarle a la autoridad en caso de recibir un requerimiento.

El verdadero problema surge cuando las tarjetas de crédito se comparten con terceras personas que, aunque sean de tu familia, no tienen cómo comprobar sus ingresos, lo que puede generarte un problema más serio con Hacienda.

Es por eso que, si en la próxima Navidad tú y tus hermanos le quieren comprar, con tu tarjeta de crédito, una pantalla o un refrigerador de alta gama a tu mamá, y todos -como familia- aportarán una parte de los pagos, es mejor que lo hagan utilizando varios plásticos. De lo contrario la deuda al completo quedará registrada para el SAT de manera individual, propiciando que esa autoridad empiece a revisar con más detenimiento cuáles son tus verdaderos ingresos.

Pagar cuentas ajenas

Otro error muy común es prestarle tu tarjeta de crédito a personas que no son tus familiares. Los amigos, aunque sean muy cumplidos a la hora de pagar la deuda adquirida con el plástico, no tendrán ningún problema con el SAT, pero tú sí deberás explicarle por qué pagas a tiempo la mensualidad de la tarjeta, a pesar de que no tienes los ingresos suficientes para ello.

Este tipo de discrepancias fiscales también son usuales cuando te ofreces a pagar la cuenta generada en un restaurante usando tu tarjeta. No importa que los demás comensales te den en ese momento el dinero que les corresponde por sus respectivos consumos, para el SAT eres tú el que está pagando, lo cual debe coincidir con los ingresos que le has reportado a esa autoridad.

Retiros y pagos en efectivo

El Servicio de Administración Tributaria también está al pendiente de las transacciones bancarias que realizamos, sobre todo si se paga la tarjeta de crédito en efectivo, a partir de que hayas hecho un retiro de otra cuenta.

Si tienes una tarjeta de débito en cuya cuenta recibes tu sueldo, no se recomienda que retires efectivo para pagar tu tarjeta de crédito, es mejor que hagas una transferencia entre ambas cuentas, pues es usual que los contribuyentes reciban algún requerimiento del SAT si -de manera constante- liquidas la deuda del plástico con efectivo.

Las autoridades hacendarias ponen más atención justo en este tipo de pagos, ya que pueden presumir que no pagaste impuestos por la recepción del efectivo con el que pagas el crédito.

Revisa antes de comprar

Aunque no lo creas, en México es común que la mensualidad de una tarjeta de crédito se pague con los recursos de otro plástico similar. Lamentablemente, hay personas que compran a crédito excediendo su capacidad real de pago, o con la expectativa de que recibirán ingresos de manera extraordinaria.

La misma autoridad hacendaria ya ha advertido que es un grave error pagar una tarjeta de crédito con retiros en efectivo hechos en otra tarjeta también de crédito, toda vez que para el pago de ambas deberás comprobar cómo estás obteniendo tus ingresos. Lo que en este caso se recomienda es revisar tus finanzas antes de comprar con el plástico, así no te excederás en el crédito.

Nada de prestarla en tu trabajo

Además de todos estos errores que se suelen cometer en lo personal al usar la tarjeta de crédito, en nuestro país también se presentan discrepancias fiscales por el pago de gastos laborales que en realidad están a cargo de las empresas.

Si la firma en la que trabajas te pide que pagues con tu plástico los gastos generados en un viaje de negocios, para que el SAT no encuentre ninguna diferencia la compañía debe transferirte la cantidad gastada a tu cuenta de débito o de nómina, para que luego tú hagas la transferencia de pago a la tarjeta de crédito.

En este escenario, son comunes los problemas con el SAT si la empresa paga directamente la tarjeta que utilizaste, por eso es mejor negarte a usar tu crédito personal para liquidar lo que en realidad le corresponde a tu centro de trabajo, ya que el depósito que -en su caso- te hará la compañía, tiene que estar plenamente justificado ante la autoridad hacendaria, lo que incluye el respectivo pago de impuestos.

Ahora que ya conoces por qué puede no ser tan conveniente pagar todo con tu tarjeta de crédito, también es importante que sepas sobre otros elementos que te ayudarán a elegir mejor entre créditos y tarjetas de crédito disponibles. Por eso te compartimos qué es el CAT y cómo se calcula en un crédito o préstamo.

MÁS NOTICIAS:

autor Periodista y abogada, especialista en análisis jurídico y de derechos humanos. Ha sido reportera, conductora de radio y editora.

Comentarios