Buscador
Ver revista digital
Opinión

El capital también combate al cambio climático

13-08-2021, 6:00:00 AM Por:
producción de alimentos
© Depositphotos

Atestiguamos un auge en la concientización ambiental y, afortunadamente, el apetito por inversiones en pro del medio ambiente ha crecido.

Por Alejandro J. Saldaña Brito*

Una de las sorpresas positivas que trajo la pandemia por Covid-19 fue el auge en la concientización sobre el cambio climático. Para lograr reducir la emisión excesiva de gases contaminantes, se requiere modificar la forma en la que consumimos y producimos los distintos bienes y servicios, además de fuertes inversiones para reconfigurar la infraestructura existente y desarrollar nuevas tecnologías. Por esto último, los mercados de capital pueden jugar un rol fundamental.

Sorpresivamente, el año pasado, en un momento en el que la humanidad se esforzaba por sobrevivir a una profunda crisis sanitaria y económica, atestiguamos un auge en la concientización ambiental. Puede ser que la pandemia nos haya hecho reflexionar sobre la fragilidad de nosotros como seres humanos y de nuestro entorno. No lo sé, y se aleja un poco de mi área de conocimiento el explicar qué detonó este auge en la conciencia ambiental, el hecho es que todo indica que llegó para quedarse.

En este sentido, serían de esperarse cambios en los patrones de consumo. Por ejemplo, los hogares demandarían bienes y servicios más sustentables o que provengan de aquellas empresas que estén comprometidas con el medio ambiente. Por ejemplo, es posible que se empiecen a consumir más los artículos de vestido elaborados con materiales orgánicos o reciclados, o que la gente prefiera transportarse en bicicleta o en vehículos eléctricos, en lugar de autos a base de gasolina. Por otro lado, los gobiernos de distintos países han renovado su compromiso para combatir el cambio climático, ya sea endureciendo los controles ambientales y/o generando incentivos que ayuden a la transición.

Entonces, las empresas, buscando adaptarse a este nuevo contexto, tendrán que hacer ajustes en cuanto a qué y cómo producir. Por naturaleza, hay sectores e industrias que tienen una mayor producción de gases invernadero y tendrán que esforzarse más para lograr adaptarse con éxito, como el energético, residencial, pecuario, transporte y cementero. Esto implicará la necesidad de fuertes inversiones para reinventar sus capacidades y desarrollar tecnologías con las que hoy todavía no cuentan, por lo que las empresas tendrán que levantar recursos en los mercados de capital.

Afortunadamente, el apetito por inversiones en pro del medio ambiente ha crecido: el fondo de energía limpia de iShares* recibió flujos por 2.6 mmdd en 2020, contra 0.3 mmdd acumulado en los cinco años previos; adicionalmente, sólo en el primer semestre de 2021, captó 2.8 mmdd. Además, las empresas pueden recurrir a la emisión de “bonos verdes” para financiar proyectos que ayuden a combatir el cambio climático, los cuales usualmente cuentan con incentivos fiscales. Por último, las agencias calificadoras han incorporado en la evaluación crediticia de las compañías algunos criterios de sustentabilidad como un factor positivo, siempre y cuando no comprometan la viabilidad financiera.

Es relevante mencionar que los inversionistas no son ingenuos, sino que actúan de forma racional, buscando maximizar el retorno y minimizar el riesgo. Ellos eligen apostar a combatir el cambio climático porque están conscientes de que el deterioro ambiental es un riesgo mayúsculo para todos.

Emisión global de gases invernadero por industria (% de total)

*Alejandro Saldaña es economista en Jefe Grupo Financiero B×+

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios