Buscador
Ver revista digital
Opinión

CIE, Live Nation y lo que se avecina en la industria del entretenimiento

05-06-2020, 6:00:16 AM Por:
Live Nation
© Reuters

A principios de mayo, Live Nation informó a Televisa su decisión de no cerrar la adquisición del 40% que la televisora tiene en OCESA.

El entretenimiento, con o sin pandemia, es parte medular de la vida moderna. Pero creo que, en esta ocasión, muchos hemos sobrellevado esta cuarentena gracias a los libros, la música, las películas y las series de televisión. Quizás por eso frustre tanto que este sector sea uno de los más afectados económicamente por la contingencia sanitaria. Lo que se viene es una crisis en serio.

En México, el primer botón de muestra es la situación complicada que vive su mayor empresa del ramo: Corporación Interamericana de Entretenimient (CIE), de Alejandro Soberón Kuri. Desde el año pasado, se había anunciado con bombo y platillo que la compañía internacionalizaría su negocio gracias a una alianza con Live Nation, la mayor promotora de espectáculos más grande del mundo.

Sin embargo, a finales de mayo, nos enteramos que ese plan ya era un cadáver. Ante la cancelación de conciertos, festivales y eventos multitudinarios a nivel internacional, Live Nation se echó para atrás: no quiso invertir en un momento de tanta incertidumbre. Y es lógico. La compañía de Michael Rapino ha perdido hasta 9 mil millones de dólares en los últimos tres meses por concepto de boletaje. Todavía habría que sumar las pérdidas derivadas de la publicidad.

La cancelación de esta operación —la cual estaba valuada en más de 260 millones de dólares— es uno de los golpes más duros contra CIE, cuyo plan era internacionalizar el modelo de negocios de OCESA y así penetrar de lleno en el mercado estadounidense, que es la Meca de los Conciertos.

Entérate: Live Nation le dice ‘siempre no’ a Televisa y cancela compra de OCESA

Quizás sea por ello que nadie de CIE —salvo un comunicado emitido a la Bolsa Mexicana de Valores— haya salido a hablar sobre el tema. Ahora CIE no sólo se deberá enfrentar a las pérdidas de su negocio, sino que tendrá que cambiar sus proyecciones para el corto, mediano y largo plazo. En pocas palabras: reestructurar su plan de crecimiento. Algo nada sencillo para una empresa que, por la simple naturaleza de su giro, trabaja con niveles altísimos de deuda (y me refiero particularmente a OCESA, la subsidiaria de CIE).

Fuentes cercanas a CIE indican que ya se hablaba de recortes de personal desde el año pasado. Al llegar Live Nation a controlar más del 50% de la empresa, era lógico que se diera una reestructura de personal.

La pregunta ahora es: ¿la situación interna de CIE hará que las entradas de conciertos valgan más o menos cuando se reanuden las actividades del entretenimiento? Se sabe que uno de los grandes objetivos de OCESA es consolidar internacionalmente al Corona Capital, el festival de rock alternativo en inglés más grande de México. ¿Se podrá hacer esto sin la ayuda de un promotor mundial?

Hay quien dice que aún se puede llegar a una renegociación, lo cual es, francamente, muy complicado. En primera, porque Live Nation buscará, a como dé lugar, un descuento. Y eso no conviene a nadie en México: ni a CIE ni a OCESA ni a Televisa (porque de hecho la compra iba a realizarse a través de las acciones que tiene Televisa en OCESA).  

Lee: Este fue el “problema” que dio origen al Corona Capital

¿Qué pasará con tantas promotoras y agencias que se dedican en México a la industria del espectáculo? Vemos, por un lado, que se organizan autoconciertos, live streams y muchas otras modalidades, pero el dinero simplemente no entra. Cerveza Victoria patrocinó el concierto online de Alejandro Fernández, pero no todos los artistas pueden conseguirlo. La industria musical está conformada por pequeñas y medianas escenas que dependen directamente de los ingresos por eventos.

Michael Rapino, presidente de Live Nation, dijo el 7 de mayo pasado que, en un escenario optimista, sí se cerraría el trato con CIE y Televisa para comprar una parte de OCESA. “Queremos retrasar el pago de efectivo del acuerdo hasta que ambos sepamos cómo y cuándo estaremos del otro lado de la crisis”, comentó.

El problema es cómo le hará la industria en estos meses de incertidumbre. Queda claro que CIE es un monstruo. Pero no podemos decir lo mismo de tantas empresas que organizan desde conciertos en foros pequeños de la Condesa hasta promotoras más grandes que organizan, por ejemplo, tocadas de rock urbano o conciertos de música tropical.

Habrá mucho que pensar para que la industria del entretenimiento encuentre mecanismos de financiamiento desde esta “Nueva normalidad” que, de normal, no tiene nada.

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja únicamente la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel

alejandro soberón cie corporación interamericana de entretenimiento COVID-19 industria entretenimiento live nation OCESA
mm Directora General y fundadora de Comunicación Spread. Publirrelacionista y experta en manejo de crisis.
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Mag21
Comentarios