Buscador
Ver revista digital
Tecnología

Google y el juicio del siglo; ¿de qué se le acusa y cómo le afectaría?

20-09-2023, 9:51:40 AM Por:
Google y el juicio del siglo
© Especial

Microsoft ya estuvo en el banquillo de los acusados y hoy es más fuerte que nunca. ¿Los juicios antimonopolio benefician… a los monopolios?

El pasado 12 de septiembre inició el llamado “juicio del siglo” en Estados Unidos, esta vez por prácticas antimonopólicas contra el buscador Google, amplamente dominante en el mundo entero, eso es un hecho. El Departamento de Estado pretende demostrar que el gigante tecnológico manipuló ilegalmente el mercado para dominar las búsquedas de Internet, poniendo a sus competidores en desventaja.

El principal buscador mundial fue demandado por el gobierno de Estados Unidos por presuntas malas prácticas de monopolio, que lo habrían llevado a dominar las búsquedas en línea por medio de pagos millonarios y acuerdos ilegales.

Durante el juicio, programado para durar alrededor de diez semanas, se espera que el Departamento de Justicia detalle cómo la filial de Alphabet pagó miles de millones de dólares anualmente a fabricantes de dispositivos como Apple, fabricantes de navegadores como Mozilla y otras compañías como AT&T para mantener su poder monopólico.

No es la primera vez que un gigante tecnológico se sienta en el banquillo de los acusados. Hace 25 años le ocurrió a Microsoft y hoy le pisa los talones a Apple para ser la compañía más poderosa del mundo. A raíz de este resultado vale preguntarse: ¿Los juicios antimonopolio benefician… a los monopolios?

El juicio a Microsoft

En febrero de 1998, Microsoft enfrentó una demanda por parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos, que la acusó por su dominio del mercado de computadoras personales. Hasta el pasado 12 de septiembre de este año, ese era el último gran caso sobre monopolio contra alguna gran tecnológica.

El tribunal de primera instancia en ese caso encontró que Microsoft intentó ilegalmente bloquear el navegador rival Netscape. Posteriormente, Microsoft llegó a un acuerdo que dejó a la empresa intacta.

Aunque se temía que fuese obligada a dividirse para diluir un tanto su dominancia, en los hechos la medida no la hubiera debilitado, toda vez que la estructura corporativa se mantendría intacta. En realidad, Microsoft y todas las empresas que han enfrentado juicios antimonopolio, resultan casi intactas, el poder monopólico de Microsoft era evidente en el segmento de computadoras personales, pero este tipo de empresas llegan a detentar tanto poder económico y resultan tan esenciales en el equilibrio de una nación (en este caso Estados Unidos), que atacarlas con toda la fuerza del estado podría llevar a una crisis.

Desde 1998 Microsoft ha seguido su camino de éxito corporativo, con los avatares económicos que viven siempre las empresas, pero se ha reinventado tanto, que hoy no solo es una de las compañías más importantes de su país y del mundo, sino que está por marcar un hito.

Microsoft pisa los talones a Apple

La firma de la icónica manzana registra al 19 de septiembre un valor de capitalización de 2.8 billones de dólares en números cerrados, un tanto abajo de su máximo histórico de 3.1 billones, pero manteniéndose como la emisora más valiosa de los mercados globales.

Sin embargo, Microsoft ha avanzado con paso firme los últimos meses y al cierre de ayer, ya alcanza un valor de capitalización de 2.4 billones de dólares, algo que hasta hace poco era impensable.

La compañía fundada por Bill Gates aprovechó en los meses recientes un escenario delicado para la empresa de la manzana, después de que China anunció la prohibición del uso del iPhone entre los funcionarios de su país. Microsoft está ganando posiciones en los mercados, sobre todo en aquellos que seducen especialmente a numerosos inversores actualmente, pero con trabajo previo de años y años, como los de Inteligencia Artificial y computación en la nube.

En este momento, Wall Street suele inclinarse más por Microsoft que por Apple. Casi 90 por ciento de los analistas de Microsoft recomiendan invertir en la empresa, porcentaje superior a los dos tercios de los analistas de Apple que recomiendan invertir en dicha firma, según cifras de Bloomberg.

Hace 25 años Microsoft enfrentó un gran juicio antimonopolio, no faltó quien llegó incluso a predecir su desaparición por este juicio, pero un cuarto de siglo después se espera que la firma registre doble dígito en ingresos y en ganancias netas por acción tanto en el año fiscal de 2024 como en los subsiguientes tres años.

Para los especialistas, las perspectivas reflejan la fortaleza del negocio de la computación en la nube de la compañía, así como la recepción positiva de los analistas respecto a la inversión en OpenAI por parte de Microsoft.

Google, el juicio del siglo por “sofocar” a la competencia

Concretamente, el gobierno estadounidense sostiene que Google “sofocó” ilegalmente la competencia para garantizar que su motor de búsqueda fuera el predeterminado en la mayoría de los teléfonos y navegadores web.

Sin embargo, Google se defiende al señalar que su dominancia en el mercado no se debe a que haya violado la ley, sino a que es un motor de búsqueda rápido, efectivo y, además, gratuito. La empresa señala que los acuerdos a los que llegó con sus socios comerciales no impidieron que sus rivales desarrollaran sus propios motores de búsqueda ni que empresas como Apple y Mozilla los promocionaran.

En resumen, la gente no usa Google porque tiene que hacerlo, sino porque quiere“, aseguró la empresa en un comunicado antes del inicio del llamado “juicio del siglo” en Estados Unidos.

La demanda de hecho no es nueva, no se presentó de la noche a la mañana, en realidad fue presentada en 2020 ante un tribunal federal y a ella se ha sumado una coalición de 38 fiscales generales estatales. El juez federal Amit P. Mehta, quien fue designado para el cargo en 2014 por el expresidente Barack Obama, será quien dicte sentencia en este proceso sin jurado.

Lo peor que puede pasar… es lo mejor

Para analistas y especialistas, lo peor que puede sucederle a Google es que la justicia estadounidense obligue a la empresa a dividirse, aunque es algo que no hizo en su momento con el gigante Microsoft.

Pero, existen dos factores que quizás jueguen a favor de la empresa, uno de ellos de gran peso específico.

1) El más importante de los factores es la guerra comercial China-Estados Unidos, que ha trascendido a las empresas, ya vimos los efectos sobre Apple por la decisión de prohibir el uso de los iPhones, entonces quizás no es para Estados Unidos el mejor momento para llevar a uno de sus gigantes tecnológicos a juicio y hacerlo vulnerable, porque de manera automática la economía del país se pone en la misma situación.

2) Una división, el caso extremo, lo que podría engendrar al final del camino sería a dos nuevos gigantes, que con el paso de los años llegarán a las mismas condiciones de crecimiento y dominancia, o mayores, ya lo vimos con Microsoft. De manera que quizás lo peor es lo mejor para Google.

El juicio terminará a principios de diciembre, ya en plena recta final de 2023, lo que se decida podría determinar el rumbo momentáneo de los grandes corporativos y del mercado tecnológico en general, pero en un contexto de extrema delicadeza por el entorno global.

MÁS NOTICIAS:

Comentarios