Buscador
Ver revista digital
Finanzas

Cuidado: Subirán las tasas de interés para inversiones, pero también para créditos

16-06-2021, 8:05:44 AM Por:
tasas de interés
© Depositphotos

En México es usual que cuando bajan las tasas, el costo del crédito no se reduce a la misma velocidad. Pero cuando estas suben...

En el mundo entero cada vez hay una certeza mayor en el sentido de que la inflación al alza, que resienten prácticamente todas las economías, no será un problema transitorio como lo quieren hacer ver los bancos centrales.

De hecho, en el sistema bancario privado la certeza es casi absoluta. Un ejemplo lo dice todo: Este martes el banco más grande de Estados Unidos, JP Morgan, por medio de su presidente Jamie Dimon, aceptó y señaló que su estrategia es la acumulación de liquidez para beneficiarse de inversiones con tasas de interés cada vez más altas, ante lo que esperan sea un aumento mayor y más prolongado de la inflación.

El monto de liquidez que tiene el banco en este momento no es cualquier cosa, dispone nada más de 500 mil millones de dólares. ¿Cuánto es eso?, algo así como 2.56 veces el monto de las reservas internacionales del Banco de México (Banxico).

Y la expectativa de JP Morgan es clara, esperan oportunidades de inversión a tasas más altas en los próximos meses, ni siquiera se preocupan por invertir a las tasas más altas vigentes hoy en los largos plazos, saben o piensan que habrá tasas mucho más altas.

¿Cómo le afecta o beneficia el público en general esta situación que muchas veces parece pasar desapercibida, ante la avalancha de noticias que nos arrollan?; ¿qué podría pasar en México?

La inflación es un hecho, las tasas altas también

En un escenario como el que dibujan prácticamente todos quienes se desenvuelven de alguna manera en la economía y las finanzas, la inflación es un hecho y además una realidad que perdurará por algún tiempo.

Las proyecciones más conservadoras, por ejemplo las de JP Morgan, señalan que la inflación alta será una constante cuando menos lo que resta del presente año. El problema es que a este año todavía le faltan 6 meses para finalizar, es decir, habrá un periodo de seis meses con alzas en la inflación, o cuando menos en los mismos niveles.

Pero también hay escenarios más pesimistas que hablan incluso de años con alta inflación, debido al superciclo de las materias primas, que por cierto apenas ha iniciado. Dicho escenario no es contemplado por pocos analistas, al contrario.

Como sea, seis meses o años, la inflación elevada va a presionar con toda seguridad el aumento de las tasas de interés en México y en el resto del mundo, esto tiene consigo varias consecuencias, pero concentrémonos en una importante.

Esta consecuencia es justo la que prevé JP Morgan: tasas más altas para invertir. Si algo deben saber los capitanes de JP Morgan es el manejo del dinero, de modo que, si hoy tienen miles de millones de dólares disponibles para la “caza” de inversiones, el equivalente a 2.56 veces más de lo que tiene Banxico en sus arcas, es muy probable que tengan algo de razón, la apuesta es multimillonaria y no suelen equivocarse.

En otras palabras, el repunte inflacionario seguramente traerá consigo en los próximos meses, o años, un escenario de tasas altas de interés que los inversionistas con liquidez podrán aprovechar. Visto desde la perspectiva del inversionista, es sin duda una gran noticia. Pero hay otra arista, porque si suben las tasas para las inversiones, también suben otro tipo de tasas.

Modera tu riesgo crediticio, los costos para préstamos subirán

Casi por lógica, las tasas de interés para los créditos subirán a la par de las tasas para las inversiones. De hecho, no subirán ni siquiera a la par, es probable que suban más. O simplemente por el nivel en el que se ubican los costos crediticios al menos en México, su ajuste será de impacto para los bolsillos de las personas.

En México hay un fenómeno que posiblemente suceda en otras partes del mundo, pero aquí es muy notorio: Cuando las tasas de interés bajan, el costo de los créditos no baja a la misma velocidad. Sin embargo, cuando las tasas de interés suben, las tasas para préstamos suelen subir a la misma velocidad, o incluso más.

Por ejemplo, una tarjeta de crédito tiene actualmente un costo promedio de 35 por ciento, ese nivel ya es lo suficientemente caro si consideramos que la tasa de referencia interbancaria está en 4 por ciento en el país; una tarjeta de crédito cobra en promedio 8.75 veces más que el costo de dinero interbancario. Cualquier ajuste al alza en las tasas impacta necesariamente.

El tiempo que durará el incremento de las tasas de interés es impredecible, podrían ser sólo unos meses, o bien años; la advertencia ahí está, lo más apropiado sería que dentro de nuestras posibilidades reduzcamos o moderemos nuestro riesgo crediticio, disminuir nuestras deudas y no tomar nuevas. Y algo básico, esencial al momento de tomar decisiones sobre préstamos, nunca, por ninguna causa, tomar préstamos a tasa variable, no olvidemos las lecciones de aquel lejano año de 1994.

Tomemos precauciones, al menos mientras pasa esta tormenta post-Covid.

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios