Buscador
Ver revista digital
Finanzas

Afores, estas son sus tareas incompletas a 23 años de vida

02-07-2020, 6:00:41 AM Por:
Afore ahorro
© Envato Elements

Si pudiéramos elegir, la cultura financiera se perfila como el gran pendiente; seguramente se han hecho esfuerzos al 100%, pero la mala noticia es que debieron ser al triple por la magnitud del problema.

El 1 de julio de 2020 las Administradoras de Fondos de Ahorro para el Retiro (Afores), cumplieron 23 años de existencia y operación formal. Estas instituciones nacieron como la figura de administrador de inversiones para los fondos de pensiones que en ese año pasaron a manos de sus legítimos dueños, los trabajadores.

Dicho suceso es histórico porque con él se desactivó un problema mayúsculo que hoy tendría al país sumido en una crisis más, una quizás de las mismas dimensiones que la que se ha desatado por la pandemia del Covid-19, o posiblemente peor. El régimen de reparto no nos llevaría más que al colapso de las finanzas públicas y al hecho de que, tarde o temprano, no habría recursos suficientes para pagar las pensiones de todos los trabajadores mexicanos.

Recientemente estuvo en el debate su posible desaparición, pero finalmente las autoridades fijaron posición al respecto y dejaron claro que con estas instituciones se hará lo más conveniente para el país: dejar que sigan operando, aunque no sin una reforma que esperamos para las próximas semanas o meses.

Al margen de los ajustes que hagan las autoridades correspondientes, las Afores deberán hacer, al menos eso demanda el sentido común, un ejercicio de autocrítica y reflexión sobre el papel que han jugado en estos 23 años, sobre sus acciones para ganarse o no la empatía de la gente.

Es cierto que ellas, las Afores, manejan dinero, no empatías; pero al final del día lo que está en juego son los ahorros de más de 60 millones de mexicanos y eso, guste o no, tiene mucho que ver con los sentimientos de las personas.

Estos son, desde mi punto de vista, los 5 errores estratégicos que las Afores han cometido en estos 23 años de existencia y que, de no haber ocurrido, pudieron haber impulsado una relación más profunda entre los trabajadores y las instituciones en beneficio del SAR y, por lo tanto, del país.

Es importante insistir en que no decimos que las Afores sean malas, simplemente señalamos lo que pudo haber sido mejor en determinado momento.

Ahorro Afote
Depositphotos

Lee: ¿No sabes en qué Afore estás? Así puedes encontrarla en línea

1) La Bartola, un personaje alejado de las nuevas generaciones

Este error estratégico sucedió en los primeros años de esta década, concretamente en 2011, cuando estas administradoras ya tenían más de 10 años de vida. Las Afores unidas gremialmente decidieron tomar como personaje promocional varios años después de iniciado el siglo 21 a un clásico personaje mexicano de ¡los años cincuenta! La Bartola y su frase representativa “peso sobre peso”. La idea consistía en señalar a los trabajadores lo importante que era ahorrar peso sobre peso para el futuro.

La estrategia de utilizar este icónico personaje de la cultura popular mexicana, obra del no menos popular Chava Flores, seguramente tuvo eco, pero no hay mediciones que nos digan si esto impulsó de verdad el ahorro para el retiro entre los mexicanos, las cifras disponibles señalan que no fue así.

En alguna reunión con fines periodísticos que tuve con ejecutivos de las Afores por aquellos años, se me ocurrió decirles que la campaña me parecía errónea, ya que el personaje central utilizado era de una época muy distinta a la de las nuevas generaciones y que incentivar el ahorro para los jóvenes que ingresaban al sistema requería de cuando menos personajes, digamos, más frescos. Les dije sin intención de molestarlos que el personaje ya era muy pasado de moda y que al menos en mis pláticas con los jóvenes, varios de ellos ni siquiera tenían idea de quién era la Bartola, y mucho menos les interesaba saberlo.

No me dijeron mucho, o nada, pero me bastó ver las caras de varios de ellos para darme cuenta de que mi comentario no gustó. Y eso que no les dije la segunda parte de mi análisis ya que, sin ser mercadólogo, me parecía que esa campaña publicitaria tenía una o varias contradicciones: el slogan “peso sobre peso” se sustentaba en un personaje no sólo muy añejo (esta canción fue compuesta y popularizada por Salvador Flores en 1953, según el registro de derechos de autor; casualmente la época en la que el peso sufrió una gran devaluación al pasar de 8.50 a 12.50 unidades por cada dólar), además la pobre Bartola era una mujer que hacía verdaderos milagros para “estirar” el modesto gasto que su simpático y locuaz marido le dejaba (como hacen hasta la fecha millones de mexicanas).

Afores
Depositphotos

2) Figuras populares, pero lejos de la realidad

El siguiente error fue utilizar a personajes que si bien eran muy populares y más frescos, no estaban conectados al sistema financiero sino a un estatus de éxito que poco tenía que ver con el ahorro, tal es el caso de futbolistas.

En esta ocasión ya no dije nada a nadie para que no se molestaran, pero el estímulo del ahorro en el sistema para el retiro me parece que es una tarea tan delicada, que debe evaluarse con mucho detenimiento el personaje que se utilizará para una campaña publicitaria.

Inclusive, porque no, podría ser un personaje construido, diseñado por las áreas de publicidad de las Afores; hoy a 23 años de su existencia las administradoras realmente no tienen un ícono de arrastre popular, y al decir arrastre popular no nos referimos sólo al pueblo, sino más bien y de manera más integral, nos referimos a la sociedad mexicana, que es muy diversa.

Para entender: Los pros y los contras de la propuesta de retiro adicional en las Afores

3) Cultura financiera, buen esfuerzo, pero totalmente insuficiente

El esfuerzo siempre debe ser superior a los retos que enfrentarás y a los resultados que quieras ver“, me decía mi primer jefe (QEPD), cuando empecé a trabajar hace muchos años, esas palabras se me quedaron grabadas para siempre, y he tratado de llevarlas a la práctica.

En mi personal punto de vista, el esfuerzo en materia de cultura financiera siempre se ha quedado muy corto en el sistema financiero mexicano en general, y en las Afores en particular. Ojo, repito nuevamente y quiero ser muy preciso: no estoy diciendo que no se han hecho esfuerzos, sí se han hecho y muchos, pero no de la magnitud de la que el reto lo requiere.

Si las Afores son las entidades del sistema financiero mexicano que están directamente ligadas al ahorro para el futuro, el retiro de los mexicanos, la cultura financiera no debe ser una de las prioridades para las Afores, sino la única.

En todas las Afores hay esfuerzos de difusión y cultura financiera, incluso en las que ya desaparecieron, en el gremio en general. Pero, no son suficientes estos esfuerzos con todo y que, sin ningún problema, deben reconocerse, son esfuerzos que han quedado cortos.

Es cierto, las Afores gremial e individualmente se han esforzado al 100 por ciento en el tema de cultura financiera, pero el esfuerzo debió ser del 300 por ciento porque México es una nación con escasa cultura financiera, y si hay entidades que deben priorizar este rubro son las Afores.

Muchos esfuerzos se pueden mencionar: feria de Afores, foros, conferencias presenciales y en línea por parte de expertos, de ejecutivos, de especialistas internacionales, de grandes pensadores, convenciones, presentaciones en programas de radio, televisión, difusión en prensa escrita, más un largo etcétera. Pero, luego de 23 años el balance dice que el esfuerzo no ha sido superior al reto que enfrentan las Afores.

Depositphotos Afore

4) Capacitación de empleados, especialmente promotores; ojo con la ética

Hace algunos años un promotor de una Afore cuyo nombre no digo para no herir susceptibilidades, me llamó y me dijo que me cambiara a la institución que representaba porque esa era la única que no había registrado pérdidas en el periodo.

Amablemente le dije que no tenía intención de cambiarme de administradora en ese momento, y también de manera muy cortés le sugerí que revisara sus conceptos ya que ninguna Afore había registrado pérdidas sino minusvalías y era muy relevante que le informara bien a sus clientes potenciales. Eso bastó para desatar su enojo, de un ignorante no me bajó y furioso me increpó, señalándome que yo no sabía ni lo que decía ya que ni siquiera entendía el concepto de minusvalía.

En otra ocasión, años después, me habló otro promotor, ejecutivo o como se le llame, de otra Afore, para pedirme lo mismo, que cambiara mi cuenta a su institución. Lo interrumpí de la manera más amable posible, entre otras cosas porque en ese momento estaba ocupado y no me interesaba cambiar de Afore.

Por respuesta recibí una pregunta molesta y soberbia, la persona en cuestión quería que le dijera las causas de por qué no me quería cambiar a su administradora, ya que la simple palabra ‘No’, para ellos no era una razón válida del porqué me negaba a cambiarme de Afore.

Las Afores han invertido mucho en capacitación a lo largo de estos 23 años, tienen y han tenido excelentes promotores o como sea el título que cada una de ellas les ponga; no cabe duda que hay promotores con amplios conocimientos del sistema, altamente especializados, personalmente conozco a varios y son profesionales de primer nivel.

Pero, en 23 años no se han salvado de contar con personal que no es precisamente el mejor. Este asunto es de vital importancia porque en esas áreas, las de promoción y contacto directo con los trabajadores, deben existir profesionales con actitudes y conocimientos irreprochables, que no maltraten al trabajador, del que viven. Hay muchas historias sobre promotores que no son ideales para este trabajo por su bajo nivel de preparación y por su nivel de ética. Imaginen ustedes lo terrible que es que un promotor del SAR no tenga claro el concepto, pero sobre todo la diferencia, entre una pérdida y una minusvalía.

5) Ombudsman, un defensor de los ahorradores

Ya sea por falta de ganas, por no querer, por no ponerse de acuerdo, o por todo junto, pero ni las Afores ni las autoridades han impulsado un tema que es de verdad fundamental para el sistema pensionario mexicano, desde mi punto de vista: Este asunto es el de la figura de un ombudsman.

Es de tal sentido común, que me parece que no tiene sentido para las Afores ni para las autoridades. En un sistema tan complejo, que tiene nada más y nada menos que poco más de 60 millones de clientes y cuentas, que es vital para el futuro de los mexicanos, en el que se cometen arbitrariedades o errores involuntarios se quiera o no reconocer, es increíble que no exista la figura de un ombudsman, esto es un derecho del ahorrador para el retiro.

El simple hecho de que México es un país con muy baja cultura financiera haría obligatorio la figura de un defensor del ahorrador del SAR, un asesor que no fuera necesariamente parte de las Afores y tampoco de las autoridades regulatorias.

Las irregularidades señaladas en el punto 4, que personalmente enfrenté, son cosas que deben atenderse, y eso que son muy menores comparadas con otras que no conocemos. Las diversas irregularidades, seguramente involuntarias en su inmensa mayoría, que se registran en el sistema, tendrían que ser atendidas por una instancia ajena tanto a las Afores como a las autoridades mismas.

No se trata de crear una entidad que se enfrente a ambas instancias, sino que colabore con ellos, y ellos con ella, para que se resuelvan la mayor parte de los casos irregulares que muchas veces llegan a juicios o a trámites interminables e innecesarios.

Ignoro si en otros sistemas pensionarios existe tal figura, lo que a los mexicanos nos interesa es nuestro sistema pensionario, y su tamaño así como los retos que enfrenta bien merecerían un esfuerzo en este sentido, que a las Afores no les hace sentido.

inversionistas
depositphotos

¿Y de dónde saldrían los recursos para hacer realidad esta figura del ombudsman?, quizás las Afores podrían sacrificar algo de sus utilidades, en lo que a todas luces no sería un gasto, sino una inversión a futuro.

Recomendamos: ¿Se privatizaron los ahorros de los trabajadores con las Afores, como dice AMLO?

PD: Ojalá los directivos de las Afores no tengan exceso de trabajo por si algún día los busco con fines periodísticos, créanme que este artículo tiene la mejor de las intenciones y busca más que criticar, aportar un granito de arena para que las cosas se hagan mejor. En México la autocrítica es un ejercicio escaso, y muy necesario.

Afores
Despositphotos Afores

Afores ahorro para el retiro educación financiera operación formal pendientes
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios