Buscador
Ver revista digital
Finanzas Personales

Cómo identificar las inversiones seguras de las (muy) riesgosas

09-02-2024, 2:00:00 PM Por:

Existen unas reglas simples que podemos aplicar para disminuir, en la medida de lo posible, los riesgos de pérdidas y hasta de fraudes.

En México, la “guerra de las Fintech” por captar recursos del público inversionista ha desatado un incremento en las tasas de interés, que ha provocado que algunas instituciones eleven sus rendimientos ofrecidos a los clientes, incluso por arriba de la tasa de referencia del Banco de México (Banxico), que se ubica actualmente en 11.25 por ciento.

Algunas Fintech han elevado sus tasas de captación a niveles de 15 por ciento, e incluso recientemente una de estas empresas la subió a 17 por ciento.

Lamentablemente, en México también se presentan casi permanentemente casos de compañías que ofrecen tasas exhuberantes, totalmente fuera del mercado, que no tiene sentido en el contexto financiero vigente y que, en muchos casos, terminan en desfalcos para sus clientes.

El caso de Ficrea en 2014 es emblemático en nuestro país por la magnitud del fraude, alrededor de 6,000 millones de pesos, pero hay muchos así, son incontables, recientemente el caso Yox Holding tomó relevancia, pero desafortunadamente es uno más en México.

¿Qué podemos hacer para identificar, en la medida de los posible, si una inversión es de bajo riesgo o alto? ¿Cuáles son las señales que da una inversión de ser potencialmente un fraude?

Hay ciertas reglas que nos pueden ayudar a distinguir entre las inversiones ‘buenas’ de las ‘malas’. A continuación, las explicaremos de la forma más sencilla posible:

La ley universal de las inversiones

Existe una ley universal en el mundo de las inversiones que nunca se debe olvidar.

“A mayor riesgo, mayor tasa de interés; y viceversa”. Es una ley tan simple que muchos inversionistas parecen olvidarla, o de plano nunca la toman en consideración y pagan las consecuencias.

Dicho en otras palabras, el riesgo y la tasa de interés son directamente proporcionales; cuando el riesgo de una inversión es alto, la tasa de interés también lo es, y cuando la inversión entraña pocos riesgos, la recompensa también es baja.

Por eso, siempre que un inversionista tenga frente a sí una tasa de interés alta o muy alta para los estándares en los que se mueve la economía y, en nuestro caso la tasa de referencia del Banco de México, que como su nombre lo dice, es la referencia para el mercado nacional, entonces es importante reflexionar un momento sobre el nivel de riesgo que se asume.

El contexto financiero debe ser acorde al nivel de tasa y la ‘sobretasa’

Otro elemento a considerar para detectar inversiones altamente riesgosas es el contexto financiero.

Es decir, las tasas de interés reflejan las condiciones de los mercados y la economía.

Muchas personas no vivieron lo sucedido en la década de los años ochenta del siglo pasado. En esa época, la economía mexicana era de alto riesgo, y eso se reflejaba en sus tasas de interés de doble y hasta triple dígito.

Es decir, el rendimiento era muy alto pero el riesgo también, eso se reflejó en la quiebra bancaria de 1995, provocada por la gran devaluación del peso. Si el gobierno no hubiera rescatado a los bancos, millones de mexicanos también habrían perdido sus ahorros

Hoy, en un contexto de relativa estabilidad financiera y económica, con una moneda sólida, sería absurdo ver tasas de triple dígito para productos de captación de recursos monetarios, y en cuanto a tasas de doble dígito, lo relevante es qué tan alejadas están de la tasa de referencia de Banxico; es decir, qué nivel de sobretasa es el que están pagando las instituciones que las ofrecen.

¿Qué nivel de sobretasa es seguro?

A este respecto no hay una ley universal, pero sí algunas estimaciones que hacen los expertos en los mercados financieros.

Consultamos analistas para este trabajo, y la mayoría coincidieron en que, bajo las condiciones actuales de la economía mexicana, un nivel de sobretasa de 200 y hasta 300 puntos base es el adecuado para los productos de captación. Tasas superiores deben analizarse con más cuidado y, desde luego, tasas con sobretasas excesivas deben de ser consideradas como desfalcos potenciales.

Dicho con otras palabras, si la tasa de referencia de Banco de México es actualmente de 11.25 por ciento, eso quiere decir que, de acuerdo con los expertos, una tasa normal o aceptable para un producto de captación de renta fija sería de hasta 14.25 o incluso 15 por ciento.

Conforme las tasas que se ofrecen superen estos niveles, el riesgo se incrementa. Por supuesto que ofrecer tasas de rendimiento muy superiores tienen un alto potencial de desfalco o fraude.

Veamos uno de los casos más recientes. Yox Holdings ofrecía a sus inversionistas tasas de rendimiento de hasta 3.5 por ciento mensual; dicha tasa equivalía a un rendimiento anual de 42 por ciento. Eso significa que esta compañía pagaba 3,075 puntos base más que la tasa de referencia de Banxico, 30.75 por ciento más. ¿Cuál fue el resultado? Un desfalco que ya supera los 500 millones de pesos, muy lejos de lo perdido por los clientes de Ficrea, pero finalmente recursos que no debieron perderse si se hubiera analizado el potencial de enorme riesgo que representaba invertir en esta empresa.

Recordemos: si una inversión en tasa fija le ofrece “rendimientos espectaculares”, deténgase un momento a reflexionar sobre el riesgo que corre y vuelva a leer lo que nos dijeron los expertos.

“Bajo las condiciones actuales de la economía mexicana, una sobretasa máxima de 300 puntos base en inversiones de renta fija o tasa fija es algo normal y aceptable. A partir de ahí, conforme sube la sobretasa sube el riesgo de manera proporcional y los ‘rendimientos espectaculares’ tienen un alto potencial de llevar a un desfalco al cliente”.

Invertir siempre con seguridad jurídica

Otro factor, no menos importante, que un inversionista debe tener siempre en cuenta es la seguridad jurídica. En el caso de las inversiones con Yox Holding, la seguridad jurídica era nula. Siempre se debe invertir en los sistemas y sectores financieros formales, que por lo general ofrecen incluso seguros de cobertura en caso de quiebras de los intermediarios.

En el caso de la banca comercial en México, el IPAB protege a los inversionistas con un seguro por el equivalente a 400 mil Unidades de Inversión (UDIs), que al cierre del 8 de febrero representaron un monto de 3 millones 232 mil 102.4 pesos. El seguro es por banco; es decir, una persona puede obtener seguros de diferentes bancos si tiene inversiones en dichas instituciones, siempre y cuando no rebasen cada una de esas inversiones el monto del seguro estipulado.

En el caso de las Fintech, la ley prevé un seguro para las figuras jurídicas de las Sofomes o Sofipos, que es bajo la que se ubican a estas empresas.

El Seguro de Depósito cubre al usuario hasta por hasta 25,000 UDIs, que actualmente son cerca de 200,000 pesos, en caso que la entidad financiera se llegara a declarar en disolución y/o liquidación o se decrete su concurso mercantil. Las operaciones garantizadas en el Seguro de Depósito son las siguientes: Depósitos de dinero a la vista, depósitos de ahorro, depósitos a plazo retirables en días preestablecidos y retirables con previo aviso.

La certeza jurídica es muy importante para disminuir los riesgos en la medida de lo posible. Tener un patrimonio monetario no debe llevar no solamente a preocuparnos por hacerlo crecer mediante buenos rendimientos, sino protegerlo de riesgos excesivos.

MÁS NOTICIAS:

¿Quieres ser un emprendedor o emprendedora?
Conoce Emprendedor.com el mejor contenido de Ideas de Negocio, Startups, Franquicias, e Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

Comentarios