Buscador
Ver revista digital
Empresas

¿Qué pasará con los empleados y sucursales de Banamex? Estos son los escenarios

21-01-2022, 8:28:16 AM Por:
Citibanamex
© Reuters

Quienes laboran en el banco dependen del comprador y de su origen para determinar el futuro de su fuente de trabajo.

Con la previsible venta de Banamex en los próximos meses, hay dos activos que tienen un futuro incierto y lo que suceda con ellos dependerá mucho del comprador y sus características.

Estos dos activos forman parte del valor total de la empresa, pero pertenecen al rubro más delicado y susceptible de ajustarse por parte del nuevo comprador; de hecho, la historia de las grandes adquisiciones y/o fusiones corporativas en México y en el mundo señala que son los primeros en ser evaluados para determinar su permanencia o no en la organización. Nos referimos a los empleados, así como al número de sucursales de Banamex. Empecemos con el activo más valioso que tiene cualquier empresa en el mundo, aunque los tiempos actuales muchas veces no lo reflejan así.

Origen del comprador y duplicidad de funciones

Según cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Banamex tiene el 14.23 por ciento de los empleados totales del sistema bancario mexicano al contar con 31 mil 440 trabajadores al cierre de noviembre del año pasado. Los empleados totales en el sistema ascienden a 220 mil 921 personas.

Sin embargo, no existen cifras sobre qué porcentaje de estos se encuentran directamente en la nómina del banco y cuántos están “tercerizados”; es decir, son contratados por otra empresa que a su vez presta servicios al banco. Este es un dato relevante porque puede reflejarnos el nivel de incertidumbre que podrían vivir los empleados de Banamex, aquellos que son subcontratados tienen condiciones de mayor fragilidad.

De cualquier manera, los empleados de Banamex solamente tendrán en próximos meses dos escenarios por la venta del banco en el que trabajan: si el comprador es un participante nacional, ya establecido, con operaciones en el sistema, es decir otro de los bancos actuales, su trabajo estará en grave riesgo.

En el segundo escenario, podrían mantener una parte importante de ellos sus puestos si quien adquiere las operaciones es un nuevo participante extranjero, o bien un jugador nuevo en el sistema, con capital nacional.

La historia de las fusiones y adquisiciones que se registraron entre 1995 y 2001 en el periodo de la consolidación bancaria que terminó precisamente con la venta de Banamex a Citigroup, son el mejor ejemplo.

Las reseñas de la época señalan las quejas que se registraron de trabajadores que laboraban en bancos que fueron adquiridos, por el cierre de sus fuentes de empleo.

En aquella época, la mayoría de los bancos que compraron a otros más pequeños ya operaban en el país y solamente buscaban complementar sus operaciones.

Una frase es clave: duplicidad de funciones. En aquellos años áreas como tesorería, mesas de dinero, capitales y cambios, direcciones corporativas de banca empresarial, consumo, tarjetas de crédito, Pymes, etc, tuvieron que ser recortadas porque se duplicaban funciones.

La institución que compraba ya contaba con esas áreas o al menos con la mayoría, y no podía darse el lujo de hacerlas más grandes o mantener funciones duplicadas.

Un ejemplo. De acuerdo con el reporte financiero de Banamex, al cierre del tercer trimestre de 2021, la institución contaba con 23 empleados que asumen riesgos significativos y que son titulares de áreas de negocio o áreas generadoras de ingresos para el banco (probablemente directores corporativos), más 22 posiciones de empleados titulares de áreas de soporte o administrativas de la Institución.

Estos niveles directivos serán evaluados por quien compre a Banamex, pero más allá de sus perfiles, contará mucho si el comprador ya cuenta con áreas similares en caso de que sea uno de los bancos que operan actualmente en México el que adquiera a Banamex.

De ser así, el futuro no es nada favorable para quienes laboran en Banamex, aunque eso no significa necesariamente que quien pierda su trabajo será el directivo o empleado del banco que se compra.

Sin embargo, Banamex es un banco muy grande en términos de personal, es de hecho la segunda institución en este rubro solo detrás de BBVA que tiene 37 mil 512 empleados, equivalentes a 16.98 por ciento del total.

Cualquier otro banco que lo llegara a comprar, de los que ya operan en México actualmente, incluyendo a BBVA, tendría un significativo incremento de su capital humano, pero también de sus costos.

Banamex tiene actualmente un costo operativo de 65 por ciento de sus costos totales y seguramente la nómina es uno de los elementos que más pesan.

Por ejemplo, si BBVA llegara a comprar las operaciones de Banamex, tendría un súbito incremento de casi el doble del personal, a un total de 68 mil 952 empleados.

En el hipotético caso de que Banorte fuera el que adquiriera las operaciones de Banamex, la institución tendría que incorporar al menos en un inicio a más del doble de los trabajadores con los que cuenta actualmente, ya que en Banorte laboran 25 mil 803 empleados y debería incorporar a 31 mil 440 de Banamex.

En el caso de que Santander fuera el banco que comprara a Banamex, el aumento de su nómina, al menos inicialmente, sería del 130 por ciento, ya que pasaría de tener 24 mil 80 trabajadores a 55 mil 520 empleados.

Sólo por mencionar a los bancos más grandes del sistema en cuanto a número de empleados.

Debemos decir las cosas como son, incluso cuando sean malas noticias.

Se antoja difícil que un banco que opera actualmente en el país absorba el número total de trabajadores que tiene Banamex, tanto por la posibilidad de que muchos de ellos en realidad dupliquen funciones en áreas que ya tiene el banco que compra, como por los elevados costos en los que incurriría, al menos inicialmente.

El panorama es todavía más complejo si se consideran los tiempos actuales de revolución tecnológica, en los que muchas funciones bancarias cada vez las absorbe más la Inteligencia Artificial.

Sucursales, también dependerá del comprador y de la tecnología

Banamex cuenta con el 10.10 por ciento del total de las sucursales bancarias que existen en el país, es decir 1,705 de un total de 16 mil 883, al cierre del año pasado.

Se encuentra ligeramente abajo de BBVA que tiene en el país 1,860 sucursales, es decir el 11.01 por ciento del total.

Es también el segundo banco más grande en este rubro, supera las 1,350 sucursales de Santander y las 1,110 de Banorte.

En este caso, la situación es la misma que con el capital humano. El destino de las sucursales dependerá mucho de qué banco adquiera las operaciones de Banamex.

Si es una de las instituciones que ya operan en el país, con toda seguridad deberá replantearse el futuro de las sucursales del centenario banco, así como del personal que labora en las mismas.

Pero existen otros activos ligados a la operación del banco que bien podrían ser evaluados de diferente manera.

De acuerdo con los datos de la CNBV, Banamex cuenta con un total de 320 centros financieros (en su momento representaron toda una revolución para el sistema bancario en la atención corporativa y de menudeo), además 17, mil 986 corresponsales bancarios, 6,288 cajeros automáticos y 82 mil 467 terminales puntos de venta.

Con su red de sucursales y auxiliares operativos como los corresponsales, está presente en 1,325 localidades de todos los tamaños en el país.

La venta de la institución es todo un reto para quien la compre, se trata de uno de los bancos más importantes del país y como ya vimos, también uno de los que tienen la mayor infraestructura para el servicio bancario.

¿Quieres ser un emprendedor o emprendedora?
Conoce Emprendedor.com el mejor contenido de Ideas de Negocio, Startups, Franquicias, e Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

Comentarios