Negocios

Educación para todos

Su actual plan estratégico calcula que, en 2015, 70% de la población mundial vivirá en ciudades que requerirán servicios como economías verdes y casas inteligentes.

26-06-2012, 1:52:09 PM

En los años 60, las autoridades decretaron que la educación llegaría a cada habitante. En los 80, Singapur envió a miles de ciudadanos a educarse y capacitarse en el exterior, principalmente al Reino Unido y Estados Unidos. Se implantó el sistema de enseñanza al estilo británico. Para Ian Sánchez, director del Centro para la Libertad Global y la Prosperidad del Cato Institute en Estados Unidos, la fórmula es brillante, ya que permitió aumentar la productividad de manera segura.

El plan de capacitación permitió proyectar servicios de alta calidad en el sector de logística con su puerto, el segundo más importante del mundo, después de Rotterdam, Holanda, y con el Aeropuerto Internacional Changi que, desde su inauguración en 1981, ha mantenido una excelente imagen en cuanto a servicios ofrecidos, lo que le ha valido más de 300 premios de 2000 a 2010.

Su actual plan estratégico calcula que, en 2015, 70% de la población mundial vivirá en ciudades que requerirán servicios desde economías verdes hasta casas inteligentes e infraestructura industrial eficiente. Singapur quiere estar presente en Latinoamérica vía socios que ofrezcan un puente sólido.

Pequeño y grande, a la vez Singapur es un país de solo 712 km2 (el estado de Tlaxcala, el más pequeño de México, es seis veces más grande). Allí viven 5.08 millones de habitantes, 6,646 por cada km2. Su economía basada en el libre mercado le ha reportado una sólida prosperidad en muy poco tiempo.

En 1980, su PIB per cápita era de 6,741 dólares. Hoy asciende a 59,813: 789% más en 30 años. Sus exportaciones anuales suman 666, mil millones de dólares, que se reflejaron por su régimen de libertad económica basada en costos reales y una infraestructura confiable.

En 2011, su economía creció entre 5 y 6% anual. La manufactura (liderada por electrónicos y productos químicos), el comercio y los servicios empresariales reportaron las mayores ganancias (22, 16 y 13%, respectivamente). Ello explica por qué superó la crisis del Efecto Dragón (1997); la de los atentados del 11-S (2001) y la del 2008. Su política económica ha ganado la confianza de firmas globales, a tal grado que han invertido tres veces más que en los últimos 10 años. Por tal motivo, Singapur se ha ganado el membrete de “La Suiza de Asia”.

“La política económica, basada en el libre mercado, ha funcionado muy bien”, aseguró Foo Chi Hsia, directora para las Américas del Ministerio de Asuntos Exteriores de Singapur.

El “tigre asiático” Singapur ha superado los avatares económicos y financieros mejor que sus vecinos, debido a que implantó medidas que favorecen la llegada de inversiones.

Ello ha repercutido en el aumento de sus reservas de divisas, colocando al dólar singapurense como una de las monedas más estables de Asia.

“No hay receta mágica, simplemente es adaptarse a la competencia y estar a la altura de la globalización. Cuando una nación se decide a liberalizar su economía, registra un creciente avance por años”, indica Fred McMahon, director del Centro de Estudios sobre la Globalización del Fraser Institute en Canadá.

Hoy los principales socios comerciales de Singapur son Malasia (11.8%), la Unión Europea (11%), China (10.6%), Estados Unidos (8.7%), Indonesia (7.5%), Hong Kong (6.2%) y Japón (6.2%), que suman el 60% del total. Latinoamérica, un mercado atractivo, solo figura con una raquítica cifra de 3.1%.

Su dinamismo económico le ha permitido compensar su falta de recursos naturales. Como importa la mayoría de productos alimenticios y de materias primas, busca establecer relaciones con Latinoamérica, región donde dominan Panamá, Venezuela y Brasil. Hasta ahora, la presencia singapurense en México se ha concentrado en el turismo, con hoteles en la Riviera Maya (Banyan Tree Mayakoba), Playa del Carmen y Acapulco.

Singapur es el cuarto país asiático que más invierte en México. Más de 120 firmas singapurenses han establecido 500 enlaces comerciales y de inversión en Latinoamérica.

“Para un país tan pequeño como nosotros, es importante establecer tantos lazos comerciales como sea posible”, concluye S. Iswaran.

Indica que con México ya se negocia un acuerdo de libre comercio y otros dos más, referentes a las garantías a la inversión y para evitar la doble taxación. Este ímpetu de Singapur se mantiene conforme a los dictados de Lee Kwan Yew, quien definió los proyectos nacionales para la segunda década del siglo XXI como una ofensiva inversionista basada en la consigna: “Primero Asia, luego el mundo”.

Libertad económica, el éxito El director del Centro para el Comercio y Estudios de la Globalización del Instituto Frazer, Fred McMahon, señala: “Mientras más libre sea la economía, más grande será su prosperidad. Es cierto: una nación crece rápidamente de una base pobre, como China, pero para mantener el crecimiento más allá del ingreso de la clase media se debe abrir el libre mercado”.

El experto hace una observación: Singapur y Hong Kong son economías abiertas con democracia débil.

“Cuando un gobierno controla tu empleo y coarta tus oportunidades, tienes miedo de confrontarlo. Los mercados libres globales llegan algunas veces tras años de demora. En Singapur, aunque su gente tiene un buen nivel económico, no goza de libertades. La experienca global nos dice que las libertades crecerán allí en los próximos años”, concluye.

Photobucket

¿Harías negocios con Singapur? ¿Por qué?

Para saber más:

.Los 20 mejores países para hacer negocios

.China atrae a Latam con fondos y crédito

.Demanda de PET en América Latina, amenazada por Asia

También podría interesarte:

Comentarios