10 consejos para vender tu empresa

Si has decidido que es momento de dejar las riendas de tu compañía, debes recordar que la venta debe ser clara, honesta y objetiva para que la transacción no afecte a la firma ni a ti.

31-05-2011, 4:48:22 PM

Existen muchas razones para vender una empresa en la que se ha dedicado tiempo y esfuerzo para hacerla crecer. Ya sea porque te vas a jubilar, te llegaron oportunidades de negocio más interesantes o simplemente la compañía no te está dando el rendimiento que esperabas, jamás debes precipitarte para deshacerte de una compañía.

La consultora financiera Kerfant sacó un estudio donde indica las 10 reglas para vender un emprendimiento de manera exitosa:

  • Prepara la venta: antes de hacer cualquier cosa, reflexiona si realmente quieres vender tu empresa; estudia tus motivos y qué esperas lograr con esta comercialización. No puedes tomar esta decisión a la ligera; requiere de amplia .planeación y reunión de datos. El posible comprador actuará con cautela y cualquier signo de imprecisión podría cancelar la venta. Presentar toda la información  necesaria para la operación aumentará las posibilidades de venta.
  • No vendas directamente: lo mejor es que la operación de compra – venta sea llevada por alguien que tenga una visión más objetiva de la empresa, no sólo porque tu juicio como dueño puede estar influenciado, sino porque tener a alguien externo o una firma intermediaria da mayor credibilidad a los datos de la compañía.
  • Mantén la confidencialidad: este tipo de transacciones deben ser negocios completamente secretos, pues el saber que una empresa está en venta implica muchos riesgos, como preocupación y .fuga de los empleados, crisis de imagen, incertidumbre de los proveedores. Todo esto afecta al valor final de la firma.
  • Apóyate en tu equipo: al menos  una persona de tu compañía, generalmente el vicepresidente o segundo al mando, debe saber de la situación, ya que será esta persona la que guiará al nuevo dueño  y será la clave para una transacción exitosa.
  • Transparencia y disponibilidad: la firma mediadora que realizará la transacción debe tener conocimiento de toda la información relevante del negocio y por otro lado, no se le pueden esconder fortalezas, debilidades, áreas de oportunidad y riesgos de la compañía al comprador. Si consideras que hay alguna situación que en un futuro afectaría la compra, es mejor comentarla y justificarla antes de la transacción.
  • Escoge  a una sola empresa para representarte en la venta: no temas confiar la operación a una sola compañía, de lo contrario, tener a muchas agencias manejando tu caso puede hacerte parecer desesperado. Estudia el mercado y elige la firma que más te convenza, pero no firmes nunca ningún compromiso si no está totalmente seguro de las implicaciones.
  • El precio de la tranquilidad: estudia muy bien el precio que le quieres poner a tu compañía y ponte en el lugar del comprador. El consejo de la firma intermediaria es fundamental para conocer cómo están los precios del mercado y de tu sector. Recuerda que entre más dinero pidas, más exigente se pondrá el comprador y las cláusulas a eventos futuros.
  • ¿Vender o heredar a la familia?: los .negocios familiares se tienen que lidiar de manera adicional con sentimientos y lazos sanguíneos; es indispensable que el padre y cabeza de la empresa se pregunte si sus hijos están listos para continuar con la compañía.
  • Optimiza la transición: dependerá de cómo se haya manejado la negociación y del estilo de gestión que hayas tenido en tu empresa. Si estabas involucrado en cada aspecto de tu modelo económico, debes recordar que tendrás que estar disponible durante mucho tiempo después de la venta para ayudar a los procesos que te necesiten.  Es importante que tu papel, después de la venta, quede claramente definido en la transacción.
  • Prepárate para después: Una empresa es como un hijo, por lo que cuando se deja ir es necesario saber qué se hará después, para no caer en la depresión al vivir sin tu compañía.