Empresas, motor ante cambio climático

Según KPMG, los rubros que tendrán mayor impacto en los negocios son nuevos mecanismos de mitigación y cambios en patrones de inversión.

26-04-2010, 1:19:28 PM

Las empresas serán el principal impulsor del cambio climático al tiempo que los efectos del Acuerdo de Copenhague empiezan a afectar a las economías mundiales, revela el estudio de KPMG International titulado “El Acuerdo de Copenhague, perspectiva del trabajo en curso”.

Las economías que dependen de la manufactura, recursos y servicios se verán afectadas por dicho acuerdo, por lo que las naciones y empresas están siendo obligadas a evaluar el impacto que éste tendrá y su respuesta ante el mismo.

El estudio de KPMG ofrece una visión detallada para las compañías de los impactos inmediatos del Acuerdo celebrado en la Conferencia del Cambio Climático de las Naciones Unidas (la Décimo Quinta Conferencia de las Partes, mejor conocida como COP 15 por sus siglas en inglés), la cual tuvo lugar en Copenhague en diciembre del 2009. Este estudio examina las particularidades que el Acuerdo pudiera tener en las operaciones de los negocios y en el comercio a nivel mundial.

No obstante, el Acuerdo deberá verse como un proyecto en curso, varios países aún no se comprometen a presentar objetivos de reducción, y todavía falta desarrollar los mecanismos para el financiamiento de mitigación y adaptación. Igualmente habrá asuntos adicionales, tales como las regulaciones enfocadas al efecto “obligación de reducción y venta/comercialización de bonos de carbono”, cuyos efectos se sentirán en el futuro.

Jesús González Arellano, Socio de Asesoría a Cargo de la Práctica de Desarrollo Sustentable de KPMG en México, comentó: “El Acuerdo de Copenhague ha sido subestimado por las empresas en gran medida debido a que no se concluyó. No obstante, derivó en un pujante consenso por parte de los líderes del orbe, que incluye a naciones desarrolladas y en desarrollo, en el sentido de que debe existir una respuesta global a largo plazo al cambio climático. El Acuerdo abre muchas obligaciones y oportunidades para los negocios y comprender sus detalles puede ayudar a las compañías en su carrera ascendente o en su caso a mitigar impactos relativos a inversiones requeridas y a cambios en su forma de operar”.

El estudio hace un análisis declaración por declaración del Acuerdo con la finalidad de desentrañar sus conceptos y la ciencia del cambio climático. Después, examina las implicaciones potenciales del Acuerdo para los negocios y evalúa cómo pudiera influenciar en nuevos desarrollos y tendencias en las políticas y en los patrones de inversión y comercio a nivel mundial.

González comentó: “El mecanismo clave del Acuerdo de Copenhague incluye a las Colaboraciones Público-Privadas (CPPs) que permitirán la participación de inversionistas privados en iniciativas ecológicas para compartir los riesgos financieros con los gobiernos. En lo sucesivo, el Acuerdo abre muchas posibilidades para la facilitación de los flujos de capital que se requieren para financiar oportunidades ecológicas y deberá tener un fuerte impacto en la tendencia de inversiones que toman en cuenta el medio ambiente”.

González añadió que los rubros que probablemente tengan el mayor impacto en los negocios son el surgimiento de mecanismos de mitigación y los cambios en patrones de inversión, en respuesta a las oportunidades que ofrecen los proyectos con bajas emisiones de carbono.

“Las empresas deberán aprender a operar en un mundo con muchas y diferentes políticas de cambio climático y de reducción de emisiones. Entre éstas, como ejemplo se encuentra un potencial arancel sobre las importaciones de carbón mineral de países con bajo control en emisiones de CO2, o la prohibición a la construcción de nuevas plantas de generación a base de carbón en las naciones en desarrollo.

El compromiso que en Copenhague hiciera la comunidad internacional para ayudar a que las naciones en desarrollo minimicen sus emisiones de carbono, ofreció cien mil millones de dólares en oportunidades de inversión. Para los negocios, es imperativo comprender y prepararse para los diferentes escenarios que pudieran surgir a partir del Acuerdo y las políticas que de él se deriven. Los negocios que no comprendan esto quedarán rezagados.

A medida que los gobiernos mundiales trabajan para afinar las políticas, es evidente que la comunidad empresarial debería ponerse a trabajar para capitalizar las oportunidades, incluyendo el desarrollo de instrumentos financieros y en la atenuación o mitigación del carbono”, concluyó Jesús González.

www.altonivel.com.mx