Buscador
Ver revista digital
Economía

¿Qué aprendería México de los países nórdicos y su “capitalismo inclusivo”?

24-01-2020, 6:10:00 AM Por:
Países nórdicos
© Depositphotos

Las cinco economías escandinavas son el mejor ejemplo de movilidad social, pero esto no se logró de la noche a la mañana, llevó generaciones hacerlo y es un trabajo inacabado.

Los cinco países nórdicos (Dinamarca, Finlandia, Suecia, Noruega e Islandia), son un ejemplo de movilidad social. De acuerdo con el Foro Económico Mundial, si un individuo nace en una familia pobre en esas naciones le llevaría entre dos y tres generaciones alcanzar un ingreso medio, es decir, mejorar su posición socioeconómica.

En contraste, si ese individuo naciera bajo la misma circunstancia en un país como Francia, requeriría seis generaciones para lograr mejorar su ingreso, y si la cigüeña lo hubiera dejado en Brasil, el tiempo requerido sería de nueve generaciones.

¿Cuál es la causa de que en los países nórdicos las personas tengan mayor probabilidad de mejorar su posición económica y lograr una mayor movilidad social?

La respuesta es: Stakeholder Capitalism, es decir, un capitalismo que involucra a todas las partes interesadas. Al no tener una traducción literal en español, optaremos por llamarlo “capitalismo inclusivo”. Pero el nombre no está solo, va a acompañado de palabras como “oportunidades”, “servicios” y “disciplina”. El capitalismo incluyente consiste en generar los mayores beneficios posibles para la sociedad, misma que es a su vez depositaria final de todo lo que existe en un país. Así, las empresas y el Estado se verán más beneficiadas mientras más beneficios tengan los habitantes del país.

“Las economías que siguen un modelo de capitalismo inclusivo tienen un mejor desempeño en el índice que aquellas enfocadas en el capitalismo de accionistas o el capitalismo de Estado”, es una de las conclusiones del Social Mobility Index del WEF.

No son palabras huecas, en esos países el capitalismo inclusivo obliga a que las acciones de gobierno sirvan a causas como la igualdad humana y la diversidad, que valoren la ecología del país en particular y del planeta en general, que se generen beneficios para los accionistas de las empresas para que estas a su vez paguen mejores salarios, y compartan una parte de sus beneficios como subvenciones a causas de impacto social.

Como resultado, los indicadores sociales en las naciones nórdicas son muy cercanos a la excelencia, mientras que países como México están a años luz de alcanzarlos. Pero no es algo que se logró de la noche a la mañana, es el trabajo generacional, la constancia de las políticas públicas, así como la visión de país, lo que ha llevado a estas naciones a ser lo que hoy son en términos de beneficios sociales.

Veamos algunos datos duros de las naciones nórdicas; las comparaciones con otros países son ociosas, pero inevitables.

Te puede interesar: Las causas de la movilidad social estancada en México

Países Nórdicos
Google Maps Países Nórdicos

Salud

Está demostrado que la desnutrición infantil y adolescente es el primer impedimento para aprovechar las oportunidades en la edad adulta. Un niño malnutrido será un adulto con problemas de salud y capacidad cognitiva. México tiene una tasa de desnutrición de 16.3 por ciento entre su población de niños y jóvenes (5 a 19 años). El promedio nórdico se ubica en 9.3 por ciento. En este rubro, las naciones africanas y algunas sudamericanas han logrado abatir la desnutrición hasta prácticamente eliminarla, tienen una tasa de 0.1 por ciento. Es decir, México no ha aprendido ni siquiera de los ejemplos de otras naciones más pobres.

Contar con servicios para el cuidado de la salud es solamente una parte, lo ideal es contar con servicios de calidad. En este sector los países nórdicos llevan mucha ventaja, los mejor rankeados por el WEF son Islandia en el primer lugar, Noruega en el segundo, Finlandia quinto, Suecia octavo y Dinamarca decimosexto. Nuestro país ocupa la posición 61, superado por Colombia, Panamá, Uruguay, Chile y Costa Rica, aunque arriba de Brasil.

El acceso a servicios de salud con calidad se refleja en una mayor expectativa de vida, en este rubro nuevamente México no llega ni a media tabla mientras que las naciones nórdicas se colocan en los primeros sitios de los 82 países analizados. Nuestro país ocupa el sitio 58 en expectativa de vida ajustada por la desigualdad.

Lee: AMLO acusa, sin mostrar pruebas, de un monopolio en medicamentos para el cáncer

Salud
Envato Elements

Educación

Un indicador muy utilizado en el mundo es el número de estudiantes por docente; es decir, cuántos alumnos atiende en promedio un profesor. Está demostrado que la capacidad de comunicación y la enseñanza se aprovecha mejor cuando un maestro tiene un grupo más pequeño respecto a quien debe atender mayor cantidad de estudiantes. En promedio el número de alumnos por docente en las primarias de los países nórdicos es de 11.9 alumnos: Noruega tiene un indicador de 10.2 alumnos por maestro, Islandia 11.1, Dinamarca 11.9, Suecia 12.8 y Finlandia 13.7 alumnos. En contraste, un profesor mexicano debe atender en promedio a más del doble de alumnos de los que atienden sus pares nórdicos, nuestro país tiene una tasa de 26.6 alumnos por docente.

Decíamos que el capitalismo inclusivo trata de generar oportunidades para que los habitantes del país tengan las mayores posibilidades de mejorar su estatus económico; el tema abarca asuntos tan diversos que van desde el fomento al empleo hasta la capacitación por parte del estado para proporcionar mayores habilidades a quienes han perdido su trabajo, se trata de un concepto integral. Hablemos de aspectos como las políticas para el fomento del mercado laboral.

Pixabay Reforma educativa

Mercado laboral

¿Dónde están las mayores y mejores políticas activas e inclusivas para el mercado laboral?  En Asia y Europa, especialmente en, los países nórdicos. Islandia es el mejor posicionado al ocupar el quinto sitio, seguido por Dinamarca en el sexto lugar, Noruega en el octavo y Finlandia en la novena posición, Suecia ocupa el lugar 23. México está en la posición 68.

¿Quiere usted vivir, amable lector, en un país que tenga políticas activas y permanentes para el fomento del mercado laboral?, se supone que la inmensa mayoría de las naciones las tiene, pero una cosa es el discurso y otra los resultados.

Hoy día acceder al mercado laboral es cada vez más difícil sin habilidades digitales; de hecho, los analfabetas del Siglo 21 ya no son tanto quienes no saben leer ni escribir, existe algo peor, el analfabetismo digital. Es de tal relevancia, que ya es una obligación de los estados fomentar e impulsar este tipo de habilidades en la población para que tengan más y mejores oportunidades laborales.

Al respecto, tres países nórdicos son los que llevan la delantera en este indicador, el de la población con las mayores habilidades digitales. Finlandia ocupa el primer sitio, le sigue Islandia y luego Suecia, Dinamarca está en la novena posición y finalmente Noruega en el decimotercer lugar. Nuestro país está lejos, muy lejos, en el sitio 70.

Empleo
Especial

Políticas sociales inclusivas, una realidad más que un discurso

Podemos seguir con las comparaciones de indicadores de bienestar entre los países nórdicos y naciones como México, en todas las diferencias no solamente es evidente, sino abismal en muchos casos. Nuestro país tiene muchísimo que hacer al respecto.

Sucede que en este tipo de naciones europeas pasaron algunas cosas que aquí no se han cristalizado. Primero, se pusieron de acuerdo para ver qué tipo de país querían y hacia dónde deseaban ir, luego juntos impusieron políticas públicas de largo aliento, generacionales, reinventar un país cada determinado tiempo es la mejor manera de nunca llegar a nada, así lo entendieron los países nórdicos. Ponerse de acuerdo incluyó a todos los actores, desde políticos hasta empresarios pasando por toda la sociedad, no era posible avanzar con unos cuántos, eran todos o no era nadie. Como señalamos, este trabajo no se hizo de la noche a la mañana, incluso hay quienes ya murieron y no lograron ver los resultados. Fue un trabajo que trascendió generaciones, y todavía está incompleto.

La clave del éxito según los estudiosos del tema de los países nórdicos, consistió en que las políticas sociales inclusivas se llevaron a la práctica, se realizaron acciones con acuerdos previos, este tipo de políticas, el capitalismo inclusivo, pasó de ser un discurso a ser una serie de acciones, a la implementación. Por eso, aspirar a tener servicios de salud como lo tienen los países nórdicos, y un nivel de vida similar, requiere una tarea que debe iniciarse de inmediato y los resultados no se verán en el corto plazo. Si pasamos del discurso a las acciones dentro de algunas generaciones los mexicanos podremos competir con el sistema nórdico, el problema es que no hemos siquiera empezado. El capitalismo inclusivo no es un discurso, es una realidad, pero requiere de acuerdos y acciones.    

Te puede interesar: ¿México necesita más crecimiento o más desarrollo?

capitalismo inclusivo dinamarca Finlandia Islandia Noruega países nórdicos stakeholder capitalism suecia
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Mag21
Comentarios