Buscador
Ver revista digital
Economía

EU subirá impuestos a empresas para acabar con la “competencia fiscal destructiva”

14-04-2021, 9:34:04 AM Por:
Yanet Yellen
© Especial

Bajar la tasa corporativa del impuesto en 2017 fue un gran error, a pesar de que Wall Street lo celebró con estridencia, dijo la secretaria del Tesoro, Janet Yellen.

Bajar la tasa corporativa del impuesto en 2017 fue un gran error, a pesar de que Wall Street lo celebró con estridencia, dijo la secretaria del Tesoro, Janet Yellen.

El sistema tributario para corporativos en Estados Unidos está fracturado y eso representa un enorme costo para la nación más poderosa de la tierra. Si no se hace nada las consecuencias serán desastrosas llevando a ese país a un grave deterioro en unos años ya que se encuentra inmerso en una “carrera hacia el fondo” con otras naciones, de la que nadie saldrá ganando.

Lo anterior no lo dice cualquier persona, sino una de las mujeres más poderosas de las finanzas globales en lo que vamos de este siglo; Janet Yellen, actual secretaria del Tesoro de Estados Unidos en el gobierno de Joe Biden y Presidenta del Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) entre febrero de 2014 y el mismo mes de 2018, con los presidentes Barack Obama y Donald Trump.

Yellen fustiga en un artículo publicado en el Wall Street Journal a la que en su momento se denominó “histórica reducción” de impuestos corporativos en su país, decretada por el presidente Trump, que contribuyó a consolidar el crecimiento del mercado de valores en Wall Street hasta que prácticamente llegó la pandemia a terminarlo.

Esa reducción fue un gran error que puede llevar a Estados Unidos a una situación de deterioro en su economía, lo explica Yellen.

El error de 2017

Ajustar a la baja la tasa corporativa de impuestos fue un gran error, de lo que se trata ahora es de corregirlo para llevar al país hacia una era de prosperidad sostenible, señala la exbanquera central.

Y afirma que este ajuste fue un error debido a lo siguiente:

En los últimos años la recaudación de impuestos corporativos en Estados Unidos ha caído a su nivel más bajo desde la Segunda Guerra Mundial, apenas representa el 1 por ciento del PIB del país.

El argumento para bajar las tasas de impuestos corporativos era que habría más inversión y producción en el país. Sin embargo, Janet Yellen señala que eso no sucedió, lo anterior debido a una sencilla razón, otros países miran lo que hace Estados Unidos y cuando baja sus tasas, ellos las bajan más todavía.

Lo anterior define según Yellen la “carrera hacia el fondo” o carrera hacia abajo, un recorte de tasas impositivas para los corporativos a ver quién es más competitivo. Al final, dice Yellen, ningún país gana.

Estados Unidos hizo ajustes adicionales que no le han favorecido. De hecho, puso a las empresas ante la posibilidad de tomar una sencilla pero “perversa” decisión, que no desaprovecharon. Las empresas estadounidenses pueden trasladar sus ganancias y operaciones extranjeras a Estados Unidos, donde el impuesto es del 21 por ciento, o puede mantenerlos en cualquier otra parte del mundo, donde Estados Unidos le cobrará la mitad, es evidente la decisión que toman las compañías.

También el sistema fiscal de Estados Unidos permite que el primer 10 por ciento de los rendimientos obtenidos por los activos extranjeros no paguen impuestos, esto es un incentivo para que las empresas muevan sus inversiones a otras naciones.

Pero todo lo anterior sería incluso soportable de no ser por los efectos que se han generado. Janet Yellen advierte que los ingresos fiscales de Estados Unidos ya se encuentran en sus niveles más bajos en generaciones, conforme se vayan reduciendo habrá menos recursos para construir todo tipo de infraestructura: aeropuertos, carreteras, puentes, banda ancha, formación laboral e investigación y desarrollo, etc. Los recursos destinados a estos rubros de hecho han disminuido durante cuatro décadas y es hora de poner un alto a la situación.

Yellen aporta algunos datos: Por ejemplo, señala que la infraestructura estadounidense ha caído al sitio 13 en los años recientes, mientras que, debido a esta misma infraestructura deficiente, los exportadores del país tendrán que asumir costos por hasta 2.4 billones de dólares en las próximas dos décadas.

La apuesta de Estados Unidos

El país más poderoso del mundo ha decidido así terminar con la “carrera hacia el fondo” que claramente ha perdido, junto con el resto de las otras naciones y con los corporativos del país; Yellen señala que han decidido cambiar las reglas del juego. Así, Estados Unidos ya no competirá por tener las tasas más bajas que Suiza o Las Bermudas, sino por tener la mejor infraestructura posible, sólo así se asegurará de una economía más próspera. Para iniciar, Yellen calcula que este cambio le aportará a Estados Unidos un crecimiento adicional de 1.6 por ciento del PIB, algo así como 400 mil millones de dólares.

Yellen espera que con la salida de Estados Unidos de esta “carrera hacia el fondo”, también los demás países lo hagan ya que la única forma de terminar con lo que llama la “competencia fiscal destructiva” es que las economías dejen de socavarse unas a otras y acuerden una política global de impuesto mínimo.

Estados Unidos impuestos corporativos infraestructura janet yellen joe biden
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios