Buscador
Ver revista digital
Recursos Humanos

Brecha salarial, ¿qué es, por qué ocurre y cómo podemos solucionarla?

18-09-2023, 12:58:06 PM Por:
Salario mínimo 2022
© Depositphotos

Para entender la importancia de este día, te explicamos qué se entiende por igualdad salarial, cuáles son las causas más comunes de la desigualdad en salarios y qué se puede hacer al respecto.

Hoy 18 de septiembre es Día Internacional de la Igualdad Salarial. Este día es conmemorado desde 2020 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para resaltar la importancia de equiparar la igualdad salarial en trabajos de igual valor.

La ONU resalta que, en todas las regiones, a las mujeres se les paga menos que a los hombres, con una brecha salarial de género estimada alrededor del 20 % a nivel mundial. La igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas siguen estancados debido a la persistencia de desigualdades históricas y estructurales en las relaciones de poder entre mujeres y hombres.

Para entender la importancia de este día, te explicamos qué se entiende por igualdad salarial, cuáles son las causas más comunes de la desigualdad en salarios y qué se puede hacer al respecto.

¿Cuándo es el Día Internacional de la Igualdad Salarial?

El Día Internacional de la Igualdad Salarial, también conocido como Día de la Igualdad Salarial, se celebra el 18 de septiembre de cada año. Este día tiene como objetivo concienciar sobre la brecha salarial de género y promover la igualdad de salarios entre hombres y mujeres en todo el mundo. Durante esta fecha, se llevan a cabo diversas actividades y campañas para destacar la importancia de eliminar la discriminación de género en el ámbito laboral, particularmente en lo que respecta a la remuneración.

¿Qué se entiende por igualdad salarial?

La igualdad salarial, también conocida como igualdad de remuneración, se refiere a la idea de que las personas que realizan un trabajo de igual valor o de igual naturaleza deberían recibir una compensación equivalente, independientemente de su género, raza, orientación sexual u otras características personales. En otras palabras, la igualdad salarial busca eliminar la discriminación salarial basada en factores que no están relacionados con el desempeño laboral o las responsabilidades del trabajo.

En particular, cuando hablamos de igualdad salarial de género, nos referimos a garantizar que las mujeres y los hombres que desempeñan funciones similares o iguales en el lugar de trabajo reciban un salario igual por un trabajo de igual valor. Esto significa que las diferencias salariales injustas basadas en el género deben eliminarse, ya que históricamente las mujeres han enfrentado una brecha salarial en comparación con los hombres, a pesar de realizar tareas similares o idénticas.

La igualdad salarial es un principio fundamental de los derechos laborales y de igualdad de género. Muchos países tienen leyes y regulaciones destinadas a promover y proteger la igualdad salarial, y existen movimientos y campañas en todo el mundo que luchan por cerrar la brecha salarial de género y garantizar que todas las personas reciban una compensación justa y equitativa por su trabajo.

¿Cómo lograr la igualdad salarial?

Lograr la igualdad salarial es un objetivo importante que requiere esfuerzos tanto a nivel gubernamental como en el ámbito empresarial y social. Aquí hay algunas estrategias y acciones que pueden contribuir a lograr la igualdad salarial:

1. Legislación y políticas gubernamentales:

   – Implementar y fortalecer leyes y regulaciones que prohíban la discriminación salarial basada en el género, la raza, la orientación sexual y otras características personales.

   – Promulgar políticas de transparencia salarial que exijan a las empresas revelar información sobre las remuneraciones de sus empleados para identificar posibles brechas salariales.

   – Establecer medidas de cumplimiento y sanciones para las empresas que no cumplan con las leyes de igualdad salarial.

2. Auditorías salariales: Realizar auditorías salariales periódicas para identificar y corregir las diferencias salariales injustas dentro de una organización. Esto implica revisar las remuneraciones de los empleados y asegurarse de que se paguen salarios justos por trabajos de igual valor.

3. Promoción de la transparencia: Fomentar la transparencia en relación con las estructuras salariales y las oportunidades de carrera en las empresas. Esto puede ayudar a identificar y abordar posibles sesgos de género u otras formas de discriminación.

4. Educación y sensibilización: Llevar a cabo programas de capacitación y sensibilización para empleados y empleadores sobre la importancia de la igualdad salarial y la eliminación de sesgos de género y discriminación en el lugar de trabajo.

5. Fomentar la representación equitativa Promover la diversidad y la inclusión en todos los niveles de la organización, incluidos los puestos de liderazgo. Cuando haya más diversidad en la toma de decisiones, es más probable que se aborden las disparidades salariales.

6. Negociación salarial: Ayudar a las personas, especialmente a las mujeres, a negociar salarios de manera efectiva y a solicitar aumentos salariales cuando corresponda.

7. Medición y seguimiento Establecer indicadores clave de rendimiento para medir el progreso hacia la igualdad salarial y realizar un seguimiento constante de los datos salariales y de género.

8. Incentivos fiscales y programas de subsidios: Implementar incentivos fiscales y programas de subsidios que recompensen a las empresas que promuevan la igualdad salarial y adopten prácticas laborales equitativas.

9. Participación de la sociedad civil: Apoyar y colaborar con organizaciones de la sociedad civil y movimientos que abogan por la igualdad salarial y la igualdad de género en el ámbito laboral.

10. Promover la igualdad en la educación y la capacitación: Fomentar el acceso equitativo a la educación y la capacitación en todos los niveles para que las personas tengan igualdad de oportunidades para acceder a trabajos bien remunerados.

Lograr la igualdad salarial es un proceso continuo que requiere un compromiso constante de la sociedad, las empresas y los gobiernos. La colaboración y la concienciación son fundamentales para avanzar hacia un mundo donde todas las personas sean remuneradas de manera justa y equitativa por su trabajo, independientemente de su género u otras características personales.

En particular, cuando hablamos de igualdad salarial de género, nos referimos a garantizar que las mujeres y los hombres que desempeñan funciones similares o iguales en el lugar de trabajo reciban un salario igual por un trabajo de igual valor. Esto significa que las diferencias salariales injustas basadas en el género deben eliminarse, ya que históricamente las mujeres han enfrentado una brecha salarial en comparación con los hombres, a pesar de realizar tareas similares o idénticas.

La igualdad salarial es un principio fundamental de los derechos laborales y de igualdad de género. Muchos países tienen leyes y regulaciones destinadas a promover y proteger la igualdad salarial, y existen movimientos y campañas en todo el mundo que luchan por cerrar la brecha salarial de género y garantizar que todas las personas reciban una compensación justa y equitativa por su trabajo.

Carreras para mujeres
Envato Elements

¿Por qué es importante la equidad salarial?

La equidad salarial es importante por una serie de razones fundamentales, y estas razones están relacionadas tanto con la justicia social como con el beneficio económico y social en general:

1. Justicia y derechos humanos: La equidad salarial es una cuestión de derechos humanos fundamentales. Todas las personas tienen derecho a recibir una remuneración justa e igual por un trabajo de igual valor, sin importar su género, raza, orientación sexual u otras características personales. La falta de equidad salarial representa una forma de discriminación que socava estos derechos básicos.

2. Igualdad de género: La equidad salarial es esencial para abordar la brecha de género en los ingresos. En muchas partes del mundo, las mujeres han enfrentado históricamente salarios más bajos que los hombres por realizar trabajos de igual valor. La igualdad salarial es un componente clave de la igualdad de género y contribuye a empoderar económicamente a las mujeres.

3. Reducción de la pobreza: Cuando las personas reciben salarios justos, tienen más recursos para satisfacer sus necesidades básicas, como alimentos, vivienda, atención médica y educación. La equidad salarial ayuda a reducir la pobreza y a mejorar la calidad de vida de las personas y sus familias.

4. Motivación y productividad: Cuando los empleados sienten que están siendo remunerados de manera justa, están más motivados y comprometidos en sus trabajos. Esto puede aumentar la productividad y la calidad del trabajo, lo que beneficia a las empresas y a la economía en general.

5. Atracción y retención de talento: Las empresas que promueven la equidad salarial son más atractivas para los empleados talentosos. La igualdad salarial puede ayudar a atraer y retener a personas de diversos orígenes y habilidades, lo que puede impulsar la innovación y el éxito empresarial.

6. Diversidad e inclusión: La equidad salarial es un componente clave de una cultura laboral diversa e inclusiva. Promover la igualdad de remuneración contribuye a crear un ambiente de trabajo donde todas las personas se sienten valoradas y tienen igualdad de oportunidades.

7. Estabilidad social: La falta de equidad salarial puede dar lugar a tensiones sociales y descontento. Cuando existe una brecha significativa entre los ingresos de diferentes grupos de la sociedad, puede generar desigualdades socioeconómicas y aumentar la polarización.

8. Crecimiento económico: La equidad salarial puede impulsar el crecimiento económico al aumentar el poder adquisitivo de las personas y, por lo tanto, estimular la demanda de bienes y servicios. Esto puede tener un efecto positivo en la economía en general.

9. Cumplimiento normativo: En muchos países, la igualdad salarial es un requisito legal. Las empresas que no cumplen con las leyes de igualdad salarial pueden enfrentar sanciones y daños a su reputación.

En resumen, la equidad salarial es importante porque promueve la justicia, la igualdad de género, la estabilidad social y económica, y contribuye al éxito sostenible de las empresas y la sociedad en su conjunto. Es un principio fundamental que aborda cuestiones de derechos humanos y justicia social, al tiempo que beneficia a la economía y a las organizaciones.

¿Qué provoca la desigualdad salarial? Causas más comunes

La desigualdad salarial puede tener múltiples causas, y su origen puede variar según el contexto económico, social y cultural. Aquí se mencionan algunas de las causas más comunes que provocan desigualdad salarial:

1. Discriminación de género: Históricamente, las mujeres han enfrentado salarios más bajos que los hombres por realizar trabajos de igual valor. Esta discriminación de género puede deberse a prejuicios y estereotipos que perpetúan la idea de que ciertos trabajos son más adecuados para hombres o mujeres.

2. Discriminación racial y étnica: Las personas de diferentes razas y etnias también pueden experimentar desigualdad salarial debido a la discriminación racial y étnica. Los prejuicios y la discriminación en el lugar de trabajo pueden llevar a que los trabajadores de ciertos grupos reciban salarios más bajos que sus colegas de grupos étnicos o raciales diferentes.

3. Diferencias en la educación y la capacitación: Las disparidades en los niveles de educación y capacitación pueden influir en las diferencias salariales. Si ciertos grupos tienen menos acceso a la educación de calidad o a oportunidades de capacitación, es más probable que enfrenten salarios más bajos.

4. Sesgo en la negociación salarial: Las personas que son menos propensas a negociar salarios o beneficios pueden recibir menos remuneración que aquellas que son más asertivas en la negociación. Esto puede contribuir a la desigualdad salarial, ya que las mujeres, en particular, a menudo son menos propensas a negociar sus salarios.

5. Segregación ocupacional: La segregación ocupacional se refiere a la tendencia de ciertos grupos a ocupar trabajos en campos específicos. Si estos campos están tradicionalmente mal remunerados o están asociados con un género o grupo racial en particular, puede dar lugar a desigualdades salariales.

6. Brecha de cuidado: Las mujeres a menudo enfrentan una brecha de cuidado debido a responsabilidades familiares, como cuidar a hijos o familiares enfermos. Esto puede llevar a interrupciones en sus carreras y reducir sus ingresos a largo plazo.

7. Jerarquía laboral y discriminación en ascensos: Las oportunidades de ascenso y promoción pueden verse afectadas por sesgos de género, raza u otras formas de discriminación. Si ciertos grupos enfrentan barreras para avanzar en sus carreras, esto puede influir en sus salarios.

8. Negociación colectiva y sindicalización: La existencia de sindicatos y la negociación colectiva pueden influir en los salarios. Los trabajadores que están sindicalizados a menudo tienen más poder de negociación y pueden obtener salarios más altos en comparación con aquellos que no están sindicalizados.

9. Diferencias regionales: Las diferencias en el costo de vida y las condiciones económicas en diferentes regiones pueden llevar a desigualdades salariales. Los trabajadores en áreas de alto costo de vida pueden recibir salarios más altos que aquellos en áreas de bajo costo de vida.

10. Políticas y regulaciones laborales: Las políticas gubernamentales, como el salario mínimo, las leyes de igualdad salarial y las regulaciones laborales, pueden influir en la equidad salarial en un país o región determinados.

Es importante señalar que la desigualdad salarial puede ser el resultado de una combinación de estas y otras causas, y a menudo es un problema complejo que requiere una atención cuidadosa y medidas para abordar estas disparidades.

FINANZAS PERSONALES: Pese a brecha salarial, mujeres mexicanas ahorran más para su retiro que los hombres, refiere estudio

¿Cómo se da la igualdad en el trabajo? Ejemplos

Lograr la igualdad salarial en el trabajo implica implementar una serie de medidas y políticas diseñadas para eliminar las disparidades salariales basadas en el género, la raza, la orientación sexual u otras características personales. Aquí tienes algunos ejemplos de cómo se puede lograr la igualdad salarial en el trabajo:

Depositphotos Paridad de género

1. Auditorías salariales: Realizar auditorías salariales periódicas para analizar las diferencias salariales dentro de la organización. Esto implica revisar los salarios de los empleados para asegurarse de que se pague de manera justa por trabajos de igual valor.

2. Transparencia salarial: Promover la transparencia en relación con las estructuras salariales y las políticas de compensación. Publicar rangos salariales para diferentes puestos y niveles en la organización para que los empleados tengan una idea clara de lo que se paga.

3. Eliminación de preguntas sobre historial salarial: En algunas jurisdicciones, se han promulgado leyes que prohíben a los empleadores preguntar sobre el historial salarial de los candidatos durante el proceso de contratación. Esto ayuda a evitar que las disparidades salariales previas se perpetúen.

4. Políticas de igualdad salarial: Establecer políticas internas que prohíban la discriminación salarial y promuevan la igualdad de remuneración. Estas políticas deben ser comunicadas claramente a los empleados y aplicadas de manera consistente.

5. Educación y sensibilización: Ofrecer programas de capacitación y sensibilización sobre la igualdad salarial y la eliminación de sesgos de género y discriminación en el lugar de trabajo. Esto puede ayudar a crear una cultura de igualdad.

6. Negociación salarial transparente: Establecer procesos de negociación salarial transparentes y equitativos para todos los empleados. Proporcionar capacitación a los empleados sobre cómo negociar salarios de manera efectiva.

7. Promoción de la diversidad y la inclusión: Fomentar la diversidad en todos los niveles de la organización, incluidos los puestos de liderazgo. Esto puede incluir programas de desarrollo de liderazgo para empleados de diversos orígenes.

8. Revisión de políticas de ascenso y promoción: Evaluar y ajustar las políticas de promoción para asegurarse de que sean equitativas y que no haya sesgos que impidan el avance de ciertos grupos.

9. Incentivos basados en méritos: Establecer sistemas de recompensas basados en el desempeño y los logros, en lugar de en factores personales como el género o la raza.

10. Monitoreo constante: Realizar un seguimiento continuo de los datos salariales y de género para identificar y abordar cualquier disparidad que surja con el tiempo.

11. Compromiso con políticas gubernamentales: Cumplir con las leyes y regulaciones laborales relacionadas con la igualdad salarial y estar dispuesto a cooperar con las auditorías gubernamentales cuando sea necesario.

12. Participación de sindicatos y grupos de defensa: Trabajar con sindicatos y organizaciones de defensa de los derechos laborales para promover la igualdad salarial y abogar por la justicia en el lugar de trabajo.

Estos son solo algunos ejemplos de medidas que pueden ayudar a lograr la igualdad salarial en el trabajo. La implementación exitosa de estas acciones suele requerir un compromiso a largo plazo por parte de la empresa y una cultura de igualdad y equidad en el lugar de trabajo.

MÁS NOTICIAS:

autor Equipo de jóvenes periodistas cuyo objetivo es explicar las noticias más relevantes de negocios, economía y finanzas. Nos apasiona contar historias y creemos en el periodismo ciudadano y de servicio.

Comentarios