Buscador
Ver revista digital
Actualidad

Ataque de Rusia a Ucrania: Estas son las leyes de la guerra que debes conocer

24-02-2022, 1:27:04 PM Por:
Conflicto Ucrania Rusia
© Especial

Las normas internacionales sobre conflictos bélicos intentan salvar vidas y evitar sufrimientos a la población civil y combatientes.

El Derecho Internacional Humanitario es la denominación oficial con la que se conocen las leyes de la guerra, se trata de normas jurídicas con las que se intenta salvar vidas, evitar sufrimientos a la población civil y a los combatientes, restringir el uso de ciertas armas, y evitar los tratos crueles e inhumanos en el caso de prisioneros y poblaciones ocupadas.

Ante el ataque de Rusia sobre el territorio de Ucrania, que no solo incluye a las provincias separatistas de Donestk y Luhansk, se deben observar por parte de las tropas rusas comportamientos acordes a la legislación bélica internacional, a pesar de que -paradójicamente- una guerra en sí misma entraña el rompimiento del diálogo y el Estado de derecho, la irrupción violenta de un país sobre otro, lesiones a las personas y pérdida de vidas.

Convenciones de Ginebra

Son más de quince las principales leyes que regulan la guerra a nivel internacional, destacándose las cuatro Convenciones de Ginebra de 1949, su Protocolo de 1977, además de su reglamento y diversos anexos.

Entre estas normas se encuentran la Convención para proteger a las personas civiles en tiempo de guerra; la Convención para el mejoramiento de la condición de los heridos y enfermos de las fuerzas armadas en campaña; la Convención relativa al tratamiento de prisioneros de guerra; y el Reglamento concerniente a las leyes y usos de la guerra terrestre.

Así, las leyes de la guerra prevén que en este tipo de hostilidades hay formas violentas que no deben ser utilizadas, por ejemplo, emplear veneno o armas envenenadas; matar o herir a traición a individuos que pertenezcan a la nación o al Ejército enemigo; y matar o herir a un enemigo que, habiendo depuesto las armas o careciendo ya de medios de defensa, se haya rendido.

El Reglamento concerniente a las leyes y usos de la guerra terrestre detalla, a partir de su artículo 25, que “está prohibido atacar o bombardear ciudades, aldeas, habitaciones o edificios que no estén defendidos”. De igual forma, el comandante de las tropas asaltantes, antes de emprender un bombardeo, deberá hacer todo lo que de él dependa para dar el correspondiente aviso a las autoridades de la contraparte.

Así mismo, “durante los sitios y bombardeos se deben tomar todas las medidas necesarias para respetar, en cuanto sea posible, los edificios consagrados a los cultos, a las artes, a las ciencias y a la beneficencia; los hospitales y los lugares en donde se hallen reunidos los heridos y enfermos”.

Tampoco se permite el uso de armas químicas ni de destrucción masiva, en tanto que deben respetarse los derechos humanos de los civiles y prisioneros de guerra.

Territorios ocupados

Cuando un territorio de un país ya ha sido ocupado por el Ejército de la nación atacante, dicha ocupación solo debe circunscribirse a la zona efectivamente sometida por el Ejército enemigo. En ese escenario, el saqueo del área está terminantemente prohibido.

Si la autoridad del poder legal pasa -de hecho- a manos del país ocupante, este debe tomar todas las medidas necesarias para restablecer de inmediato, hasta donde sea posible, “la vida y el orden público, respetando, salvo el caso de imposibilidad absoluta, las leyes vigentes en el país” ocupado.

La fuerza de ocupación tiene prohibido obligar a los habitantes del territorio ocupado a tomar parte en las operaciones militares; no se permite forzar a los ciudadanos de un territorio ocupado a jurar fidelidad a la potencia enemiga; en tanto que esta última debe respetar el honor y los derechos de la familia, la vida de los individuos, la propiedad privada, así como las convicciones religiosas de las personas en esos sitios.

Sobre los prisioneros de guerra, se destaca que estos pasan al poder del gobierno enemigo y no de los individuos o cuerpos que los hayan capturado. Por eso la manutención de los prisioneros está a cargo del gobierno ocupante. Además, todos los prisioneros en cualquier conflicto bélico deben ser tratados con humanidad, incluyendo el respeto a sus pertenencias, salvo las armas y papeles de guerra.

Salvaguarda de civiles

De acuerdo con la Convención de Viena relativa a la protección de personas civiles en tiempos de guerra, las personas que no participen activamente en las hostilidades, incluidos los miembros de las fuerzas armadas que hayan depuesto las armas y las personas puestas “fuera de combate” por enfermedad, herida o detención, serán tratadas en todas las circunstancias con humanidad, sin distinción alguna desfavorable fundada en la raza, el color, la religión o fe, el sexo, el nacimiento o la fortuna, o cualquier otro criterio análogo.

Esta norma prohíbe que los Ejércitos beligerantes ejerzan violencia contra la vida de civiles. De manera específica está prohibido el asesinato, la mutilación, los tratos crueles y la tortura; la toma de rehenes; los ultrajes a la dignidad personal, en particular el trato humillante y degradante; y el dictado de sentencias y la realización de ejecuciones sin sentencia previa.

Los heridos y los enfermos deben ser recogidos y atendidos, y para ello un organismo humanitario imparcial, como el Comité Internacional de la Cruz Roja, puede ofrecer sus servicios a las partes en conflicto.

En ese tenor, en un comunicado emitido este jueves por Peter Maurer, presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja, pidió tanto a Rusia como a Ucrania “adherirse al derecho internacional humanitario”, y garantizar la protección de la población civil y de los detenidos.

“Deben abstenerse de ataques que violen las reglas de conducción de las hostilidades o las prohibiciones sobre los medios y métodos de guerra. Debe evitarse el uso de armas con efectos de área amplia en áreas pobladas”, y los ataques no deben dirigirse contra bienes de carácter civil, apuntó Maurer en el documento.

La Cruz Roja internacional recordó que se debe proteger el espacio para la acción humanitaria neutral, de modo que esa institución, junto con la Cruz Roja de Ucrania, el Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja puedan mantener el acceso a los civiles.

El comunicado reitera un “llamado a todos los Estados para que hagan todo lo que esté a su alcance e influencia para evitar la escalada de un conflicto cuyo costo y consecuencias para las poblaciones civiles superan la capacidad de protegerlas y asistirlas”.

MÁS NOTICIAS:

autor Periodista y abogada, especialista en análisis jurídico y de derechos humanos. Ha sido reportera, conductora de radio y editora.

Comentarios