Genéricos, la pesadilla de las patentes farmacéuticas

En México, donde las medicinas son más caras que en EU o Canadá, seis de cada 10 son genéricos accesibles a la población de menores recursos.

11-09-2012, 1:28:03 PM

En México,
seis de cada 10 .medicamentos son genéricos,
según un estudio elaborado por IMD Health. La investigación indica que el 76%
de las medicinas que compra el Gobierno
para las instituciones públicas de salud
son genéricos.

Por su parte, un estudio de la Universidad de Wharton
denominado ‘Precio y disponibilidad
de productos .farm.acéuticos:
Evidencias en nueve países’, afirma que las medicinas en México son más caras en
relación al ingreso per cápita, que en Estados Unidos o Canadá.

El estudio señala que las asociaciones de consumidores han criticado a los laboratorios por el excesivo precio de
los medicamentos de patente y su
estrategia de impedir que los genéricos entren en el mercado. “Algunas de las
.empresas farmacéuticas que estaban en la cresta de la ola en la década de los
90 ya no lo están”, afirma Patricia Danzón, supervisora del estudio.

No obstante, la Comisión de
Propiedad Intelectual de la Asociación Mexicana de Industriales de
Investigación Farmacéutica (CPAMIIF) explica que el sector de genéricos
en México se duplicó entre 2005 y 2010, lo que sitúa al mercado nacional como
uno en donde los genéricos tienen más éxito, por encima de Francia, España,
Italia y Japón.

¿Regular
los precios acierto o desacierto?

Los investigadores de Wharton señalan que cuando los
precios de las medicinas no están
regulados, como en el caso de Estados Unidos o México, los precios de los
medicamentos patentados son más elevados respecto a los genéricos. Esto permite
a los grandes laboratorios invertir más en I+D,
lo que se traduce en el desarrollo de nuevas patentes. Por otra parte, en algunos
países europeos, en donde los precios sí están regulados, los incentivos para
innovar y patentar son menores, pues las ganancias de los laboratorios también
lo son.

Según  la CPAMIIF, producir un medicamento patentado
cuesta a los .grandes laboratorios, al menos, unos mil 200 millones de dólares y
tarda entre 10 y 12 años en llegar al mercado. Por lo que el plazo para
recuperar la inversión antes de que se venza la patente es de ocho años como
máximo, lo que explica el elevado costo de las medicinas patentadas.

“Este es un problema de doble filo”, afirma el doctor
Samuel Romano, cirujano residente del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía
de la Ciudad de México. “Yo no tengo ningún problema en recetar un medicamento
genérico a un paciente, siempre y cuando no sea para un problema delicado. Si
alguien tiene arritmia cardiaca, receto una medicina de marca, prefiero no
arriesgarme, porque, aunque los genéricos funcionan bien y son más baratos, la
investigación que tienen detrás las medicinas
patentadas
me da más confianza”, afirma el cirujano.

Para Danzón, la razón que explica que en México los
medicamentos sean más caros que en otras partes del mundo, en relación a los
ingresos, reside en que las diferencias
económicas
entre la clase media o alta y la baja son muy acusadas. “Las farmacéuticas
no establecen precios de descuento para
las clases bajas”, por lo que su costo se centra en satisfacer el mercado de
clase media alta. “Esto es algo que también ocurre en países de renta media, como Sudáfrica”, afirma
Danzón.

Las consecuencias de que los precios de los medicamentos
patentados sean caros provocan que la clase
baja
, en países como México, no tenga acceso a esas medicinas y se vea
forzada a adquirir genéricos.

Genéricos
de marca y sin marca

La profesora Danzón afirma que en los países donde los precios
de los medicamentos están regulados, como Francia,
las ventas de genéricos no son tan altas. En el caso galo llegan a un 28% del
total. En el polo opuesto están países como Estados Unidos, Alemania o México, en donde los precios de los
medicamentos no están regulados, y en donde la venta de genéricos supone un 58,
61% y 63% del total, respectivamente.

Existen medicinas genéricas de marca, que “compiten
parcialmente con los medicamentos de marca”, explica el estudio sobre genéricos
patrocinado por laboratorios Merck,
mientras que los que no tienen marca son aún más baratos. En este sentido, en
Estados Unidos la venta de genéricos sin marca representa el 18% de las ventas
totales, aunque, en unidades, ese porcentaje aumenta hasta el 58%, lo que
refleja su bajo costo, mientras que en Alemania los genéricos de marca
representan el 34% de las ventas y el 61% de las unidades.

Falsificación

A pesar de que existen diferentes variedades de
medicamentos, la Comisión Federal
Mexicana para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) denuncia que el 1% de las .medicinas vendidas en
México en el “mercado regular” y el 3% de los medicamentos vendidos en el “mercado informal”, como puestos
callejeros o mercados, son falsificados.
Es decir, no son genéricos, sino copias de medicinas conocidas, como el viagra,
la cialis o la aspirina. Por lo que se recomienda a los consumidores no comprar
medicinas en el mercado informal.

¿Qué tipo de medicamentos consumes, genéricos o
patentados? ¿Cuál es el motivo de tu elección?

Para saber más:

.No juegues con los
medicamentos

.Píldoras inteligentes, la
salud también se vuelve digital

.EU enfrenta dudas en la aplicación de su reforma de salud