Generaciones de empresarias: ¿comienzan a construirse?

Aunque sólo 18% de las mujeres con altos cargos heredaron su empresa, comienzan a verse ciertos cambios en la materia. ¿Hay ejemplos en México?

07-06-2011, 11:18:34 AM

Si bien, cada vez se nota una mayor presencia de .mujeres en las empresas, ésta no ha sido igual en los altos mandos. Según datos de Add Talentia, sólo 10.8% de los altos cargos de las mayores empresas del mundo son mujeres. Este porcentaje es sólo de 2% en Estados Unidos, y no dista mucho del panorama que se vive en México.        

En el país, asegura Gina Zabludowsky a través de su estudio “Presencia de las mujeres ejecutivas en México”, el sexo femenino representa 14 % de los funcionarios y directivos; no obstante, la mayoría permanece en las posiciones más bajas de la pirámide organizacional, con cargos administrativos entre 51 y el 55 por ciento.

El estudio de Zabludowsky, que contempló a 600 empresas mexicanas importantes, reveló que las .mujeres tienen 5.5 % de los cargos ejecutivos.

Lo anterior -indica- se debe principalmente al espíritu “machista” que aún existe en la empresa. Ello se nota sobre todo en el porcentaje de mujeres que hereda una empresa por parte de sus padres, lo que denota además una falta de confianza en ellas.

Según Zabludowsky, sólo 18% de mujeres mexicanas en altos cargos heredaron su empresa, mientras que 61% la fundaron. Por lo mismo, se entiende que la mayor presencia femenina se de en microempresas.

Al respecto, detalla que un buen número de hombres se iniciaron en la actividad empresarial de forma abrupta, ante la pérdida de sus empleos. Pero, en el caso de las mujeres un factor significativo es la trágica muerte de un familiar, que las dejó en la obligación de hacerse cargo.

Aunque por ahora les resulta difícil llegar a la cima de las compañías familiares, esta situación estaría empezando a cambiar en favor de ellas, de la mano de las nuevas generaciones de ejecutivas que relevan sus cargos a otras mujeres. ¿Sucede esto en México?

La herencia femenina

Quizá, uno de los ejemplos más recientes de .empresarias herederas exitosas es el de María Elena De Paul Cabral, quien recientemente recibió de Mujeres Empresarias Mexicanas (MEMAC) la distinción “Mujeres que trascienden”.

Actualmente se desempeña como directora de D’PAUL, empresa dedicada a la renta y venta de ropa fina para hombres, así como al servicio de asesoría personal y especializada en imagen.

La firma fue fundada en 1971, por el sastre profesional Jesús De Paul Solano. Años más tarde, en 1991, sus hermanos y ella decidieron crear un sistema de .franquicias, que al día de hoy se ha extendido por todo el territorio nacional.

Tal ha sido su éxito que próximamente abrirán una sucursal en Aguascalientes y otra Zacatecas, lo que sería la quinta empresa de la familia y el punto de venta número 37 del grupo D’PAUL, a nivel nacional.

Uno de los casos más reconocidos es el de la mujer más rica del país, la ejecutiva María Asunción Aramburuzabala, poseedora de 10% de la .cervecería Modelo, quien posee 2,027 millones de dólares en su cuenta.

La mujer es nieta de don Félix Aramburuzabala, fundador de la empresa en 1955. Años después, su padre, Pablo Aramburuzabala, ocupó la vicepresidencia, hasta su muerte, a la edad de 63 años. Su esposa Lucrecia y sus dos hijas -entre ellas María Asunción Aramburuzabala- se uneron sólidamente para resistir los fuertes ataques de grupos de interés que buscaban controlar su posición accionaria en la empresa, tomando finalmente el control de ésta.

A nivel internacional podemos ver ejemplos como Alicia y Esther Alcocer Koplowitz. Hace muchos años que estas hermanas forman parte del Fomento de construcciones y Contrata, en España, la constructora controlada por su madre, Esther Koplowitz.

Estas mujeres dominan la administración del órgano y están en contacto directo con los ejecutivos del grupo, que siempre dicen: “la familia manda, y mucho”.

Otro caso a destacar el de Judith Andic, hija del dueño de “Mango”, Isak Andic, que, tras estudiar diseño de modas durante tres años en París, se incorporó al negocio familiar, donde actualmente dirige el área de diseño de zapatos de la empresa.

Judith sigue los pasos de su hermano mayor, Jonathan, quien también lleva años ocupando puestos de responsabilidad en la compañía y actualmente lleva las riendas de la línea masculina.

Al ver los ejemplos, no resulta raro asegurar que la tendencia a entregar altos mandos a mujeres ejecutivas se da mucho más en el extranjero que a nivel nacional. Teresa Garza, cuenta que no logró un cargo directivo en 12 años de carrera en Gamesa, mientras estuvo en posesión de mexicanos. Sin embargo, cuando Pepsi la compró, en 1990, la trasnacional nombró inmediatamente a una mujer como directora. “Las multinacionales no te etiquetan, (ahí) todos tienen los mismos derechos”, opina Garza, actual directora de Recursos Humanos de Grupo Salinas.