¿Estamos en peligro de una nueva crisis?

A juicio del FMI, algunas economías latinoamericanas están creciendo a niveles insostenibles ¿Qué puede suceder?

11-05-2011, 2:21:39 PM

A pesar del fuerte crecimiento que han experimentado algunos países latinoamericanos como Perú, Brasil, .México y Chile durante el último tiempo, el temor de volver a vivir una .crisis como la del 2009 está aún latente.

Estas economías han sorteado la crisis, y más allá del efecto rebote producto de dicha recuperación, se suma la capacidad individual de cada gobierno para mejorar su situación, independiente del plano mundial.

Eso se pensaba, hasta hace poco, cuando en su informe “Perspectivas económicas: Las Américas – atentos al sobrecalentamiento”, el Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó sobre una situación que podría traer problemas para el inusual crecimiento de estas naciones: el sobrecalentamiento.

¿Cómo? Según el documento, América Latina se está adentrando en el “territorio peligroso” del sobrecalentamiento de sus economías y conviene que los gobiernos tomen medidas para equilibrar el .rápido crecimiento de los últimos años.

La postura, si bien se puede debatir utilizando las propias proyecciones realizadas por la autoridad, donde indican que la región podría crecer 4.75% este año (1.25 puntos menos que el año pasado), esto todavía no es “lo normal”.

Dicho de otro modo, aunque el crecimiento se ha moderado con respecto a las tasas del año pasado, “aún se sitúa por encima de la tasa de crecimiento potencial”, dice el FMI.

De todos modos hay opiniones encontradas. Según Nathan Pincheira, economista de Banchile Inversiones, si bien estamos teniendo tasas de crecimiento altas, no hay que perder el foco de que las tasas se desmarcan dentro de un proceso de normalización del crecimiento de la crisis subprime que afectó el año 2009.

Esto podría estar sucediendo también en otras economías de la región que tienen un crecimiento más allá de lo esperado.

Asimismo, -continúa Pincheira- “El Banco Central dice que la brecha ya se habría cerrado durante el primer trimestre. Por lo tanto creemos que las tasas de crecimiento deberían moderarse más allá de seguir aceleradas. Este es un punto importante cuando se habla de sobrecalentamiento. Nosotros creemos que la economía no está sobrecalentada, pero hay riesgo de sobrecalentamiento, pero no está sobrecalentada”.

¿Cuáles son los riesgos de un sobrecalentamiento?

De producirse el panorama propuesto por el FMI, la economía podría caer en una suerte de burbuja, tal como sucedió en la crisis pasada, iniciada en Estados Unidos tras la crisis subprime en el .sector inmobiliario.

“Al haber más liquidez, o más cantidad de dinero, se produce que ciertos activos (en la bolsa o sector inmobiliario) al final tengan mayor demanda y esto, a su vez, haga que aumente su precio más allá de lo que deberían”, dijo al respecto Pincheira.

En otras palabras, empresas que deberían costar 100 millones de pesos -por ejemplo- muestran que, por la capitalización bursátil de sus acciones cuestan 200 o 300 millones de pesos. “Esto puede deberse a un tema de especulación, porque la economía tiene demasiada liquidez o una expansión muy grande del crédito, lo que termina generando las denominadas burbujas”.

Y uno de los sectores donde históricamente se han generado estas burbujas ha sido la bolsa junto con el sector inmobiliario (crisis subprime).

El FMI también llama la atención sobre el aumento del “endeudamiento externo”, sobre todo de las empresas, por lo que los precios de los activos “comienzan a mostrar signos de burbujas”.

¿Cuáles son las medidas a tomar por los gobiernos?

Para evitar un posible sobrecalentamiento de las .economías latinoamericanas y contener esas presiones inflacionarias, el Fondo Monetario cree que “se necesitarán nuevos aumentos de las tasas” de interés.

Asimismo, es importante contar con políticas regulatorias que complementen -pero no reemplacen- a las herramientas de política económica tradicionales, sobre todo en el contexto actual de condiciones favorables de financiamiento externo

En su informe, el FMI analiza una serie de conceptos generales que contribuirían a guiar el uso de nuevas “políticas macroprudenciales”, como denominan:

  • Interacción con herramientas tradicionales de política macroeconómica

Si bien el uso de instrumentos prudenciales para fines de política macroprudencial podría servir como un aporte al conjunto de herramientas de política económica, estas políticas no deben sustituir una flexibilidad cambiaria adecuada, que es la primera y fundamental línea de defensa en un contexto de abundantes entradas de capital. También es esencial tener un buen equilibrio entre las políticas monetarias y las fiscales.

  • Supervisión de amplio alcance

La supervisión macroprudencial debe abarcar todo el espectro de las actividades financieras.

  • Intervención debidamente focalizada

Las medidas prudenciales deben tratar de ir contra corriente en los sectores específicos afectados en un momento determinado.

  • Incorporación de un ‘enfoque macroprudencial’

Los mecanismos institucionales que se adopten deben estar dotados de mandatos.