HistoriasNegocios

La estrategia del CEO que rescató a Cemex de la quiebra

Fernando González, director general de Cemex, jamás imaginó tomar las riendas de una compañía con altos niveles de deuda. Esta fue su estrategia para sanear las finanzas de la cementera.

14-10-2016, 4:28:14 PM
La estrategia del CEO que rescató a Cemex de la quiebra
Darinka Rodríguez

En junio de 2014, tras la muerte de Lorenzo Zambrano director y presidente de Cemex, el entonces director de Finanzas de la empresa cementera multinacional jamás imaginó ocupar el puesto máximo de la compañía. 

“No cabe duda que una silla provoca muchas cosas: yo no había estado en esa silla y cuando te sientas en ella, te cambia el mundo un poco”, menciona Fernando González, CEO de Cemex.

Pese a ser una de las empresas productoras de cemento más grande del mundo, Cemex tuvo una importante crisis de deuda. Entre 2005 y 2007, Cemex adquirió varias empresas, entre ellas Rinker, de origen australiano, por más de 15 mil millones de dólares, y una más de origen estadounidense.

Después de la adquisición de estos activos, la compañía tenía un apalancamiento cercano a siete veces de deuda neta en relación a EBITDA o flujo financiero. Fue en este momento que se destapó la crisis derivada de la burbuja financiera en Estados Unidos. Fue bajo ese contexto que González tomó las riendas de la cementera.

“Meses después (de su nombramiento), se vino la madre de todas las crisis y sabíamos que habría ajuste, pero no nos imaginamos el nivel de crisis que alcanzaría”, recuerda.

Ejecución impecable 

Fernando González Olivieri estudió administración en el Tec de Monterrey e inició su carrera en Cemex en 1989, ocupando puestos como la vicepresidencia de Planeación Ejecutiva y de Finanzas, pero no fue hasta que ocupó la dirección general que tuvo que crear un plan para reconstruir a Cemex con buenas finanzas.

Esta estrategia se enfocó en subir los volúmenes de producción, no invertir más en Capex (bienes de capital), aumentar el margen de utilidades y la venta de activos no esenciales para la empresa, algo que, a decir de González, se puede encontrar en cualquier libro de texto de administración, pero que cuesta trabajo llevar a la realidad. 

“Es muy importante tener una estrategia clara, pero si no hay una ejecución impecable, al final del día tu estrategia puede que no sirva de mucho”, comentó a empresarios y académicos en el Harvard Business Review Summit.

De acuerdo con el último reporte trimestral de Cemex, la deuda ha disminuido alrededor de 13 por ciento desde que González Olivieri se sentó en la silla del CEO y 7 por ciento entre 2015 y 2016, con 14,848 millones de dólares aún pendientes. 

En un año, el valor de las acciones de Cemex en la Bolsa Mexicana de Valores ha aumentado 27.47 por ciento y sus niveles de apalancamiento se han reducido a 4.5 veces del total de su flujo de efectivo.

Lo que para algunas empresas sería demasiada deuda, al CEO de Cemex no le quita el sueño porque dice estar confiado en el talento y desempeño de los empleados, además de esperar que el entorno económico nacional mejore.

Pese a lo retos que ha enfrentado en Cemex, y pese a los que le falta por vencer, Fernando González cuenta una anécdota que habla de la seguridad con la que planea e implementa su estrategia al frente de la empresa: “Cuando se hizo mi nombramiento de modo inesperado en junio de 2014 y me tocó hablar con la prensa y el personal, explicar las cosas… un día me pregunta un reportero ‘¿Qué no lo deja dormir?’, pero es una de las cosas que hago muy bien: duermo 8 horas diarias”.

Relacionadas

Comentarios