NegociosPara Entender

Ellos quieren ser los reyes de las gasolineras en el sureste mexicano

A un año de su llegada, La Gas ve gran potencial en un mercado en el que ya compiten marcas como Oxxo Gas, Petro Seven o Gulf. Alto Nivel conversó con Marian Mouriño, cofundadora, quien nos reveló cómo conquistarán a más clientes.

04-07-2017, 6:30:42 AM
la-gas
Cortesía La Gas.

Por Nayeli Meza y Roberto Arteaga 

El mercado de las gasolineras en México ha demostrado ser muy rentable. A pesar de la demanda y la complejidad para encontrar espacios en donde establecer una estación de servicio, una marca se ha puesto un reto muy alto: convertirse en los reyes de las gasolineras en el sureste mexicano y, en el mediano plazo, conquistar el mercado nacional.

La Gas nació en junio de 2016 como resultado de la unión de cuatro importantes grupos gasolineros: Corpo gas, Grupo Enerkom, LodemoRed y Corporativo Ges.

Hace 12 meses, la apuesta era abrir 24 estaciones, hoy, la cifra alcanza las 34 gasolineras  diseminadas en la Península de Yucatán.

“Durante este primer año nos hemos enfrentado a muchos retos, pero, sin duda, somos los primeros en cumplir lo que desde un inicio prometimos. Vamos por más, mucho más”, asegura en entrevista Marian Mouriño, cofundadora de La Gas.

Asimismo, la directiva comparte que Quintana Roo tiene 12 gasolineras de la marca, Yucatán 10,  en Campeche abrieron nueve, mientras que en Tabasco tres.

La inversión realizada durante este primer año asciende a los 150 millones de pesos, detalla Marian y, adelanta, que se invertirán 100 millones más en la región para abrir 20 estaciones más y alcanzar las 54 gasolineras.

Las gasolineras generan ganancias por cerca de 730,000 millones de pesos anuales, mientras que 75 por ciento de los poseedores de las estaciones de servicio se encuentran en manos de empresas mediana, de acuerdo con información de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo).

El inicio de una historia

La Gas se convirtió en la primera marca 100 por ciento mexicana que dejó atrás la tradicional marquesina de Pemex para posicionarse con un nuevo formato que busca competir en el mercado abierto de las gasolinas.

Cuando recién salieron al mercado, Emilio Loret de Mola, director general de La Gas y vocero oficial, explicó que la apertura del mercado de las gasolinas ofrecería oportunidades para todos, ha comenzado primero con la definición de marcas nuevas, seguirá con la diferenciación en la calidad del servicio y por último el precio, que se liberará a partir del 31 de diciembre de 2017.

“Tener una marca propia ofrece al consumidor diferenciar entre el suministrador que es Pemex y el operador que da el servicio. Y elegir dónde sí y dónde no va a cargar gasolina”, expresó en ese entonces durante una reunión con medios de comunicación.

La idea de La Gas no surgió de la noche a la mañana. Los involucrados se prepararon durante tres años, desde el momento en que se dio la discusión de la Reforma Energética.

Sin miedo a la competencia

El negocio de las gasolineras no es algo nuevo para Oxxo. Pero la oportunidad de posicionar su marca en el mercado mexicano e incluir conceptos de negocio como farmacias, tiendas de conveniencia y alimentos con los que cuenta Fomento Económico Mexicano (Femsa) ha sido decisivo para ganar peso en un mercado que es gobernado por Petróleos Mexicanos (Pemex).

Aunque su rival ha logrado afianzar su presencia en el norte del país, Marian Mouriño asegura que La Gas “no les tiene miedo”.

Hace más de cinco años, el despachador de una gasolinera en Nuevo León tuvo la idea de entregar boletos de cine a los consumidores a cambio de la compra de gasolina. La propuesta llegó a los oídos de Rolando Vázquez Carrillo, encargado del negocio de las gasolineras operadas por Fomento Económico Mexicano (Femsa), quien aprobó el proyecto.

Por la compra de cada 100 pesos de gasolina, la gente recibía un ‘billetigas’ y al juntar dos de estos billetes podían intercambiarlos por un boleto para ir al cine. Así nació la promoción más exitosa de las gasolineras de Femsa y Rolando Vázquez Carillo se dio cuenta del potencial que tenían las gasolineras: convertirse en el punto de venta de boletos, servicios y productos. Todo en un solo lugar.

“Puedes hacer que las estaciones de servicio sean centros en donde el consumidor encuentre una solución para todas sus necesidades y no sólo la tienda, sino la gasolinera, el lavado de autos o talleres. La flexibilidad nos permite tener todas esas posibilidades”, asegura en entrevista con Alto Nivel Rolando Vázquez, director general de Oxxo Gas, quien habló sobre su negocio en julio del año pasado. 

La meta que el directivo se puso fue replicar el éxito de la cadena de tiendas más grande del país para competir con Pemex o jugadores como Gulf o Hidrosina.

En 1996, Femsa inició la operación de su primera gasolinera, pero fue hasta 2001 que Rolando fue nombrado director general de la división del negocio de gasolineras de la firma.

Hoy, el tamaño de las gasolineras de Femsa sorprende de forma grata al propio Rolando. En la actualidad, la empresa cuenta con más de 300 estaciones de servicio, las cuales emplean a más de 5,000 personas y atienden a casi 300,000 personas en Nuevo León, Coahuila, Guanajuato, Chihuahua, Aguascalientes, Querétaro, Jalisco, Quintana Roo y San Luis Potosí.

“En aquél tiempo, imaginábamos la apertura de 50 estaciones y lo veíamos como algo muy lejano y ahora tenemos 335 estaciones y 5,000 empleados. La verdad no me lo hubiera imaginado ni de chiste”, dice Rolando.

La apuesta hacia el futuro

Aunque por el momento solo están ubicados en el sureste del país, Marian Mouriño no descarta llegar a la Ciudad de México. Sin embargo, en este momento, todos sus esfuerzos están enfocados en afianzar su presencia en la región y una vez que se consoliden en ese mercado avanzar de poco en poco hacia otros estados.

Asimismo, seguirán apostando a mejorar la experiencia del cliente y continuarán con sus servicios adicionales a la venta de gasolina como son: medios de pago propios, tiendas de conveniencia y tarjetas de lealtad, entre otros.

Con la firme convicción de convertirse en los reyes de las gasolineras en el sureste mexicano, la cofundadora asegura que, contrario a lo que pareciera, las pequeñas cadenas tienen mucho por crecer en México, debido a que pueden ofrecer un producto diferenciado y atención personalizada. “El mercado de las gasolinas es muy competitivo, existen muchas marcas con gran trayectoria, pero la demanda de los consumidores es lo que nos ha ayudado a abrir espacios para nuevos competidores. La Gas está haciendo lo suyo al competir de una manera diferente y, sin duda, vemos un futuro prometedor”.

Relacionadas

Comentarios