HistoriasNegocios

El químico y carnicero que busca vencer a los grandes bancos

Gerardo Obregón creó en 2011 Prestadero, una empresa fintech que se convirtió en la primera compañía en otorgar créditos ‘peer to peer’ en México, un modelo con el que busca vencer a los grandes del sector.

29-04-2016, 9:15:18 AM
El químico y carnicero que busca vencer a los grandes bancos
Alejandro Medina González

Eran mediados de 2010 y Gerardo Obregón Salorio, un ingeniero químico de profesión, se encontraba dirigiendo Beef Mart, una carnicería gourmet que fundó en octubre de 2009.

Las ventas que tenía su negocio eran buenas y la relación que mantenía con su equipo también, tanto que una mañana notó raro a uno de sus carniceros, Ricardo, un padre de familia que se encontraba pasando por un momento difícil, por culpa de deudas.

Siete meses atrás, una situación de emergencia había llevado a este hombre a pedir a su vecino un préstamo de 10 mil pesos que aún no podía acabar de cubrir. Y los intereses lo estaban matando, ya que tras seis pagos mensuales de mil pesos el hombre seguía adeudando 8,600 pesos.

La complicada situación de Ricardo fue el ‘Eureka Moment’ de Gerardo, quien no solamente decidió apoyarlo para liquidar su deuda rápidamente, sino que le sirvió como idea para crear una empresa cuyo objetivo fuera otorgar a cualquier persona buenos prestamos.

El primer ‘crowdfunding’ mexicano

Fue de esta manera como nació Prestadero, emprendimiento mexicano que Obregón Salorio desarrolló inmediatamente después de su experiencia y constituyó oficialmente como compañía a principios de 2011.

Todavía para estas fechas, Gerardo no tenía ni idea de lo que iba a hacer, sin embargo, estaba seguro de que su apuesta tendría dos componentes: uno social, tratando de entender las necesidades de las personas al pedir un crédito, y uno tecnológico, canal a través del cual sabía que debía correr su compañía para tener un verdadero impacto.

Fue en su búsqueda de opciones y planes cuando se topó con una tendencia que apenas empezaba a despegar en el mundo, el ‘crowdfunding’, mismo que tomó como base de todo su negocio.

“Nadie tenía ni idea en aquel entonces en México de lo que era el crowdfunding, un modelo que ya se estaba usando en países como Estados Unidos o Canadá y que estaba siendo ya utilizado por la mayoría de las empresas tecnológicas que aquellos momentos se estaban creando”, comenta en entrevista con Alto Nivel.

La esencia del crowdfunding es, según sostiene Obregón, los préstamos ‘peer to peer’ o de persona a persona, los cuales él utilizaría como el eje de trabajo de Prestadero, compañía que conecta a prestamistas de dinero con personas que lo necesiten, siendo su mayor valor de negocio el que las solicitudes de crédito se hagan vía online y con niveles de comisión mucho más bajos de lo que lo hacen los bancos.

“Nuestra oferta de valor es acortar la gran brecha que existe entre los productos de rendimiento que hay en el mercado y los ciudadanos de a pie, apoyándonos para esto en en los préstamos entre personas, acercándolos, un tanto como sucede con Uber, compañía que une a las personas que tienen automóvil y buscan ganar dinero con aquellos que necesitan un buen medio de transporte”, sostiene.

Negocio con futuro

La fórmula que creó Gerardo Obregón Salorio caminó lento en un inicio, ya que durante su primer mes únicamente consiguieron liberar 40 mil pesos en créditos, tendencia que se mantuvo por un tiempo, sin embargo, las cosas paso a paso empezaron a caminar.

El negocio comenzó a ver progreso durante el segundo trimestre de 2013, logrando posicionar ya más de 3.5 millones de pesos (mdp) en préstamos.

Para finales de ese año ya llevaban casi 9 mdp, mismos que crecieron a 19 a mediados de 2014, 40 a principios de 2015 y 70 al cerrar ese año. Al día de hoy, la empresa ha posicionado en México un total de 84 mdp.

“Nos tardamos un par de años en conseguir la tracción que queríamos obtener, pero hoy las cosas ya están perfectamente bien establecidas, es por eso que para este año nos hemos propuesto llegar a liberar entre 80 y 100 millones de pesos, lo que significaría duplicar lo que hemos prestado en toda nuestra historia”, destaca.

¿Hay posibilidad real de que esto suceda? Sí, de acuerdo con el estudio “Retail Banking”, elaborado en conjunto por Temenos y The Economist Intelligence Unit, ya que las empresas que ofrezcan préstamos en modalidad ‘peer to peer’ son vistos como el mayor competidor que tendrán los bancos en materia de crédito de cara al 2020.

El primer paso del Fintech

La propuesta que tiene la compañía de Obregón, que mezcla a la tecnología con los negocios financieros, forma parte precisamente de la tendencia del Fintech, que está cambiando sustancialmente al negocio que tienen las empresas del sector financiero.

A pesar de que a nivel mundial Fintech está desarrollándose a un ritmo sumamente veloz, en nuestro país las cosas no han pintado igual, siendo aún pocas las empresas y startups que están apostando por este negocio, sin embargo, las cosas están por cambiar.

Gerardo Obregón sostiene que estamos a muy poco tiempo de ver una disrupción en el sector financiero por esta tendencia. “Mi percepción es que en México va suceder muy pronto al mismo nivel que está sucediendo en Estados Unidos, Reino Unido o Singapur, en donde está causando una revolución”, indica.

Y para muestra un botón: Tan sólo en nuestro vecino del norte, EU, según distintos estudios, los préstamos ‘peer to peer’ a través de internet o aplicaciones ya están liberando hasta 20 mil mdd, es decir, casi el 24% del total de dinero que se entrega en créditos en el país.

Las barreras del Fintech

Pero, ¿cuáles son las razones por las que al Fintech le ha costado tener la misma disrupción en México que en otros países? De acuerdo con el fundador de Prestadero son  tres cosas:

– Mejores ofertas de valor

Gerardo Obregón Salorio advierte que si bien sí han aparecido distintas compañías relacionadas al sector financiero y con acercamiento hacia distintas tecnologías, la mayoría de ellas no han podido funcionar debido a que no ofrecen servicios que sean atractivos a los consumidores, quedándose únicamente la mayoría de ellas en simples copias de lo que ofrecen los bancos tradicionales, aunque con el componente digital.

– Miedo a las finanzas digitales

Por otro lado, el emprendedor ubica que tampoco las compañías Fintech se han preocupado por evangelizar a las personas en el tema de la seguridad de sus transacciones online, y es que a la mayoría de personas les sigue causando temor el hacer solicitudes o pagos de dinero por esta vía. La respuesta de Prestadero ante esta situación ha sido transparentar todos sus resultados y no pedir a las personas ningún tipo de pago hasta que se acepte un crédito.

– Mayor unión de las Fintech

Finalmente, el experto sostiene que es básico que las empresas Fintech que ya están bien establecidas en México se apoyen más de lo que lo hacen actualmente y trabajen en conjunto para encontrar nuevas soluciones. Obregón Salorio señala que es pertinente que entre ellas se unan para complementarse y ofrecer alternativas cada vez más novedosas.

El componente social

De cara a los próximos años, Gerardo Obregón señala que le gustaría ver a Prestadero no sólo como una compañía que se encargue de unir digitalmente tanto a prestamistas como a personas que necesiten dinero, sino más bien como una compañía que le permita prácticamente a cualquier persona pedir un crédito, algo que hoy es prácticamente imposible.

“La experiencia que yo viví en la carnicería me tocó totalmente, y no puedo negar que el objetivo final de mi Fintech es dejar de ver a las finanzas, créditos y demás como algo duro, para pasar a entender las necesidades que tiene cada persona, algo que los bancos han olvidado completamente”, comenta.

Al final de cuentas, agrega, “para mí lo más importante será que veamos cómo un crédito puede cambiar totalmente la forma de vida de una persona, ya sea durante una emergencia o con cualquier cosa que necesiten el dinero, porque no se vale que sigamos en México conociendo historias como la que vivió Ricardo”.

Relacionadas

Comentarios