HistoriasNegocios

Corrupción les quita a los pobres un tercio de sus ingresos

La corrupción se ha convertido en un mal persistente que equivale a nueve por ciento del PIB nacional, monto que supera los 347,000 millones de pesos (mdp) anuales.

26-10-2016, 2:21:18 PM
Corrupción les quita a los pobres un tercio de sus ingresos
José Roberto Arteaga

Los más pobres pagan los platos rotos en México. Un 14 por ciento del ingreso promedio de los hogares mexicanos es destinado a pagos extraoficiales, también conocidos como mordidas, mientras que 33 por ciento del ingreso anual de los hogares que ganan un salario mínimo son destinados a la corrupción, de acuerdo con la segunda edición del estudio ‘México: Anatomía de la Corrupción’.

“La corrupción es un impuesto y es un impuesto regresivo. Le pega más a los hogares más pobres: baja la calidad de los servicios públicos, no llegan todos los programas sociales a donde deberían de llegar, promueve el clientelismo y daña el tejido social”, asegura en la presentación del estudio María Amparo Casar, académica del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) e investigadora de la Asociación Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad.

México ocupa la posición 95 de 168 países que integran el Índice de Percepción de la Corrupción que elabora Transparencia Internacional. Asimismo, en 2015, el país obtuvo 35 puntos de 100 posibles en la evaluación del  Índice de Percepción de la Corrupción de las misa organización, misma calificación que ocupó un año antes.

La corrupción equivale a nueve por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, según estimaciones del Banco Mundial y el Banco de México (Banxico), monto que supera los 347,000 millones de pesos (mdp) anuales.

“La corrupción no sólo está en el ámbito gubernamental, sino también en el ámbito privado y social… Las instituciones no están funcionando”, asegura Claudio X González, presidente de Mexicanos Primero y Mexicanos Contra la Corrupción, organización creada en diciembre de 2015.

El caso de las empresas, las pérdidas equivalen a cinco por ciento de los ingresos de cada unidad productiva a causa del fraude.

“A pesar de que la lucha contra la corrupción y la impunidad forma parte de todos los discursos y ofertas políticas de los partidos y gobernantes, ninguno ha mostrado un compromiso real con la disminución de esta práctica”, dice María Amparo Casar en el prólogo del estudio.

México es el segundo país, después de Filipinas, con mayor impunidad en el mundo. De cada 100 delitos sólo se denuncian 11, de los cuales sólo se investigan seis y sólo se resuelven tres, lo que equivale a un índice de impunidad de 97 por ciento, explica Anatomía de la Corrupción.

El gasto al combate contra la corrupción “se ha duplicado y, sin embargo, hemos ido como los cangrejos para atrás… nuestro dinero se está gastando mal”, dice Casar al hablar de los 7,000 mdp que estarán gastando el próximo año.

Una de las soluciones de largo plazo que podrían beneficiar la lucha contra el mal que aqueja al país es el funcionamiento del Sistema Nacional Anticorrupción que fue aprobado este año.

María Amparo Casar confía en que el fin de la corrupción no sólo se encuentra en manos del gobierno o las empresas, sino en la sociedad civil.

Mexicanos contra la Corrupción ha elegido cinco “armas” para acabar contra la corrupción y la impunidad: investigación aplicada, investigación periodística, litigio estratégico, comunicación y movilidad ciudadana.

En 2018, la organización que preside Claudio X González presentará iniciativas concretas contra la corrupción que puedan ser integradas en la plataforma política rumbo a la elección presidencial en México.

Relacionadas

Comentarios