HistoriasNegocios

Running en México, una industria que vale 24 mil mdp

Correr en México ya no es únicamente sinónimo de vida saludable, sino también de dinero, así lo muestra la industria cuyo trote se refleja con el 0.14% del PIB.

12-02-2016, 1:18:47 PM
Running en México, una industria que vale 24 mil mdp
Alejandro Medina González

Ericka solo gustaba de ir al gimnasio eventualmente hasta hace un par de años, cuando decidió correr su primera carrera de 10 kilómetros. Ahora, meses después de esa primera aventura, la joven de 30 años asegura que su vida no es la misma sin competir, ya sea en 5, 10, 21 o 42 kilómetros.

Ericka no es la única con esta pasión. De acuerdo con datos de Run México, en el país son ya cerca de 2.8 millones de personas las participan en este tipo de eventos.

Son ellos los que permiten a la industria nacional del running registrar crecimientos en sus ingresos cada doce meses de un 25% y generar en promedio anualmente 24 mil millones de pesos (mmdp), una cantidad que representa el 0.14% del total del Producto Interno Bruto (PIB) de nuestro país.

Te recomendamos leer: ¿Cuánto cuesta ser runner?

Una industria que toca a muchas

“La industria del running en México está en el mejor año de su historia, las casi 1,600 carreras que se realizan en el país están convirtiéndose en un motor económico muy interesante que no se veía”, explica Marco Antonio Liceaga, Presidente de Run México y Director General de Sport Promotions.

En entrevista con Alto Nivel, el ejecutivo señala que estos 24 mmdp tocan a varios sectores que han incrementado considerablemente sus ganancias. “Uno podría pensar que este monto únicamente se lo llevan los organizadores de carreras en México, sin embargo. toca a otras muchas industrias que normalmente no observamos pero que también están ahí, indica.

Por ejemplo, detalla Liceaga, se utiliza dinero para comprar equipo deportivo y ropa en tiendas especializadas, distintos gadgets para medir el desempeño y transporte para poder llegar a las carreras e inclusive, indica, se genera una derrama local en las zonas cercanas a donde se realiza la competencia.

“Imagínate, en el Maratón de Querétaro suelen participar cerca de 20 mil corredores, de los que la mitad no son de la entidad, sino de otras partes del país, ellos pagan para llegar al lugar el autobús, después su hotel y sus comidas, además algunas visitas a lugares turísticos que ahí se encuentran, este es el efecto económico tan fuerte que puede llegar a tener el correr y se ve en cualquier carrera”, destaca.

También te puede interesar: Runner, el consumidor que corre con tu marca

La explosión del running

El negocio de las carreras comenzó a despuntar en 2010, explica Liceaga, quien sostiene que el desarrollo se dio, entre otras cosas, por dos factores: la necesidad de las personas por ser más saludables y el despunte de las redes sociales.

Sobre el primer punto, el directivo de Run México señala que fue en esos años cuando se intensificó en el país la tendencia del fitness como arma para combatir problemas como la obesidad o la diabetes, resaltando cada vez más campañas tanto gubernamentales como de empresas para tratar de reducir el problema.

“Mucha gente hizo conciencia sobre la situación que se tenía y empezó a buscar maneras para tratar de cuidar más su salud, fue ahí cuando el correr se convirtió en un elemento clave en las personas para tener un mejor estilo de vida”, comenta.

Por el otro lado, respecto al temas de las redes sociales, Marco Antonio menciona que estos canales se convirtieron en su mejor aliado en la promoción de las carreras, ya que la misma gente empezó a promover por esta vía sus logros.

“Las personas empezaron a poner en su Facebook que habían hecho una carrera o corrido tantos kilómetros, esto llamó la atención de cada vez más gente y el fenómeno se viralizó al final de cuentas”, agrega.

Te recomendamosm leer: El boom del negocio de las carreras deportivas

El próximo reto

El ejecutivo vislumbra que la industria del running en México seguirá creciendo de la misma manera en que hoy lo está haciendo en los próximos 2 o 3 años, sin embargo, es consciente de que en algún momento las cosas podrían cambiar.

“La verdad es que no sabemos hasta cuándo podremos seguir manteniendo como industria el reto de hacer tantas carreras cada fin de semana, no por la dificultad de hacerlas, sino porque seguramente llegará un día en que las autoridades van a regularlas sobretodo por la situación de movilidad”, comenta.

Ante este panorama, detalla que su gran reto es profesionalizar mucho más el trabajo que hacen, tratando de ofrecer a la gente no sólo carreras, sino experiencias que puedan marcarlos y que los inviten a seguir participando.

“Es muy probable que en los próximos años toque hacer menos carreras aunque con más participantes, el reto será atraer a la gente, hacerla sentir que la calle es suya a cada pisada, emocionarla durante el trayecto e invitarla después a retarse en la distancia que sigue”, concluye.

Relacionadas

Comentarios