'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

¿La Fed es cautiva del mundo exterior?

Los reveses que sufran las economías extranjeras probablemente hagan que la Fed demore sus subidas, de acuerdo a un análisis de Credit Suisse.

20-11-2015, 8:31:25 AM
¿La Fed es cautiva del mundo exterior?
Oliver Adler/Head of Economic Research de Credit Suisse

A mediados de septiembre, la Reserva Federal estadounidense (Fed) justificó su decisión de retrasar el inicio de su ciclo de subida de tasas aduciendo riesgos económicos externos. ¿Qué tipos de riesgos son los que pueden preocupar más a la Fed?

Comercio, tipo de cambio del USD y condiciones monetarias

El efecto más evidente del mundo exterior sobre la economía estadounidense es el relacionado con la demanda de exportaciones de Estados Unidos. Éstas se ven reducidas por el debilitamiento extranjero, lo que afecta negativamente al PIB estadounidense y contribuye a reducir la inflación en el país. Si el dólar se revaloriza mientras la demanda externa se debilita, se amplifica el efecto comercial: las exportaciones de EStados Unidos se atenúan en los países con divisas más débiles, y las importaciones aumentan conforme bajan los precios a la importación, lo que lastra más la inflación estadounidense.

El grado de revalorización del dólar en respuesta al debilitamiento de la demanda extranjera depende en considerable medida de la naturaleza de la conmoción que haya causado dicho debilitamiento extranjero. Si, por ejemplo, una economía exterior se decelera porque su banco central ha subido las tasas de interés para contrarrestar un sobrecalentamiento de la economía, la divisa de ese país se encontrará en mejor situación y la revalorización del dólar frente a ella será más limitada.

Las recientes conmociones no han sido de este tipo. El fenómeno negativo más importante, sobre todo en el caso de varios mercados emergentes (ME), ha sido la marcada caída de los precios de las materias primas. Esto se ha traducido en una repentina pérdida de ingresos para los exportadores de estas materias y en una violenta depreciación de sus monedas.

Consiguientemente, el dólar se ha revalorizado frente a ellas. Segundo, y debido en parte a la bajada de los ingresos derivados de las materias primas, ha aumentado el riesgo de que la deuda acumulada durante los años de bonanza de los ME se torne insostenible, a lo que las divisas reaccionaron con nuevas bajadas; de nuevo con la consiguiente revalorización del dólar.

Preocupación sobre la estabilidad financiera y el vínculo con China

Sin embargo, intuimos que la preocupación sobre la estabilidad financiera pesa más sobre los cálculos de la Fed que las consideraciones comerciales; después de todo, el conjunto de las exportaciones a los ME representan solamente el 4% del PIB estadounidense.

De hecho, si Estados Unidos sube las tasas de interés en un momento de fragilidad financiera de los ME, tanto EU como otras economías podrían verse negativamente afectadas: lo más importante es el consabido efecto para los bancos con exposición a los ME, aunque las bajadas en los precios de los activos pueden tener consecuencias negativas adicionales en términos de riqueza, confianza y financiación. Aunque la banca estadounidense se encuentra ahora menos expuesta a los ME que en el periodo de la crisis de los mismos a finales de los noventa, los vínculos financieros siguen siendo considerables.

La mayor preocupación de la Fed puede ser que China quiera “desligar” su divisa del dólar; cosa que sería más probable si se endurece la política monetaria estadounidense y el dólar se fortalece. Un CNY más débil no sólo afectaría a las exportaciones de Estados Unidos a China, sino que causaría también una considerable inestabilidad financiera, como quedó patente el pasado agosto: las expectativas de depreciación amplifican los flujos de salida del capital, y se requieren intervenciones sobre los tipos de cambio para atajarlos. Un ejemplo de ello sería la venta de activos estadounidenses, deuda pública incluida, que suele desestabilizar los mercados de activos denominados en dólar. Puesto que la geopolítica sugiere que Estados Unidos es reacio a permitir que el CNY alcance la categoría de moneda de reserva demasiado rápido, la presión para que la Fed tenga en cuenta los intereses de China ha aumentado.

Relacionadas

Comentarios