'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Estabilización, más que desaceleración: Credit Suisse

La Fed podría estar en posición de subir las tasas en diciembre. El Banco Central Europeo, y el de Japón podrían anunciar nuevas medidas de flexibilización.

05-11-2015, 4:00:27 PM
Estabilización, más que desaceleración: Credit Suisse
Björn Eberhardt/Head of Global Macro Research de Credit Suisse

Los últimos datos apuntan a una estabilización

Las perspectivas económicas a escala mundial siguen siendo muy inciertas. Sin embargo, los últimos datos sobre actividad en muy diversas economías vienen a confirmar nuestra previsión de que no resulta probable que la economía mundial se ralentice más. Así queda patente en los datos de China del 3T, que recogen signos de estabilización de la economía y de una transición gradual desde el modelo basado en la inversión y la producción hacia otro centrado en el consumo.

No puede descartarse que la Fed suba las tasas en diciembre de 2015

Los últimos datos de Estados Unidos también se han mantenido relativamente estables pero hay señales que apuntan a su atenuación. Probablemente, los datos del PIB del 3T reflejen un menor crecimiento en comparación con el 2T, atribuible sobre todo al debilitamiento del comercio. De cara al futuro, mientras que las lecturas de las encuestas empresariales han ido empeorando, la confianza de los consumidores se mantiene muy elevada, lo que refleja que, posiblemente, el consumo privado continúe siendo el principal motor del crecimiento. Y aunque el crecimiento de los salarios se ha debilitado en agosto y septiembre, hay otras mediciones sobre el mercado laboral que reflejan una situación aún muy saludable.

A tenor de estas sólidas condiciones internas, la Reserva Federal estadounidense (Fed) cuenta con buenos argumentos para proceder a subir las tasas de interés en diciembre, como han defendido reiteradamente sus responsables más veteranos, pero el momento de introducir esta primera subida sigue siendo muy incierto.

En nuestra opinión, el parecer que reflejan los precios del mercado financiero, que prácticamente descartan que esta subida se produzca en diciembre, es excesivo (para más detalles, véase nuestro artículo en profundidad sobre la Fed).

Sólidos datos en la zona euro, pero puede que el BCE deba hacer más

Puede decirse que el momentum económico de la zona euro se ha mostrado algo más robusto que el de Estados Unidos. A tenor de las optimistas lecturas de las encuestas a empresas y consumidores, esperamos que la recuperación de la zona euro continúe. El Banco Central Europeo (BCE) podría sin embargo tener que adoptar nuevas medidas de flexibilización, sobre todo debido a que las perspectivas de inflación de la zona euro siguen siendo bajas y las previsiones sobre su evolución han vuelto a empeorar. Ante el tono moderado adoptado por el BCE en su rueda de prensa de octubre, han aumentado notablemente las posibilidades de que el BCE anuncie en diciembre una prórroga o incluso una expansión de su programa de flexibilización cuantitativa.

Gran atención a la reunión de octubre del BdJ

El Banco de Japón (BdJ) podría anunciar también nuevas medidas de flexibilización monetaria. Aunque resulte demasiado inminente, creemos que el BdJ podría aumentar el ritmo de sus compras de activos ya el 30 de octubre, principalmente a causa del empeoramiento de las perspectivas de inflación y a que las previsiones sobre su evolución han vuelto a empeorar.

Primeros signos de estabilización en los mercados emergentes La situación en los grandes mercados emergentes ha mostrado recientemente signos de estabilización, aunque las lecturas de las encuestas empresariales siguen siendo muy pobres, particularmente en ciertas economías de Asia. Los datos sobre exportación han sido especialmente negativos en Corea y Taiwán, y podrían tardar aún en estabilizarse. Los datos económicos de Brasil siguen siendo muy débiles y hemos tenido que volver a rebajar nuestras previsiones de crecimiento para el país, dado que es probable que la recesión se extienda a gran parte de 2016. Aunque los datos de Rusia también son pobres, parece más probable que esta economía salga de la recesión en 2016, aunque prevemos que su crecimiento se mantenga muy apagado. La situación es mejor en las economías de Europa Oriental, que se benefician tanto de la continuidad de la recuperación de la zona euro como de una sólida demanda interna.

Relacionadas

Comentarios