'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

2016: el año para actuar de forma “prudente y austera”

Los países que tendrán un mejor años serán los que favorezcan la inversión y la creación de empleos y eviten los gastos innecesarios, según Manuel Somoza

07-10-2015, 10:39:05 AM
2016: el año para actuar de forma “prudente y austera”
Manuel Somoza/Economista

El próximo año, el entorno nacional e internacional enfrentará condiciones particulares. Algunas serán difíciles de predecir y traerán consigo retos y oportunidades que pondrán a prueba la habilidad de políticos, economistas e inversionistas.

Panorama internacional: lo más relevante será ver cómo se desenvuelve la economía estadounidense ante la normalización de la tasa de interés; con qué velocidad subirá la Reserva Federal su tasa de referencia y, en consecuencia, cómo una política monetaria expansiva que duró siete años tendrá que disminuir hasta llegar a la normalidad, sin descarrilar el buen funcionamiento que empezó a tener su economía a partir del 2015.

Al analizar el futuro de Europa, el optimismo persiste: podrá crecer un poco más que este año, pero seguirá vulnerable a acontecimientos difíciles de predecir, como una contracción mayor de la economía china o un rebote en el precio del petróleo. Además, no se pueden minimizar los temas que no están resueltos, como Grecia, las sanciones a Rusia y el conflicto migratorio que enfrentan.

El análisis es más complejo en Asia, porque Japón y Corea del Sur, que tienen razonables perspectivas de crecimiento, estarán influenciados por lo que suceda en China. Si esta economía logra estabilizar su crecimiento alrededor del 6.5%, la zona tenderá a mejorar, pero si no lo consigue, los efectos negativos serán importantes.

América Latina la tiene más difícil: Brasil está en recesión, Argentina sigue entrampada y en un proceso político difícil de resolver, y Venezuela es un verdadero desastre. Países que han hecho bien las cosas, como Chile, Colombia y Perú, tendrán que capotear con mayor esfuerzo los daños que causa un dólar muy fuerte y tasas de interés al alza. Estas variables no favorecen a países que, como ellos, son exportadores de materias primas.

Panorama nacional: México no está exento de problemas, pero hoy más que nunca tiene la oportunidad de diferenciarse, puesto que cuenta con las mejores condiciones para enfrentar los retos de 2016: una economía que crece, poco pero en forma sostenida; finanzas públicas bien controladas que tienden a mejorar en el mediano y largo plazo al disminuir el déficit fiscal en medio punto porcentual del PIB en los próximos años.

Además, los ingresos petroleros del gobierno, cuando menos para 2016, ya no disminuirán si el petróleo sigue bajando, toda vez que la exportación de este producto está garantizada a 49 dólares por la cobertura adquirida. Otro elemento a considerar es que, a diferencia del resto de Latinoamérica, somos una potencia exportadora de manufacturas, no de materias primas. Por último, si –como pensamos– la economía de Estados Unidos mantiene su tasa de crecimiento, sin lugar a dudas jugará a favor de México.

En resumen: el próximo año estará lleno de obstáculos, pero también de oportunidades. Los países que las aprovecharán mejor serán aquellos que actúen de forma prudente y austera; los que favorezcan la inversión y la creación de empleos y eviten los gastos innecesarios y el despilfarro, pero sobre todo aquellos cuyos gobiernos administren los recursos con honestidad e inteligencia.

Manuel Somoza es economista con más de 40 años de experiencia en el sector financiero y presidente de Estrategias de CIBanco por Somoza Musi.

Relacionadas

Comentarios