'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Inversión y empleo, los motores que México necesita

No hay duda: el principal motor del crecimiento es la inversión. Con el tiempo es la única solución a la informalidad, la pobreza y la desigualdad.

01-10-2015, 3:40:34 PM
Inversión y empleo, los motores que México necesita
Luis Foncerrada / Centro de Estudios Económicos del Sector Privado

No hay duda: el principal motor del crecimiento es la inversión; al incrementarse, pueden crearse actividades más productivas, capaces de generar más empleos de calidad y mejorar el bienestar de la población. Con el tiempo es la única solución a la informalidad, la pobreza y la desigualdad. No hay política pública ni decreto capaces de, sin inversión, crear empleo y aumentar la productividad.

Sin embargo, históricamente los niveles de inversión en México no han llegado a representar 30% del PIB, cifra que podría impulsar un crecimiento sostenido del país por arriba del 4%.

La inversión pública es un importante detonador de la privada, por lo que su debilitamiento se ha convertido en una limitante del crecimiento. El INEGI indica que en el segundo trimestre de 2015 la inversión pública representó solamente 3.7% del PIB, su nivel más bajo desde la década de los 40. La inversión privada representó 18%, con lo que la inversión total sumó 21.7% del PIB, muy lejos del nivel que se requiere.

El principal motor del crecimiento no está funcionando como debiera. La baja inversión limita que las empresas generen un mayor número de puestos de trabajo, además de contribuir a la precarización del ingreso de las familias, debido a la disminución de los salarios. Menos empleo y salarios más bajos implican un menor desempeño del mercado interno.

La necesidad de trabajo no abarca solo a 2.29 millones de desempleados, reportados en el segundo trimestre de 2015. También está la población subocupada: 4.18 millones de personas, y quienes dejaron de buscar empleo, 5.88 millones; y la población no económicamente disponible. La suma de estas tres cifras es la brecha laboral: 12.35 millones de empleos.

Crear empleos es importante, pero deben ser de calidad, lo que implica mejores salarios y prestaciones sociales. No obstante, la creación de nuevos puestos se ha concentrado en los niveles salariales más bajos. Del 4º trimestre de 2007 al mismo lapso de 2014, se perdieron 3.2 millones de empleos con ingresos superiores a tres salarios mínimos, mientras que se crearon 5.4 millones con ingresos inferiores. En la primera mitad de este año, la disminución se amplió a quienes ganan de dos a tres salarios mínimos.

Es cierto que el sector privado es el principal generador de empleos, pero es fundamental que las empresas perciban un ambiente de negocios que sirva como estímulo para invertir. El ambiente fiscal y regulatorio que predomina en el país ha afectado seriamente la confianza, inhibiendo un mejor desempeño empresarial.

La inversión es el principal motor del crecimiento.

Lee la opinión de los expertos en la edición de octubre y sigue la conversación en Twitter y Facebook.

Busca tu revista en los principales puntos de venta, suscríbete en línea o descarga la revista digital.

El doctor Luis Foncerrada Pascal es director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado.

Relacionadas

Comentarios