'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

¿Presupuesto base cero o reingeniería de gasto público?

Un análisis del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria advierte de una deuda mayor a la anunciada. Conoce los retos del presupuesto 2016.

22-09-2015, 6:59:39 AM
¿Presupuesto base cero o reingeniería de gasto público?
Javier Rodríguez Labastida

Hacer un presupuesto base cero con los gastos asignados que tiene el gobierno es prácticamente imposible, de acuerdo a un análisis hecho por expertos en materia económica y presupuestaria. La inversión pública será el gran perdedor el próximo año, aseguran al tiempo que alertan sobre el crecimiento de la deuda y un manejo erróneo de los pagos a gastos no programables y pensiones.

De acuerdo con el análisis hecho por el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), la inversión tendrá una caída del 0.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). En total, son 404,950 millones de pesos los asignados para este rubro en 2016, equivalentes al 2.1 por ciento del PIB, aunque solo CFE y Pemex representan el 1.6 por ciento del PIB en inversión pública, con una cantidad de 302,692 millones de pesos.

Te recomendamos leer: Los retos y pendientes del presupuesto base cero

También se redujeron los presupuestos de la mayoría de las secretarías de Estado que, en conjunto, disminuyeron 0.8 por ciento del PIB. En cambio, los poderes autónomos mantienen los recursos de 2015 y los ramos generales solo disminuyeron 0.1 por ciento del PIB.

Los especialistas del CIEP aseguran en su reporte que el pago del costo financiero de la deuda, el gasto no programable y las pensiones representan una presión al gasto que no permite un cambio estructural basado en las prioridades del gobierno, ni en las evaluaciones de cada rubro de gasto.

Para que el gasto público deje de lado la política asistencialista y priorice el desarrollo económico, los analistas consideran necesarios cambios legales y presupuestarios.

“Más que un presupuesto base cero es una reingeniería del gasto público. El gobierno debe reconocer que tiene gastos que son ineludibles. Hacer un presupuesta base cero con estos gastos es muy difícil de pensar”, dijo Sunny Villa Juárez, directora de Gasto del CIEP.

Te recomendamos leer: Gasto público, el vicio de la economía mexicana

Y es que, en el Paquete del Presupuesto Económico Federal (PPEF), el CIEP distingue un total de gastos obligatorios que equivalen al 17.9 por ciento del PIB. Villa Juárez señaló que el gobierno realizó un ajuste al gasto de 1.3 por ciento del PIB, de esta manera, el gasto total del PPEF representa el 24.7 por ciento del PIB, el cual 32.7 por ciento es dirigido a entidades de control directo y a empresas productivas del Estado.

Te recomendamos leer: Banxico mantiene sin cambio la tasa de preferencia en 3%

Pago de la deuda

2016 será el tercer año que se pide deuda mayor de tres puntos porcentuales del PIB. En la Iniciativa de la Ley Federal de Ingresos (ILIF) 2011, el gobierno se había comprometido a que el saldo de la deuda para 2016 sería de 33.9 por ciento del PIB, sin embargo será de 47.8 por ciento.

“Cada año estamos gastando 2 puntos del PIB para pagar intereses, una cantidad mayor a la asignada para varios programas sociales, como el apoyo a adultos mayores. Hay que replantear qué tanto saca de apuros la deuda y qué tanto mete al país en otros”, dijo Ricardo Cantú Calderón, director de Ingresos del CIEP.

Para tener otro referente. En 2013, la administración de Enrique Peña Nieto preveía una deuda de 35.4 por ciento del PIB en 2018. Para el presupuesto de este año, aumentó a 47.4 por ciento la proyección para 2018, es decir, un aumento de doce puntos conforme a la proyección que el mismo gobierno hizo hace tres años.

“La deuda está creciendo, más que de la forma en la que están anunciando. Deuda es deuda y se va a tener que pagar”, dijo Cantú Calderón.

El director general del CIEP, Héctor Villarreal Páez, aseguró que “llevamos varios años en que Hacienda nos presenta solamente escenarios optimistas, pero si queremos ver proyecciones reales tenemos que saber los escenarios medios y escenarios pesimistas”.

El analista consideró que el margen de maniobra que tiene el Congreso para modificar el Presupuesto es muy reducido, por lo que anticiparon que será aprobado sin grandes cambios. “Era un presupuesto muy difícil de cuadrar con valores razonables, que el gasto social no se desplomara, y que el déficit quedara alineado con los valores del año anterior”.

Te recomendamos leer: Cómo afecta a las empresas el Paquete Económico 2016

¿Para qué se va a gastar?

Perdedores: De acuerdo con el CIEP, la mayor caída fue en Desarrollo Económico, con -1.8 por ciento, principalmente en rubros de combustibles y energía, transporte y agricultura. La función Gobierno también decreció 1.7% del PIB y cayeron todas las subfunciones, a excepción de los asuntos financieros hacendarios.

La función Desarrollo Social se redujo en términos del PIB en 0.5 por ciento, y el CIEP señaló que hay una caída de entre 0.1 y -0.2 por ciento del PIB en vivienda, servicios a la comunidad, salud, recreación y cultura.

Ganador: La Protección Social, que aumentó un 0.1 por ciento en términos del PIB.

¿Quiénes incrementan o disminuyen su gasto?

Perdedores: Los ramos administrativos reducen su gasto en un 0.8 por ciento del PIB, mientras que lo ramos autónomos permaneces igual, a excepción del Poder Judicial. Los ramos generales programables redujeron un 0.2 por ciento del PIB.

Ganadores: El gasto no programable tendrá un incremento del 0.5 por ciento del PIB y es uno de los principales ganadores de la propuesta, incluyendo las empresas productivas del Estado y las entidades de control directo.

El IMSS e ISSSTE incrementaron un 0.1 y 0.04 por ciento del PIB, respectivamente.

¿En qué vamos a gastar?

Perdedores: Respecto al Paquete Económico 2015, todos los objetos de gasto tienen una caída, y los más afectados son la inversión pública (0.7 por ciento del PIB) y las transferencias, subsidios, asignaciones y otras ayudas (0.5 por ciento del PIB).

Ganadores: El pago a deuda pública aumenta un 0.3 por ciento del PIB y las aportaciones y participaciones en un 0.1 por ciento y 0.2 por ciento del PIB, respectivamente.

Te recomendamos leer: Qué sectores sufrirán recortes en 2016

Relacionadas

Comentarios