HistoriasNegocios

Triunfalista y sin autocrítica el Tercer Informe de EPN

Para los especialistas, el Presidente no asume la responsabilidad sobre hechos que han indignado a los mexicanos y queda a deber con sus 10 puntos.

03-09-2015, 6:19:50 AM
Triunfalista y sin autocrítica el Tercer Informe de EPN
Javier Rodríguez Labastida

Un discurso triunfalista y carente de autocrítica, así define Gustavo López Montiel, investigador de Ciencia Política del Tecnológico de Monterrey, el mensaje del presidente Enrique Peña Nieto por su Tercer Informe de gobierno.

El presidente inició su mensaje este martes ante varios actores empresariales y políticos en Palacio Nacional enlistando una serie de hechos que han “indignado” a los mexicanos, como el caso Ayotzinapa o la investigación por la Casa Blanca, sin embargo, no admite responsabilidad del gobierno en los hechos, de acuerdo con el académico.

“Por ejemplo, en el tema de la crisis económica, le echa la culpa a las condiciones externas, pero no dice cómo piensa enfrentar el tema”, señala en entrevista con AltoNivel.com.mx.

Te recomendamos leer: EPN, un presidente reformista con muchos pendientes

Para el investigador, el mensaje fue una “especie de informe de tres años”, en el que mantiene el mismo discurso de inicio de que gracias a las reformas habrá crecimientos económicos. “Es un discurso triunfalista, y que no reconoce la participación de otros actores en sus logros”, dice el académico, quien agrega que el Presidente no destaca la participación del Congreso, la oposición o de organizaciones ciudadanas en algunos de los logros que ha alcanzado, por lo que busca un aplauso individualista.

Te recomendamos leer: 6 claves para mejorar la comunicación de Peña Nieto

10 medidas… ¿y cómo?

En la parte final de sus discurso, el presidente Peña Nieto presentó un nuevo decálogo de ambiciosas promesas para impulsar al país:

– Trabajar con el congreso de la unión en la ley complementaria en materia de justica penal, reforma secundarias anticorrupción, y la ley para erradicar la desaparición forzada
– Concretar un acuerdo nacional para la justicia cotidiana
– Impulsar el desarrollo de las regiones con mayor rezago a través de zonas económicas especiales
– Un programa de apoyo a pequeños productores para promover su asociación y logren una mayor escala y rentabilidad
– Bonos de infraestructura educativa en la Bolsa Mexicana a de Valores para ampliar los alcances de la reforma educativa
– Un programa Nacional de Inglés para alumnos de educación básica
– Impulsar la iniciativa para crear una Secretaría de Cultura
– Lanzar nuevos instrumentos financieros que permitan captar mayores flujos de capital (los primeros que propone se llamarán Fibra E y otro son los certificados de proyectos de inversión)
– Impulsar más proyectos de infraestructura en la modalidad público privada; y disminuir gastos operativos y administrativos en el gobierno para aumentar la inversión.

Te recomendamos leer: EPN anuncia 10 acciones para el resto de su mandato

Pero de este decálogo, al menos tres pertenecían a un anterior decálogo anunciado por el presidente en noviembre pasado: las zonas económicas especiales; el impulso al campo y las reformas contra la corrupción y en materia de justicia penal. La reforma anticorrupción fue aprobada, sin embargo aún resta la parte más importante para implementar su operatividad, que es la aprobación de las leyes secundarias. Las otras dos propuestas no fueron cumplidas.

“Es una repetición del discurso. Al final de cuentas queda corto en el cómo se va hacer, pues muchas de las estrategias que anunció no dependen de él, porque hay otros actores políticos involucrados”, asegura López Montiel.

Te recomendamos leer: 6 claves para mejorar la comunicación de Peña Nieto

“Uno de los temas más importantes es el financiamiento, y también está la construcción de las cadenas productivas. Buena parte de la economía gira en torno a pequeñas cadenas de empresas. No queda claro cómo se integra el emprendimiento y el incremento del empleo en su mensaje”.

Peña Nieto aseguró que México está generando las condiciones económicas para ser una de las diez mejores economías en el mundo, sin embargo, López Montiel señala que eso no es un factor que tenga que ver con el gobierno. “No es un tema en que el presidente se pueda colgar la medalla, pues eso se dará en automático en medida que la población del país crezca”.

Algunos de los pendientes que el presiente no mencionó con la relevancia que merecía, de acuerdo con el académico, son la forma en que el gobierno atenderá las estrategias para eliminar la desigualdad y la inequidad, y una autocrítica al gobierno por lo que ha ocurrido en términos de corrupción y temas de infraestructura fallida, pues son temas con los que debería generar confianza en sectores que actualmente tienen desconfianza.

El informe en la prensa

Diversos columnistas de la prensa nacional coincidieron con López Montiel en sus textos publicados este miércoles sobre los pendientes y omisiones que tuvo el presidente Peña Nieto durante su mensaje.

Luis Felipe Bravo Mena, analista político de ‘El Universal’ y expresidente nacional del PAN, señaló que “en lo que va del sexenio ya hemos escuchado varios decálogos semejantes, anunciados a toda trompeta, que pronto se convierten en papel mojado. Si la urgencia es superar el escollo y recuperar la simpatía de los ciudadanos, esta vez no pueden fallar”.

También de ‘El Universal’, Ricardo Raphael, dijo que, a diferencia de 2014, para esta ocasión el presidente hizo más menciones al tema de la corrupción (de dos a 37 ocasiones durante el mensaje): “Si realmente quiere que la corrupción salga por la puerta grande habrán también de ser castigados los culpables de cometerla. La cuestión pendiente sigue siendo la impunidad”, señala.

José Yuste, de ‘Excélsior’, destacó positivamente las propuestas económicas del presidente dentro del decálogo que presentó, aunque resaltó la importancia de que el gobierno no se endeude con estas propuestas: “Desde luego es una buena propuesta la de financiarse a través de bonos, certificados y Fibras. El gobierno mexicano podrá, por un lado, impulsar el mercado de valores, pero por el otro financiarse utilizando la ingeniería financiera disponible en el país. Eso sí, el único punto de prevención será el no endeudarse de más u ofrecer rendimientos más altos de los que pueden dar los proyectos”.

En ‘Milenio’, Héctor Aguilar Camín, señaló que el presidente no tiene un déficit de proyecto, pero sí de ejecución: “Peña ha hecho ajustes y prometido cambios que no alteran su rumbo. Su problema de fondo, a mi juicio, no es el rumbo que ha elegido, sino la deficiente navegación hacia él. Sabe a qué puerto quiere ir, lo ha puesto en la Constitución, en las leyes, y en las instituciones derivadas de ellas, pero no ha podido avanzar con claridad a su objetivo”.

El nuevo dirigente del PAN, Ricardo Anaya, no acudió al informe del presidente, y en una conferencia de prensa posterior señaló que su mensaje fue un “monologo triunfalista” en el que pareciera que estaba hablando de otro país, y criticó varias omisiones de Peña Nieto, entre ellas el no hablar sobre los mensajes despectivos del candidato republicano de Estados Unidos, Donald Trump

Relacionadas

Comentarios