'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

¿Es momento de que México suba su tasa de interés?

El escenario económico no mejora y no lo hará, lo que provocará el aumento a las tasas, ¿qué significa para el bolsillo de los mexicanos este previsible anuncio?

24-08-2015, 6:00:01 AM
¿Es momento de que México suba su tasa de interés?
Javier Rodríguez Labastida

El Banco de México se encuentra ante el dilema de subir o no las tasas de interés. Por un lado están las posturas que piden el aumento ante la depreciación del peso sin embargo, existen otras posturas que piden esperar a los anuncios económicos que tenga preparados Estados Unidos para septiembre.

Te recomendamos leer: ¿Es diferente la visión de la Fed a la de Banxico?

En días recientes, Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, ha señalado que México ha aguantado positivamente los embates de la volatilidad financiera mundial, sin embargo, ha reducido las expectativas de crecimiento y, de acuerdo con analistas, parece preparar el terreno para las próximas alzas en la tasa de interés.

En entrevista con AltoNivel.com.mx el investigador y académico de la Escuela Bancaria Comercial, Álvaro Vargas, vislumbra cuáles serían los escenarios ante una posible subida en las tasas de interés.

Te recomendamos leer: ¿Qué piensa Carstens del superdólar y la volatilidad?

¿Por qué subir las tasas de interés?

Tanto en la Unión Europea, los países de América Latina, los países árabes y China existe un escenario de recisión y eso ha provocado que el precio del petróleo se haya ido a la baja.

Te recomendamos leer: Los mercados están frente a otra semana del terror

Además, la economía de Estados Unidos se fortalece y la Reserva Federal (Fed), para evitar la inflación, está contemplando subir la tasa de interés. De acuerdo con Álvaro Vargas, esa subida obligaría al gobierno de México a tomar medidas al respecto, porque si la Fed sube la tasa de interés, lo que se va a dar es una desbandada de inversionistas a instrumentos y diferentes opciones de inversión; pegará al tipo de cambio y produciría un efecto negativo en el precio de peso.

El Banco de México va a ver más afectado al peso lo que invariablemente repercutirá en los insumos de aquellas empresas que importan algún tipo de producto para colocar su producto final en el mercado. Si la tendencia continúa, como se está viendo, el precio de los productos aumentará por la subida de costos y esto elevará la inflación.

Esta variable es la que está tratando de estabilizar el Banco de México, sin embargo, al generarse inflación, Banxico tiene que subir la tasa de interés.

Efectos negativos para la economía

Si aumentan las tasas va a encarecer el crédito. Las personas que tienen contratado algún tipo de crédito o que piensen viajar, se va a encarecer, van a subir las tasas y precios y esto afecta al consumidor.

Si compras un automóvil, en el corto plazo no te va a afectar, pero en el largo plazo puede provocar que se incrementen los costos y las tasas de interés. Las personas que tengan créditos a tasa variable les va a afectar inmediatamente.

“Las empresas tendrán que subir precios. Al subir las tasas de interés, aumentan sus costes, y si se agrega la variación del precio del dólar, tendrán que subir los precios de su producto”, dice Vargas.

Otro efecto será la desaceleración de la economía, pues al reducir la actividad económica, frenará el crecimiento. “Si visualizamos a mediano y largo plazo, las economías del mundo al estar deprimidas no van a ejercer demanda de petróleo y esta situación puede continuar al menos unos 5 o 6 años en lo que se ajustan, lo que va a provocar inestabilidad en las paridades precio-dólar”, dijo el académico.

Te recomendamos leer: Opinión: los riesgos de México ante la volatilidad

Efectos positivos

La apreciación del dólar generará en mayor turismo para México, de acuerdo con el profesor. Una versión que también ha comentado el presidente Enrique Peña Nieto. El año pasado hubo 29 millones de visitas de turismo en México. Una subida de las tasas de interés aumentará el turismo de Estados Unidos y Europa, y eso generará derrama económica.

Otro beneficio será para las empresas exportadoras mexicanas que, al ver que los productos en los mercados internacionales se abaratan, se verán beneficiadas. Un beneficio adicional lo tendrán los ahorradores, porque van a subir los intereses de aquellas personas que tienen posibilidades en invertir.

¿Y los créditos hipotecarios?

Si vas a contratar un crédito hipotecario, es momento de adquirirlo porque las tasas de interés van a cambiar.

Aquellos que contrataron a tasas fijas se van a ver beneficiados porque van a obtener cierto subsidio porque la tasa a la que pactaron se va a mantener, según Álvaro Vargas.

Quienes contrataron a tasa variable se verán impactados por el incremento de las tasas. De acuerdo al académico, la mayor parte de créditos hipotecarios fueron contratados a tasas fijas y algunos fueron en UDIS. Los que contrataron en UDIS, si sube la inflación sube el valor de la UDI, y también tendrán que subir.

Cabe señalar que estos aumentos no serán exponenciales, como han ocurrido en otras crisis económicas. Para determinarlo, es necesario saber qué tanto subiría la tasa de interés en México. En el caso de la Fed se habla de un 0.25%, pero habría que ver cuál es la respuesta del Banco de México. Lo ideal es que no fuera muy alta, de acuerdo con Vargas, pues hay reservas suficientes y se cuenta con la línea de 70,000 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional.

Te recomendamos leer: Dólar rebasa los 17 pesos, favor de no entrar en pánico

Adiós al boom de bienes básicos y materias primas

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, señaló la semana pasada que “concluyó el boom de los precios de los bienes básicos y las materias primas”, ¿a qué se refiere con esto? En el caso de México teníamos al principal, que era el petróleo, e incluso estaba incrementando el precio de otros commodities, como el acero y el cemento.

Al momento de que se desacelera la economía, los precios de estos insumos caen y se acaba con esta tendencia alcista. Carstens dijo adiós al boom y tiene razón, pues a mediano plazo la economía mundial no va a crecer, y en el caso de México, tampoco. Las reformas estructurales no son suficientes para generar crecimiento,y los precios internacionales de los commodities van a bajar.

“Habría que mirar algunas otras opciones. En el caso de México tratar de motivar la diversificación de insumos hacia otros países. No solo el cemento o el petróleo. Buscar algunas otras opciones, y sobre todo, lo que México tiene que hacer para generar crecimiento es crear otros modelos de negocios como la clusterización, es decir, la creación de agrupamientos industriales”, dice el académico de la EBC.

¿Y el oro y la plata?

De acuerdo con Vargas, estos dos metales no han dejado de ser destinos seguros, incluso cuando hay crisis fuertes, lo que hacen los inversionistas es acudir a los metales. “Lo que esperaría en el mediano plazo es un crecimiento de los precios del oro y la plata”.

Si bien las empresas hasta cierto punto van a ver que se frena el crecimiento, algunos inversionistas se irán al exterior a buscar instrumentos en donde colocar su dinero por las tasas de interés que puedan ser atractivas.

El académico señaló que habrá otro segmento de inversionistas que, al ver como la actividad económica no da para generar ganancia, voltearán a buscar alternativas en la bolsa o inversión de valores.

Preparen los paraguas

En estos momentos es cuando tienes que aplicar lo mejor de tu inteligencia emocional, pues te puede jugar malas pasadas después de una semana tan álgida. La recomendación a los consumidores es tener mucha precaución con la contratación de créditos, optimizar los gastos, y planear las compras.

“Cuando estás literalmente apanicado tomar decisiones es lo peor que puedes hacer. Reaccionar de manera impulsiva como comprar dólares o endeudarte con tu hipoteca sin tener un fundamento objetivo a la postre termina siendo una decisión funesta”, señala Oliver Ambía, director de Departamento del Finanzas del Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe.

De acuerdo con el analista, el escenario es adverso, pero debe medirse en una justa dimensión y la recomendación principal es ser cauteloso en las decisiones financieras que pueden afectar tus finanzas personales.

De entrada, sugiere comenzar por cambiar y tener hábitos financieros sanos, además de evitar compras de oportunidad o pánico. Si el pronóstico de esta semana fue la formación de una tormenta, la siguiente semana puede ser el inicio de ella, pero al final, señala Ambía, es importante protegerse durante el mal tiempo, y estar conscientes que después el tiempo será  mejor, como señaló en varias ocasiones el empresario Eduardo Monroy Cárdenas.

Relacionadas

Comentarios