HistoriasNegocios

Aguacate, el oro verde de México

Pocos lo saben, pero hay un producto mexicano que marca la pauta a seguir en el mundo: el aguacate, el cual es sumamente valorado dentro y fuera del país.

26-03-2015, 10:48:28 AM
Aguacate, el oro verde de México
Martha Lydia Anaya

Pocos lo saben, pero hay un producto mexicano que marca la pauta a seguir en el mundo. Se trata del aguacate, cuya producción crece a razón del 40% anual en exportaciones, principalmente hacia Estados Unidos (país que consume el 90% de las cosechas provenientes del estado de Michoacán), y el 10% restante es disfrutado por los mercados de Asia y Europa.

Según la Asociación de Productores y Empacadores de Aguacate en México (APEAM) –constituida por más de 6,800 productores y 34 empresas empacadoras exportadoras a los Estados Unidos–, las fortalezas que sostienen el liderazgo mundial de la industria del aguacate mexicano son: su certificación nacional e internacional en el tema de sanidad e inocuidad; los acertados proyectos de comercialización que se han estructurado para vender el fruto; las fuertes campañas de publicidad para promocionar el consumo del aguacate, sobre todo en Estados Unidos; la inquebrantable unidad de los aguacateros mexicanos y, muy particularmente, el esfuerzo de los michoacanos por progresar.

“Realmente es admirable la organización que ha tenido la industria del aguacate en México. Han sido años de trabajo muy arduo para caminar hacia un mismo objetivo: consolidar una industria con gran potencial de desarrollo”, corrobora en enlace telefónico con Alto Nivel Álvaro Luque Zamora, presidente de Avocados From Mexico (AFM), una importadora de aguacates formada en su mayoría por empresarios del estado de Michoacán.

Gracias a AFM, el aguacate de origen mexicano fue visto por más de 120 millones de televidentes en Estados Unidos. La compañía –con sede en Texas– compró un minuto de tiempo aire durante el Super Bowl XLIX de febrero pasado (en el cual ganaron los Patriots 28-24 sobre los Seahawks) para promover, a través de un divertido spot, el fruto mexicano.

“Creamos un anuncio con la idea de un draft similar al que hacen las ligas deportivas para intercambiar jugadores. En la campaña –llamada First draft ever– participan los ex jugadores de futbol americano Doug Flutie y Jerry Rice”, relata Luque.

Puedes leer más sobre este tema en: El aguacate mexicano hace ‘touchdown’ en Super Bowl

Esta fue la primera vez en que un producto mexicano formó parte de los comerciales que se transmitieron durante el evento deportivo. El spot (trasmitido al final del primer cuarto del juego y en el que aparece el tradicional guacamole mexicano) fue elaborado por la empresa neoyorquina Omnicom Group Inc., en colaboración con la agencia GSD&M –socio comercial de AFM– y Biscuit Productions, bajo la dirección del creativo Mark Gilmore.

Es sabido que los comerciales aireados durante un Super Bowl pueden costar hasta 8 millones de dólares por minuto y aunque AFM no revela el costo por transmitir la pauta ni precisa el monto exacto por la producción, es un hecho que el spot televisivo estuvo arriba del millón de dólares y que debutó junto a marcas como BMW, Budweiser, Coca-Cola, Dove, Mercedes-Benz, Snickers y Victoria’s Secret.

“El comercial está hecho para reforzar ante el mundo y ante nuestro mercado estadounidense que el aguacate original y orgullosamente viene de México”, afirma Luque.

El presidente de AFM hace hincapié en que “nada habría sido posible, de no ser por la unión y excelente organización con que cuenta esta industria”.

Este punto medular, aplicado a la producción aguacatera michoacana (que junto con Jalisco despuntan a nivel mundial en calidad y producción), ha hecho que el cultivo y comercialización del aguacate no solo le dé trabajo a mucha gente, sino que además figure como un baluarte de México ante el mundo.

De dónde le viene la casta

Antes de 1997, el aguacate mexicano enfrentaba una serie de prohibiciones, impulsadas por los productores de aguacate de California. Esto con el argumento de que les podría afectar su mercado, alegando una falsa plaga en la fruta mexicana

De ahí, los esfuerzos de los productores nacionales por unir al gremio, organizar la industria y certificar sus procesos de producción y calidad. 

Hoy, ese trabajo de 18 años se traduce en cifras interesantes: cuando se empezó a exportar aguacate a Estados Unidos, en su primera temporada 1997-98, APEAM únicamente tenía 60 productores dentro del programa de exportación, pero en la más reciente temporada 2013-14, la asociación ya cuenta con 11,202 productores, en un fenómeno de espiral que genera empleos tanto en México (donde impulsa el desarrollo agroalimentario) como en EU.

De igual forma, en 1997 había solo 61 huertos acreditados para el cultivo y cosecha del aguacate, pero en esta última temporada se contabilizaron 16,891 huertos certificados.

“La llegada del aguacate a Estados Unidos ha logrado perfeccionar su ruta de una manera sorprendente tanto que el producto puede llegar en 48 horas a Texas, y en óptimas condiciones. Después de que en la mañana de un lunes es cosechado, seleccionado, empaquetado… al siguiente día se coloca en tráilers que el miércoles ya lo están entregando a los supermercados para ser puesto a la venta en los anaqueles”, describe el presidente de AFM.

Enfatiza que la vía terrestre es la que predomina en el traslado del aguacate mexicano hacia territorio estadounidense. “Logística que poco a poco ha mejorado y que hoy contribuye al buen funcionamiento de un sistema de distribución y entrega que está muy bien estructurado.”

De acuerdo con APEAM, ya también se han hecho pruebas para transportar el fruto mexicano vía marítima de Lázaro Cárdenas, Michoacán, a Los Ángeles y hasta hay planes para preparar otra ruta de Coatzacoalcos a Filadelfia. 

Pero, por ahora, de manera abrumadora y por ser más económico, el traslado se hace por vía terrestre y todos los días se mueve un batallón de unidades, que tan solo en México genera más de 300,000 empleos, involucrando a otros sectores, como transporte, alimentos y de supervisión en efecto multiplicador.

La producción de aguacate que se exporta es generada por 27 municipios, certificados en el estado de Michoacán con todas las medidas fitosanitarias. El 90% de las toneladas de aguacate que se envían al exterior se van a Estados Unidos por ser el principal mercado en el exterior.

Es importante precisar que en 1997 se permitió la entrada del aguacate mexicano solo a la región noreste de Estados Unidos y no hacia California, Texas y Hawái. Esa limitación, de alguna manera, fortaleció la industria porque hizo posible que el fruto se posicionara primero por aquel territorio. 

Sin embargo, cuando se levantó la restricción en California a partir del 2007, no tuvo que pasar mucho tiempo para que el aguacate mexicano también sacara la casta como un producto estrella.

Con justa razón, al aguacate de origen mexicano se le conoce como el ‘oro verde’ en Estados Unidos, pues cuando llega a los anaqueles de los supermercados en Los Ángeles, por ejemplo, puede costar hasta un dólar con cincuenta centavos si se trata de una pieza de tamaño mediano y en oferta. Lo sorprendente es que la gente lo compra sin recelo.

De hecho, ha sido tan grande el impacto del aguacate en Estados Unidos que Discovery Channel recientemente realizó un documental sobre la ruta que sigue el fruto desde el campo mexicano hasta las mesas de los estadounidenses.

¿Y el mercado doméstico?

México es un productor internacional de aguacate que compite en la categoría ‘diamante’, por llamarlo de algún modo. Cerró 2014 con una cosecha de 1’100,000 toneladas del fruto, cifra que representa más de 50% de la producción mundial, que osciló en torno a los 2’100,000 toneladas.

Este ritmo de actividad no se detendrá en 2015, periodo en que los planes se enfocan a crecer 5% y a incursionar en mercados internacionales un poco ‘más exóticos’, como China y Corea.

En China, por ejemplo, ya se han presentado algunas campañas para promover el producto y atacar un mercado de 1,300 millones de habitantes. Actualmente se envían a esa nación unas 20 toneladas mensuales de aguacate mexicano.

Hasta ahora, Estados Unidos ha sido el mayor comprador de aguacate mexicano (particularmente, el tipo hass), con 600,000 toneladas en el 2014, cuyo valor de exportación fue de 1,300 millones de dólares.

Japón es el segundo comprador del fruto mexicano, con 40,000 toneladas anuales y la apuesta por aumentar esa importación al doble. Otras naciones consumidoras son Francia, España, Países Bajos (Holanda) y Reino Unido.

Relacionadas

Comentarios