HistoriasNegocios

De pronóstico reservado el futuro para México en 2015

Un escenario petrolero sombrío para 2015, la dependencia económica con EU, la crisis de seguridad y los futuros comicios, avisoran un año complejo.

14-01-2015, 4:54:52 PM
De pronóstico reservado el futuro para México en 2015
Equipo Altonivel

Agenda 2015: Petróleo, el escenario sombrío para 2015
Agenda 2015: ¿Qué esperar de las tasas de interés MX?
Agenda 2015: Impuestos en México, ¿cambios para 2016?
Agenda 2015: Proceso electoral 2015, la crisis que se avecina
Agenda 2015: Obras sin política, el reto del PNI
Agenda 2015: Seguridad pública, clave para los negocios
Agenda 2015: Europa, ¿la década perdida?
Agenda 2015: Telecomunicaciones, reacomodo del sector

Es evidente que las perspectivas del mercado petrolero para este año podrían no ser del todo negativas para México, si no se pierde de vista que los 20,000 millones de dólares que importamos de gasolinas podrían tener una reducción importante, dado el desplome observado en los precios del petróleo.

Si bien es muy cierto que las finanzas públicas mexicanas se verán bastante afectadas al no percibir los ingresos esperados por la venta de petróleo, no es menos válido afirmar que también habrá ahorros sustanciales, derivados de la importación de carburantes.

México es víctima, por un lado, de las políticas energéticas de Estados Unidos, país que intenta incrementar las sanciones comerciales a Rusia por su política agresiva en la Europa oriental, en particular respecto a Ucrania. Por otro lado, las grandes empresas petroleras norteamericanas desean bajar el precio del petróleo, de modo que el gas shale no represente mayor competencia ni sustituya el crudo en el corto plazo.

Es decir, nos encontramos entre dos fuegos. Todo dependerá de que el presidente Vladímir Putin ceda en sus camufladas agresiones armadas a Ucrania y, de esta suerte, evite los estragos que están sufriendo el rublo y su economía, de la misma manera en que volverá a subir el precio del petróleo cuando las grandes compañías productoras de gas shale traben alianzas con las petroleras norteamericanas y con Arabia Saudita.

Si la Reserva Federal desea enfriar la economía norteamericana, que observa un crecimiento inesperado, tendrá que subir las tasas de interés, con lo cual obligará a México a hacer lo propio, con los consecuentes efectos sobre el PIB. Según se ha analizado, este fenómeno no parecerá presentarse, al menos en los próximos dos años, lo que es una buena noticia para los mercados.

En otro orden de ideas, las reformas en la industria de las telecomunicaciones pretenden proporcionar a los consumidores servicios mucho más eficientes y baratos, en comparación con los vigentes en el mercado. Las tarifas para los usuarios se prevén más competitivas. Así, las buenas noticias, también en este sector, no pueden ser mejores.

En las elecciones intermedias de 2015 resulta ciertamente factible que el electorado se pronuncie masivamente por la abstención electoral. El hartazgo de la sociedad y la decepción política que vive la nación no constituyen el estímulo preciso para que los ciudadanos concurran entusiasmados a las urnas.

De producirse este fenómeno, el voto duro del PRI garantizaría nuevamente la mayoría de votos en la Cámara de Diputados, por lo que los últimos tres años de la administración del presidente Enrique Peña Nieto no se desarrollarían en un escenario de rechazo frontal a sus iniciativas legales. Los votos de castigo sí podrían producirse en las elecciones de gobernador de diferentes entidades federativas. Todavía faltan casi seis meses para la celebración de los comicios, tiempo en que podrían darse muchos giros que afectarían las condiciones de la opinión pública.

Imposible no dedicar un par de reflexiones al ejercicio del presupuesto público, que debió haberse convertido en una catarata voluminosa para estimular el crecimiento económico. Sin embargo, se dieron inexplicables desfasamientos en materia de gasto que deben (y es recomendable) evitarse este año para no entorpecer aún más la marcha del país.

Ha llamado poderosamente la atención que la propuesta del Presidente en materia de seguridad –la cual contemplaba la existencia de un fiscal anticorrupción– haya sido bloqueada por el propio PRI en el Congreso. Esta clase de conductas inexplicables tendrán que modificarse a lo largo de este año, debido al severo daño que sufre la economía del país ante la inseguridad y la impunidad. La gran asignatura de Peña Nieto consistirá en llevar a cabo la reforma de seguridad nacional y la final imposición de un Estado de derecho.

Finalmente, el Presidente de la República ya ha emplazado a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y a las diversas organizaciones empresariales para que, en conjunto, busquen un acuerdo tributario, el cual sea capaz de estimular el crecimiento económico y el desarrollo de país. Esta tarea también resulta inaplazable.

En resumen, el panorama se percibe más positivo que como se veía al cierre del año pasado, siendo este 2015 uno de los años más críticos para consolidarnos como nación y figurar en el escenario mundial como una sociedad madura.

Agenda 2015: Petróleo, el escenario sombrío para 2015
Agenda 2015: ¿Qué esperar de las tasas de interés MX?
Agenda 2015: Impuestos en México, ¿cambios para 2016?
Agenda 2015: Proceso electoral 2015, la crisis que se avecina
Agenda 2015: Obras sin política, el reto del PNI
Agenda 2015: Seguridad pública, clave para los negocios
Agenda 2015: Europa, ¿la década perdida?
Agenda 2015: Telecomunicaciones, reacomodo del sector

FUENTES CONSULTADAS PARA ESTE REPORTAJE: APEC, Banamex, Banco Central Europeo, Banxico, BBVA Research, Barclays, Bloomberg, CMIC, CIDAC, CIDE, E&Y, Eurostat, INEGI, Instituto Federal de Telecomunicaciones, IPADE, Tecnológico de Monterrey, Manpower, México Unido Contra la Delincuencia, Monex, Nextel, KPMG, OCDE, OMC, OPEP, Pemex, Santamarina y Steta, Secretaría de Economía y Softec.

Relacionadas

Comentarios