HistoriasNegocios

Bancos centrales y crudo definen rumbo de los mercados

El estímulo monetario en el exterior y la caída del precio del petróleo, son dos tendencias que generarán tanto ganadores como perdedores.

03-12-2014, 2:27:22 PM
Bancos centrales y crudo definen rumbo de los mercados
Russ Koesterich, Director Administrativo, Estratega Principal de Inversiones Globales de BlackRock

La semana pasada, subieron las acciones estadounidenses,
mientras una revisión al alza de la medición del producto interno bruto (PIB) correspondiente al tercer trimestre
contrarrestó la disminución en la venta
de viviendas
. El índice Dow Jones
Industrial Average
remontó un 0,10% y cerró la semana en 17.828, el índice S&P 500 subió un 0,19% y
cerró en 2.067 y el índice Nasdaq
Composite
mostró grandes avances con un alza del 1,67% para cerrar en
4.791. Mientras tanto, el rendimiento de las letras del Tesoro a 10 años
registró un descenso del 2,31% al 2,19%, con el consiguiente aumento del
precio.

El rendimiento del mercado
bursátil
se vio afectado por algunos de los grandes temas de la actualidad:
el estímulo monetario en el exterior
y la caída del precio del petróleo,
dos tendencias que generaron tanto ganadores como perdedores. Sin embargo, las
consecuencias no se limitan solo a las acciones: también se observan efectos en
los mercados de bonos del mundo,
donde continúan descendiendo los rendimientos.

¿Quién gana con la caída en el precio del crudo?

La semana pasada, continuaron remontando las acciones, pero
siguiendo las tendencias recientes, los grandes
ganadores
se encuentran fuera de los Estados
Unidos
. Lograron un sólido avance tanto las acciones alemanas como las chinas, ya que se beneficiaron del
estímulo monetario reciente de sus respectivos bancos centrales y de la
perspectiva de una flexibilización adicional en 2015. 

El segundo gran tema que estuvo forjando los mercados en las
últimas semanas es la caída en los
precios de la energía
. En la reunión del viernes pasado, la
Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) decidió no tomar medidas

para restringir la producción de petróleo. Inmediatamente después de esa
decisión, el precio del petróleo alcanzó su nivel más bajo en varios años,
ejerciendo a su vez más presión sobre las compañías energéticas.

También puedes leer:  Cómo
impacta la caída de precios del petróleo a México
 

La caída en el precio del petróleo y la falta de apoyo de la
asociación mundial del sector del petróleo están forzando a que las compañías
estadounidenses de exploración y producción de petróleo reduzcan los gastos de capital. En última instancia, esto solo
provocará una desaceleración en la
producción
, pero no reducirá la oferta.

Con el precio del petróleo estancado y una posible caída en
los gastos de capital, recomendamos tener precaución respecto de las acciones y
del crédito de las compañías de
exploración y producción
de petróleo. Sin embargo, todavía vemos
oportunidades en las compañías petroleras globales integradas, debido a sus
valuaciones relativamente bajas y a sus modelos comerciales diversificados.

La caída en los precios del petróleo también repercute en
algunos mercados emergentes. Como hemos indicado con anterioridad, creemos que
hay mejores oportunidades en los mercados emergentes de Asia, donde los importadores de petróleo de India, Indonesia y Tailandia están beneficiándose
de los bajos precios del petróleo.

Sigue en caída
el rendimiento de los bonos

La actividad en los bancos
centrales
que mencionamos anteriormente también está repercutiendo en el
rendimiento de los bonos, que
continúa manteniéndose bajo, especialmente en Europa. Incluso en los Estados
Unidos, a pesar de la creciente recuperación económica.

La falta de una oferta de bonos ejerce una presión negativa sobre los rendimientos
a largo plazo.

La semana pasada, el rendimiento de los bonos alemanes superó los récords de bajas, con una cotización del
rendimiento a 10 años de unos 70 puntos básicos (0,70%). El rendimiento de los bonos europeos disminuye por varios
motivos: la especulación de que el Banco
Central Europeo
expandirá su programa de compra de activos e incluirá los
bonos soberanos, el crecimiento moderado y la caída de la inflación y las
expectativas respecto de la inflación
(la inflación en la zona euro es, actualmente, del 0,3%).

A pesar de que la disminución en los rendimientos ha sido
más pronunciada en Europa, esta tendencia puede observarse en casi todos los
países desarrollados. El rendimiento de los bonos de deuda pública del Reino Unido se aproxima al 2% y el
rendimiento de los bonos del gobierno canadiense
a 10 años registró una caída por debajo de ese nivel. 

Desaceleración
mundial

Una de las causas de estos bajos rendimientos en todo el
mundo es la desaceleración del
crecimiento económico
, un fenómeno que ya alcanzó la escala mundial.
Recientemente, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos
(OCDE) disminuyó
de 3,9% a 3,7% su pronóstico
de crecimiento del PIB mundial para el 2015.

Sin embargo, incluso en los Estados Unidos (donde se ha estado acelerando el crecimiento), aún
continúa cayendo el rendimiento de los bonos. A pesar de que la semana pasada
se revisó al alza el crecimiento del PIB correspondiente al tercer trimestre (a
un 3,9%), el rendimiento de las letras del Tesoro
de los Estados Unidos
tuvo una cotización más baja. El rendimiento de los bonos a 30 años volvió a caer por debajo del
3%, mientras que el rendimiento de los pagarés a 10 años cayó por debajo del
2,2%, el nivel más bajo en un mes.

Como explicamos anteriormente, los rendimientos en los
Estados Unidos se ven reprimidos por los bajos rendimientos a nivel mundial (lo
que aumenta la demanda de los rendimientos estadounidenses relativamente más
altos), así como por la demanda persistente de los bancos y las instituciones.

Pero la falta de
oferta respecto de la demanda
también tiene sus efectos. JP Morgan estima
que, en el 2015, la demanda mundial superará a la oferta en US$400 mil millones
gracias al aumento de las compras por
parte de los bancos centrales de Japón y Europa
.

Pese a ello, esperamos que el año próximo suban las tasas a corto plazo en los
Estados Unidos, cuando la Reserva
Federal
comience a aumentar la tasa de los fondos federales. De todos
modos, es probable que el aumento general en los rendimientos se vea inhibido
por los siguientes factores:

1) Rendimientos bajos
en el resto del mundo, lo que impulsa la compra de títulos del Tesoro de los EU
por parte de extranjeros.

2) Desequilibrio constante entre la oferta y la demanda. En
resumen, pese a que, probablemente, aumenten las tasas a largo plazo el próximo año, estas se mantendrán bajas en
relación con los niveles históricos.

Relacionadas

Comentarios