HistoriasNegocios

Fábricas convertidas en residencias, la moda para vivir

‘Nuevo Polanco’ y Azcapotzalco son las zonas que cambian su rostro de fábricas de autos, vidrio y hule, por zonas residenciales de ‘ensueño’.

09-09-2014, 12:55:18 PM
Fábricas convertidas en residencias, la moda para vivir
Jesús Franco

El año 2005 marcó un
boom inmobiliario de la mano de Carlos Slim. Ese año nacía “Nuevo Polanco”, una
zona construida para aquellos habitantes exigentes que ya no cabían en Polanco,
una de las zonas más exclusivas del Distrito Federal.

Sin embargo,
antes que esta zona se decorara con centros comerciales y museos, las fábricas
de autos, vidrio, hule y bebidas, entre otras, eran las dueñas de esta zona. En
punto de las 12 del día y las 6 de la tarde, el silbato del tren se escuchaba
avisando una nueva carga de insumos.

Conforme la
población fue creciendo y las exigencias de un lugar donde vivir, orillaron a
las inmobiliarias a buscar nuevos espacios. Las fábricas ya no cabían en las
orillas de una zona residencial que pretende competir con las de grandes urbes
como Nueva York o Madrid.

Así, en 2006,
el concepto Nuevo Polanco irrumpe con Parques Polanco y el Centro Comercial
Antara, como detonantes para que esta nueva zona residencial se pusiera de moda entre la clase joven más adinerada de la Ciudad de México. El Colegio de
urbanistas ha definido esta zona como un polo de atracción por todos los
servicios que ofrece, pero también advierte el gran problema de movilidad que
se vive todos los días en la zona.

Su plusvalía
no está en duda: el precio por metro cuadrado es de $49,455 para un
departamento, mientras que para una casa es de $38,900. El precio promedio
mínimo de un departamento oscila entre el millón y el millón y medio de pesos,
considerando 65m2 de construcción.

Las colonias
Amplación Granda, Irrigación, Anáhuac y Nueva Anzures se han convertido en el
estandarte de una nueva clase social que comienza a consolidarse en esta zona
residencial
, que se combina con las modestas casas de los obreros jubilados. La
Consultora inmobiliaria Tinsa reportó que la plusvalía de la Ampliación
Granada fue de 13%, lo que la convierte en una excelente opción para comprar y
luego rentar.

Azcapotzalco, un nuevo competidor

Azcapotzalco
también solía ser la casa de muchas fábricas, sin embargo, la necesidad de
nuevas zonas inmobiliarias, obligaron a las constructoras a buscar espacios
para levantar pequeñas ciudades verticales. El encarecimiento de las rentas
para bodegas
, así como la proliferación de corredores industriales en ciudades
como Querétaro o Aguascalientes, le abrieron una oportunidad a las fábricas de
maximizar sus ganancias.

Estos
factores lograron que esta zona norte del Distrito Federal, que colinda con
Naucalpan y Tlalnepantla, cambiara su imagen y la percepción entre sus futuros
habitantes se volviera más amable. Esta zona, a diferencia de Nuevo Polanco,
tiene precios más accesibles para el defeño clasemediero, pero las vías de
acceso, así como el transporte público resultan un plus para los que habitan en
ella.

Otra de las
diferencias que tiene con sus “vecinos” es que ellos tienen empresas ejecutivas
en las que sí laboran, lo que la convierte en una especia de pequeña ciudad.
Según estudios, la gente que habita en Nuevo Polanco trabajan en zonas como
Santa Fe o Reforma, lo que ocasiona atascos en las pocas vías de acceso que
tiene. 

No cabe duda
que los centros comerciales (en cualquier zona del Distrito Federal) se han
convertido en los principales causantes del boom inmobiliario. En la zona de
Azcapotzalco, la Plaza Comercial El Rosario, se ha convertido en un gran atractivo
para los habitantes (y los futuros) ya que no existe alguna similar en los
alrededores.

Si se hace un
comparativo con los departamentos de Nuevo Polanco la diferencia es radical:
aquí el metro cuadrado cuesta en promedio $17, 200 pesos para un departamento
en promedio de 70m2. Los precios de departamentos en esta zona están entre
(mínimo) $800 mil pesos y (máximo) 1 millón y medio.

¿Tienes dudas?

La diferencia
de precios entre ambas zonas es clara, sin embargo, ambas ofrecen servicios de
salud
, esparcimiento y transporte público (sin importar su calidad).

Vale la
pena pensar que Nuevo Polanco está convirtiéndose en un dolor de cabeza para
los que la habitan, ya que en ocasiones los servicios son insuficientes y el
tránsito vehicular hace que la entrada y salida sea un suplicio. Azcapotzalco
tiene una gran ventaja: colinda con el Estado de México y las vías de acceso
tienen a ser rápidas, como el Circuito Bicentenario, el cual entronca con
Periférico y su segundo piso.

Lo que sí
ofrecen ambas zonas es una gran plusvalía que ya comienza a verse entre los
compradores y rentadores más exigentes. 

Relacionadas

Comentarios