HistoriasNegocios

LafargeHolcim a la caza de Cemex en su territorio

LafargeHolcim quiere una buena tajada de la inversión pública y privada que detonará el PNI; y consolidarse como el segundo productor de cementos del país.

18-08-2014, 8:11:30 AM
LafargeHolcim a la caza de Cemex en su territorio
Roberto Aguilar

Solo dos semanas después de que se anunciara la propuesta de fusionar las operaciones de la empresa francesa Lafarge y la suiza Holcim, para crear al productor de cemento más grande del mundo, Bernard Fontana, actual CEO de Holcim, reconoció en una conferencia con analistas bursátiles, que la menor actividad de la economía mexicana había provocado un exceso en la capacidad de producción de cemento y, en consecuencia, una disminución en el precio del insumo.

Pero esta situación no había sido exclusiva de México, porque luego de la desaceleración de las economías más desarrolladas, el dinamismo del crecimiento mundial fue endosado a los países emergentes, aunque su participación fue efímera.

“Esta fusión me parece que es reacción a una situación complicada de crecimiento mundial, provocada luego de la crisis económico-financiera de 2008-2009. Esto no solo disminuyó los volúmenes de venta de los productos de la construcción, sino que, debido a menores volúmenes, los márgenes operativos de las empresas también disminuyeron; lo que se refleja en la rentabilidad de los productores de cemento”, comenta Fernando Bolaños, analista bursátil de Monex.

La firma de análisis 414 Capital estima que el freno económico provocó que los productores de cemento más importantes en México, que en conjunto tienen una capacidad instalada de 60.6 millones de toneladas métricas, utilizaran solo 60% de su potencial de producción, en espera de que una recuperación del mercado se tradujera en mayor demanda y precio de la materia prima.

Osmin Rendón Castillo, presidente de la Cámara Nacional del Cemento (Canacem), coincide con la cifra de la capacidad instalada y detalla que en el 2012 la producción nacional de cemento se ubicó en 36.2 millones de toneladas, mientras que en 2013 se redujo a 34.6 millones; es decir, una caída cercana a 5%. La cifra contrasta con los 38.8 millones de toneladas que se alcanzaron en 2007, un año antes de que iniciara la crisis económica mundial.

Sin embargo, tenues signos de recuperación de la economía, que podrían acentuarse en la segunda mitad de este año, y el anuncio del Programa Nacional de Infraestructura (PNI) 2014-2018, que contempla una inversión histórica de 7.7 billones de pesos, están cambiando las expectativas y oportunidades de todos los participantes del mercado.

“No hay una estimación precisa del impacto que tendrá el plan de infraestructura, pero si los proyectos y la vivienda detonan en la magnitud que se espera, se traducirá en una mejora del país, y aunque los temas de inversión pública son complejos y tardados, lo que se prevé es que se agilicen para que los procesos sean expeditos y claros, con un efecto positivo en el mercado”, destaca el dirigente del gremio de productores de cemento.

Ante este escenario, decisivo para la recuperación del mercado nacional de cemento, los jugadores más grandes se aprestan a desempolvar su maquinaría, mientras otros productores más modestos autorizan inversiones que habían sido cautelosamente pospuestas.

En este contexto, Cementos Moctezuma anunció una inversión de 200 millones de dólares (mdd) para duplicar la capacidad de producción de su planta en Veracruz y alcanzar 7.7 millones de toneladas, considerando las tres instalaciones que la empresa, que tiene como socios a la italiana Buzzi, la española Cementos Molins y Grupo Carso, opera en México.

Rendón Castillo explica que en el periodo de menor demanda, las empresas enfocaron sus recursos en el mantenimiento de sus instalaciones, investigación y, sobre todo, para mejorar sus procesos y cumplir normas ambientales cada vez más rigurosas, rubro donde México ocupa los primeros lugares a nivel mundial, destaca el titular de Canacem.

La ruta de la consolidación

De acuerdo con la correduría First Global, la capacidad conjunta de la empresa llegaría a 427 millones de toneladas anuales de cemento, y las mayores ventas provendrían principalmente de Europa, con 28.3%; Asia con 26.9%; Norteamérica representaría 18.1%; África y Medio Oriente 15.5% y Latinoamérica, que incluye a México, significaría apenas 11.2%.

La respuesta tiene dos componentes principales. En primer lugar, la alta inversión pública y privada que detonará el PNI durante los siguientes cuatro años. “Este monto de inversión representa más de la tercera parte del PIB del país estimado para 2014, lo que lo convierte en el plan de infraestructura más ambicioso desarrollado en México”, destacó la SHCP al presentar dicho programa.

Pero ¿cómo se inserta México en los planes del gigante del cemento LafargeHolcim, que está en plena gestación?

Además, a diferencia de lo que sucederá en otros países, principalmente de Europa, LafargeHolcim no enfrentará problemas relacionados con preponderancia en el mercado y, por lo tanto, no estará obligada a vender activos; al contrario, podría incluso adquirir alguna empresa local.

Según fuentes de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) aún no reciben una autorización formal para analizar el impacto que en el mercado nacional de cemento tendría el surgimiento de LafargeHolcim, y que los protagonistas de la fusión esperarían la determinación y condicionamientos que impondrían reguladores de otros países.

First Global anticipa que en India, China, Canadá y Brasil sería más complejo lograr el permiso de las autoridades en materia de competencia y las desinversiones serán prácticamente un requisito. Aunque otros especialistas anticipan que las leyes locales en materia de competencia se pondrán a prueba en por lo menos 15 de los 90 países donde tendrá presencia la alianza, lo que podría retrasar el cierre final de la propuesta, prevista por las compañías para el segundo semestre de 2015.

En este contexto, un bocado apetecible en México podría ser Cementos Moctezuma, porque así la alianza consolidaría su presencia en el mercado mexicano, donde Holcim es el segundo jugador  después de Cemex, con 12.2 millones de toneladas al año, mientras que la presencia de Lafarge es mínima, incluso con la alianza que acordó a principios de 2013 con la empresa mexicana Elementia para dar paso a Cementos Fortaleza que tiene una capacidad de apenas 1.8 millones de toneladas.

Pero al sumar las 7.7 millones de toneladas potenciales que Cementos Moctezuma alcanzará con la inversión anunciada, se tendrían 21.7 millones de toneladas, que consolidarían a LafargeHolcim como el segundo productor de cemento más importante en el país, cada vez más cercano a Cemex, que cuenta con una capacidad de producción aproximada a 30 millones de toneladas. Sobre la potencial operación, un vocero de Elementia declaró que la compañía analiza diferentes opciones que redunden en beneficios para ambos socios. Lafarge es dueña de 47% de Cementos Fortaleza y Elementia de 53%.

Elementia, a su vez, es un grupo donde, mediante un intercambio de activos y créditos, Carlos Slim Helú alcanzó una tenencia de 46% y el resto está en manos del conglomerado químico Mexichem, de Antonio del Valle. Y justo la relación de propiedad de Slim Helú entre Elementia y Cementos Moctezuma, de la cual el empresario posee 10% del capital, sería el puente para la potencial consolidación.

Una serie de acontecimientos sugiere que esta ruta sería la elegida. Por ejemplo, Holcim México fue el único productor que púbicamente aplaudió el programa de inversión en infraestructura y, en voz  de Gustavo Gastélum, director de Relaciones y Comunicaciones Externas de Holcim México, pidió que todo el proceso de licitación de proyectos se “lleve a cabo en condiciones de transparencia e igualdad para todas las empresas que deseen participar en el PNI; que se informe de los avances del mismo y que se ejecute de acuerdo con los tiempos planteados”.

Y, días después, anunció iniciativas para ampliar su presencia en el mercado doméstico donde, según 414 Capital, la autoconstrucción representa alrededor de 30% de toda la demanda y, además, dos terceras partes de las necesidades locales de cemento se cubren mediante el abasto de sacos de 50 kilos.

Holcim presentó una nueva variedad de cemento –mortero– con diversas mejoras, que evitan el uso de cal en el proceso de construcción, las quemaduras en la piel e irritación de ojos.
La empresa destacó que, solo el año pasado, el consumo de cemento tipo mortero sumó 3 millones de toneladas y que en el primer trimestre este producto reportó una tasa promedio de crecimiento de 5%. Sin embargo, Fernando Bolaños, de Monex, considera que la consolidación en México no sería tan fácil.

“El mercado mexicano se encuentra altamente concentrado; no hay muchos competidores y con la fusión de LafargeHolcim se estaría incrementando este nivel de concentración y podría ser tan alto que la Cofece investigaría la situación del mercado de cemento en México.”

El gremio de los productores de cemento, en voz de Rendón Castillo, dice que es prematuro fijar una postura sobre los efectos que la fusión de Holcim y Lafarge tendrá en el mercado mexicano, al que califica como competitivo, pues está abierto a las importaciones y tiene jugadores de todos tamaños.  Además, Elementia estaría en pláticas para comprar la parte de su joint venture con Lafarge.

El caso de CEMEX

Otras de las potenciales implicaciones del nacimiento de LafargeHolcim podría iniciar en México, pero tendría implicaciones globales. En su primera intervención pública, Rogelio Zambrano Lozano, nuevo presidente del Consejo de Administración de Cemex, que ocupó este puesto luego del fallecimiento  de Lorenzo Zambrano, dijo que la empresa seguirá analizando ampliar su presencia geográfica –actualmente opera en 50 países– y que una alternativa sería adquirir activos que tanto Holcim como Lafarge tendrán que vender para obtener la aprobación de los reguladores en materia de competencia económica.

Holcim y Lafarge estiman que será necesario vender el equivalente a 50,000 mdd en activos, que representan 15% del flujo de efectivo proyectado para la alianza, y además anticiparon que dos terceras partes de las desinversiones se realizarían en Europa, sin precisar los nombres de los países afectados.

Además, la combinación de ambas compañías tendría alta repercusión en Canadá, Brasil, India y China, por lo que no se descartan ventas de propiedades también en estas naciones.
Sobre las oportunidades y planes que Cemex asumirá de cara a la competencia, el departamento de Comunicación de la compañía pidió ceñirse a las declaraciones públicas sobre este tema, que la nueva administración expuso ante los medios de comunicación y los analistas bursátiles.

El hecho es que Cemex, de facto, se convertirá en el segundo productor más grande del mundo al concretarse la megafusión; pero las posibilidades para que aproveche el reacomodo de la industria mundial de cemento son limitadas por diversos factores. El principal es el elevado nivel de pasivos que enfrenta la firma mexicana, que sumó 17,170 mdd al cierre del primer trimestre del año, y las restricciones financieras impuestas por sus acreedores. Además, Rogelio Zambrano fue enfático al afirmar que la expansión internacional de Cemex ya no será a base de deuda.

“La compañía estará pendiente de qué activos pudieran complementar su portafolio; ya veríamos después cómo los financiamos, pero no estamos pensando en financiarlos a través de pasivos”, secundó Fernando González Olivieri, el nuevo director general de Cemex.

Un segundo escollo es precisamente la concentración potencial que la mexicana alcanzaría al hacerse de activos de Holcim o Lafarge. Pero, además, en contra de Cemex juegan las oportunidades que visualizan otros competidores que, al contar con una mayor flexibilidad financiera, pueden actuar más rápido.

Otros analistas son más optimistas y consideran que la mejora continua en el refinanciamiento de la deuda de Cemex, el potencial intercambio de activos y la recuperación, en camino, de sus operaciones en EU podrían cambiar el panorama financiero de Cemex en el mediano plazo, abriéndole rutas de consolidación global. El tiempo lo dirá.

Relacionadas

Comentarios