'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Popularidad de EPN, ¿una ilusión que pierde brillo?

Algunas encuestas no favorecen a la imagen del mandatario y señalan la reprobación de los ciudadanos a su forma de dirigir al país y a la economía.

17-06-2014, 1:58:19 PM
Popularidad de EPN, ¿una ilusión que pierde brillo?
Jesús Franco

El próximo mes de septiembre, el presidente Enrique Peña Nieto, completará el séptimo trimestre de los 24 que contempla su sexenio… y en medio de un ambiente de reformas que buscan darle liderazgo económico a México, la percepción de los ciudadanos sobre su mandato, se encuentra dividida aunque con una marca inclinación hacia la reprobación.

Luego de vivir bajo el mismo régimen político durante 71 años, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) perdió la presidencia frente al Partido Acción Nacional en el año 2000 frente a un carismático Vicente Fox. Tras dos sexenios panistas en el poder, el PRI se “renovó” y volvió a ocupar el máximo puesto de la política mexicana: la Presidencia de la República.

El elegido: un joven carismático que no llega a los 50 años de edad, oriundo del norte del Estado de México y con una popularidad a su favor. Sin embargo, al paso del tiempo los números parecen no favorecerle a Peña Nieto.

En la encuesta del Pew Research divulgada este martes se muestra que la popularidad del mandatario bajó del 57% al 51%, respecto al estudio realizado un año antes. Cifra que coincide con la “Evaluación del primer cuarto de Gobierno”, de Consulta Mitofsky, la cual exhibe que su aprobación está por debajo del 50%.

En este contexto cabe recordar el sondeo realizado por el diario El Universal, cuando la aprobación a la gestión de Peña Nieto, bajó en noviembre pasado a un 50% desde un 55% en agosto, principalmente por la aprobación de la reforma fiscal que aumentó los impuestos.

Pero, ¿es esto un periodo de ajuste frente a reformas impopulares pero que en algún momento reflejarán su eficacia económica? No lo sabemos, lo cierto es que el estudio de Pew Research destacó que lgestión económica del Presidente es reprobada por 60% de la población, al igual que la reforma energéticaque solo apoya el 34% de los encuestados.

Según el sondeo realizado entre abril y mayo, seis de cada 10 mexicanos desaprueban el manejo del presidente en la economía -lo que representa un aumento de 14 puntos respecto al año pasado-, mientras que sólo 37% le dan el visto bueno.

Además, seis de cada 10 encuestados señaló que la situación económica del país es ‘mala’, incluyendo poco más de la cuarta parte que estima que es ‘muy mala’, mientras sólo 40% le dan una nota positiva, y la mitad es optimista sobre el futuro.

Te recomendamos leer: 3 errores que cometen los líderes y que nadie les dice

Duelo de popularidad

Al comparar los números de aprobación del ex gobernador mexiquense con sus antecesores en la Presidencia, el hoy inquilino de Los Pinos está lejos de esa popularidad: de acuerdo con el mismo estudio realizado sobre el trabajo del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, en mayo de 1990 el 75% de los ciudadanos mexicanos aprobaba sus gestiones.

Mientras tanto, en mayo de 2002, los mexicanos estaban convencidos en un 63% de que Vicente Fox estaba trabajando para cambiar lo que el PRI no había podido hacer. Aunque el final de su sexenio no fue el esperado, tuvo mucho margen político para maniobrar.

Por extraño que parezca, Felipe Calderón (con todo y su guerra contra el narcotráfico), gozaba del 61% de aprobación en mayo de 2008.

El único ex presidente, de 1988 a la fecha, que ha estado por debajo de Peña Nieto es Ernesto Zedillo Ponce de León, quien en mayo de 1996 apenas llegaba al 34% de aprobación. Sin embargo, no olvidemos que Zedillo sustituyó al candidato Luis Donaldo Colosio, asesinado meses antes de la elección y dejando prácticamente el camino liso para ocupar la Presidencia.

¿Veracidad?

El actual presidente de México pasará a la historia como un presidente “reformista”. En sus primeros meses de Gobierno anunció una reforma profunda en materia educativa. Después llegaron la politíca electoral, la energética y hasta la de telecomunicaciones, las cuales generaron más polémica, ya que tocaban temas sensibles para la población, como el petróelo y Pemex; o para los intereses particulares, como Telmex y Televisa.

Pero para la gente, los anuncios de las diferentes reformas no han tenido el impacto deseado, pues solo el 45% afirma creerle cuando Enrique Peña Nieto anuncia alguna medida.

Te recomendamos leer: Los presidentes más ‘reformadores’ de México

Dos problemas, ninguna solución

Ahí no acaban los número negativos, ya que el 55% de los entrevistados por Consulta Mitofsky está convencido de que Peña Nieto no tiene las riendas del país.

En el mismo sexto trimestre de los sexenios de Calderón y Fox, la principal preocupación de los ciudadanos era la crisis económica. Hoy, ésta comparte los pensamientos de los mexicanos con la inseguridad.

Por regiones, en el noroeste y centro del país, la principal preocupación es la inseguridad; en el noroeste, occidente y sureste es la crisis económica; en el occidente el desempleo y en el noreste el alza en los impuestos.

¿Quién sí lo apoya?

Según la encuesta realizada a 1,000 mexicanos cada mes durante un trimestre, mayores de 18 años, con credencial para votar, los grupos que aprueban más al Presidente son los priístas y los habitantes del noreste del país.

Los militantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD), las personas de nivel socioeconómico alto, así como los habitantes del centro del país son los que peor lo evalúan.

Resulta paradójico que en el norte del país, región azotada por la violencia generada por el crimen organizado, respalden fuertemente la gestión de Peña Nieto. Sin embargo, hay que prestar atención al centro del país, ya que cada vez la percepción sobre esta región otrora libre de crimen organizado y violencia, comienza a convertiré en un foco rojo que requiere atención urgente.

#ElDato

En un año, todos los niveles de gobierno muestran desplomes en la evaluación de Mitofsky: los gobernadores bajaron 10 puntos, el presidente 8 y los municipales 5, manteniéndose como los peor evaluados.

¿La ilusión reformista se desvanece frente a la percepción ciudadana? Estas encuestas reflejan el sentimiento de las personas, sin embargo, los efectos de las reformas estructurales aún no se sienten. ¿Será que al paso del tiempo este ambiente de negativa percepción se convertirá en algo positivo? Tiempo al tiempo.

Relacionadas

Comentarios