'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Commodities en 2014: ¿vale la pena invertir en ellos?

Las materias primas ofrecen a los inversionistas tantas oportunidades de obtener ganancias como el mercado accionario, pero ¿cómo operan este año?

29-04-2014, 2:25:38 PM
Commodities en 2014: ¿vale la pena invertir en ellos?
Joaquín Carrillo

Luego del esplendor que alcanzaron los commodities (materias primas o bienes primarios) en abril de 2011, cuando su principal índice (el Dow-Jones UBSIC) alcanzó su máximo histórico de 53 dólares, dicho indicador ha mostrado una tendencia decreciente en los últimos dos años, con un mínimo de 38.32 dólares en 2012 y de 35.58 dólares en 2013. Y, a pesar de que los especialistas estiman que 2014 no será un año fácil para estos instrumentos de inversión, en febrero pasado las materias primas comenzaron a tener ganancias, moviéndose en dirección opuesta a los bonos y la información macroeconómica.

¿Qué son los commodities?

Martín Perera, analista de Saxo Capital Markets, los define como las materias primas que los humanos emplean para desarrollar y hacer otros productos, y que son negociados en una bolsa o en el mercado spot.

Por ejemplo, el petróleo y el gas natural son combustibles utilizados para mantener el mundo en funcionamiento; por otro lado están el oro, la plata, el cobre, el zinc, el hierro y otros metales, que sirven para hacer joyas, herramientas, cables, tubería, entre otros; y, finalmente, los granos como el maíz, trigo y frijol, que nos sirven de alimento. Estos productos definen las tres principales categorías en que se divide el mercado de materias primas: energéticos, metales y el sector agrícola (o soft).

¿Cómo funcionan?

El Chicago Mercantile Exchange (CME) es el mercado de commodities más grande, donde operan más de 3,000 millones de contratos anuales, entre los que destacan una gama de futuros, opciones y productos over the counter. Por otro lado, se contempla que actualmente hay más de 100 productos distintos operados en 50 mercados alrededor de todo el mundo.

En México, los commodities se negocian en el MexDer (Mercado de derivados), que inició operaciones en 1998, el cual emplea distintas modalidades de contratos, sobre todo los Futuros y las Opciones. Los primeros, como su nombre lo indica, prometen vender en el futuro a un precio establecido el día de hoy. Esto sucede a través de un mercado bien organizado y estructurado, por lo que el riesgo de incumplimiento de alguna de las partes es prácticamente nulo.

Dado que el futuro es incierto y desconocido para todos, en ocasiones el precio pactado para la transacción podría no ser el mejor. Una vez llegada la fecha de vencimiento, el precio podría haberse desplomado y terminaríamos pagando caro; por otro lado, el precio podría dispararse y estaríamos vendiendo muy barato. Para aminorar este efecto negativo surgen las Opciones, que dan el derecho, más no la obligación, de vender o comprar en el futuro. En otras palabras, es un comodín.

Los mercados de derivados listados o estandarizados cuentan con una Cámara de Compensación que funge como garante en todas las obligaciones financieras que se generan por las operaciones de productos derivados. En México, Asigna es el fideicomiso que cumple con el objetivo de compensar y liquidar todas las operaciones de productos derivados en el MexDer.

Diversifica tu portafolio

Las operaciones de commodities pueden hacerse principalmente de dos formas. La primera opción y menos riesgosa es a través de una casa de bolsa, la cual funge como intermediario y ofrece la garantía de haber verificado que lo que se vende existe y cubre los requerimientos de calidad, así como asegurar que el que compra tiene para pagar.

La segunda opción es mediante contratos entre particulares, conocidos como over the counter (sobre el mostrador). Entre las desventajas que presenta esta última están la falta de un regulador que garantice la transacción en tiempo y forma y la limitante que representa solo poder negociar cantidades para las que se tenga espacio en almacenes.

“Muchos inversionistas se especializan en este mercado, pues consideran que es interesante y volátil, además de que permite diversificar los portafolios; sin embargo, dependerá de cada perfil que sea un instrumento más seguro que otro. Los rendimientos pueden variar de un commodity a otro, dependiendo del periodo, la demanda, entre otros; es decir, cada producto se comporta de manera distinta, por lo que no se puede generalizar y asegurar que representa una inversión más segura o más redituable. Algo muy cierto es que es igual de competitivo que el mercado accionario”, subraya Martín Perera.

Algunas de las materias operadas en el mercado de los commodities, pueden ser atractivas y útiles en momentos de desequilibrios económicos; por ejemplo, “con la crisis de Estado Unidos empezó a subir el precio del oro. ¿Por qué? Debido a que los inversionistas se estaban refugiando en esta materia prima, incrementando así la demanda de la misma y empujando con ello su precio al alza.

En aquel momento el oro era una herramienta atractiva; pero al entrar en un periodo de recuperación, los inversionistas cambian de instrumentos y eso repercute en el precio del metal amarillo.

¿Qué se espera para 2014?

En entrevista para Alto Nivel, Martín Perera, de Saxo Capital Markets, señala que las declaraciones de la FED sobre el retiro de los estímulos monetarios podrían impactar a los commodities en 2014.

Por otro lado, Carlos González Tabares, director de Análisis y Estrategia Bursátil de Grupo Financiero Monex,  aconseja marcar una diferencia entre los metales industriales y los llamados preciosos.

“Los primeros crecerán, si hay una recuperación de la economía norteamericana, al ser empleados para la producción; mientras que los segundos, particularmente el oro, podría estacionarse en niveles de 1,300 dólares la onza”, señala.

Tanto el analista como el directivo coinciden en que el metal dorado, al ser un instrumento de refugio en época de crisis, dejaría de ser atractivo para los inversionistas ante un repunte económico. Adicionalmente, pese a los signos de recuperación en EU, el desacelerado crecimiento esperado de China (por debajo de 6% para 2014), puede impactar de manera negativa en la demanda de materias primas, por ser uno de los países más industriales.

De esa forma, se espera que el mercado de commodities sea dinámico a nivel internacional, pero hay que permanecer atentos y alertas a las señales de recuperación que se presenten a lo largo del año. En particular en México, donde el mercado de commodities está aún algo tibio. Pese a lo anterior, el acceso a mercados internacionales es cada vez más sencillo y la demanda de estos instrumentos se ha incrementado, funcionando como una alternativa al mercado accionario.

Sin duda, este mercado es muy activo y hay que considerarlo como una opción para diversificar las inversiones, sin dejar de tener en mente su funcionamiento y el riesgo que implica ingresar en él.

Relacionadas

Comentarios