HistoriasNegocios

México va por más ensamble en la industria automotriz

¿A dónde irán las nuevas inversiones del secto de autos? Norteamérica va a ser el principal destino, donde ‘el gran acaparador’ será México.

02-10-2013, 2:11:19 PM
México va por más ensamble en la industria automotriz
Martha Lydia Anaya e Isabel del Ángel

Se tenía contemplado que siete armadoras automotrices anunciaran importantes inversiones en estos dos últimos años, pero la situación económica en el mundo no ha sido precisamente la más prometedora y era difícil anticipar si se cumplirían al 100%.

El hecho es que seis de esos siete fabricantes (Nissan, Mazda, Honda, Ford, General Motors y Audi) ya confirmaron sus montos a invertir, y esos proyectos colocan a México al mismo nivel de Estados Unidos y Canadá, que hasta ahora han sido los países con la mayor captación de capitales del sector automoriz en la región de Norteamérica.

De acuerdo con un estudio de la consultoría Polk –con sede en Detroit, Estados Unidos–, del total de las inversiones que la industria automotriz ha destinado a América del Norte en el periodo 2012-2013, México ha atraído entre el 22% y 24%; es decir, por lo menos unos cinco puntos porcentuales más que hace una década. Estados Unidos ha captado 66% y Canadá, otro 16%, lo que implicaría caídas de 4 y 1 puntos porcentuales, respectivamente, frente a sus participaciones del 2002.

Las crisis y desequilibrios en la economía de Estados Unidos han hecho que su industria automotriz desacelere su ritmo de crecimiento. Por su parte, Canadá probablemente seguirá perdiendo su base de ensamble automotor a medida que sus costos laborales se reportan como los más altos del mundo.

Esta situación hace suponer que, para la próxima década, México mantendría una tendencia creciente, puesto que continuará alcanzando por arriba del 20% del total de las inversiones de montaje de automotores en América del Norte, si se toman en cuenta las proyecciones de Polk.

Guido Vildozo, director asociado de IHS Automotive –consultora especializada en perspectivas y análisis de la industria automotriz a nivel global–  refuerza este escenario: “En 2020 se fabricarán 18 millones de autos en América del Norte, de los cuales 4 millones se ensamblarán en México”, dice. Agrega que hasta la primera mitad de 2013, el país recibió poco más de 6,400 millones de dólares (mdd) en Inversión Extranjera Directa (IED) –considerando los montos confirmados por Nissan (2,000 mdd), Audi (1300 mdd), Ford (1,300 mdd), GM (691 mdd),

Mazda (650 mdd) y Honda (470 mdd)-, acumulando así alrededor de 30,000 mdd en inversiones desde el año 2000.

“Esta es una situación atípica y realmente histórica por la cantidad de capitales del sector que están llegando a México, el cual cada vez luce más atractivo para atraer nuevas inversiones, principalmente por la solidez de su economía, su estratégica ubicación geográfica (sobre todo por la cercanía con Estados Unidos) y la competitividad de su mano de obra”, explica el analista de IHS Automotive.

Mercado en crecimiento

Para la consultora KPMG –con presencia en 156 países–, la industria automotriz mexicana se ha visto beneficiada por un alto volumen de comercio internacional, gracias a la gran apertura comercial, que se traduce en 11 tratados con más de 40 países.

“De hecho, el comercio internacional total ya representa un 59.4% del PIB y México es el segundo socio comercial más importante de Estados Unidos, que aún está considerado como el mercado más importante del mundo; por lo que el PIB de ambos países está altamente relacionado”, comenta Luis Ricardo Rodríguez, socio del área de Comercio Internacional y Aduanas de KPMG en México.

Dicha conexión entre México y Estados Unidos es particularmente importante para el sector automotriz. Más del 80% de la producción mexicana sale del país en forma de exportaciones, y Estados Unidos es el destino más importante con más de un 60% del total. Por ende, esto también implica que el desempeño de la industria está ligado al comportamiento de la economía estadounidense.

Por ejemplo, la crisis de 2009, originada en el vecino país del norte y el correspondiente decremento en la demanda que trajo consigo, afectó significativamente las exportaciones mexicanas de automóviles a ese país y la producción total, lo cual evidencia que el comportamiento de la economía de Estados Unidos es un indicador importante para evaluar el desempeño futuro de la industria.

En general, los analistas consideran que 2013 ha experimentado una mejora vigorosa con respecto al periodo crítico de 2009-2011. Además de la recuperación gradual que se ha observado en la economía de Estados Unidos durante esos años, México no se ha quedado estático y ha trabajado en la manera de diversificar sus exportaciones para disminuir la dependencia de ese mercado.

En ese sentido, Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA),  destaca que a pesar de los síntomas de mejoría de la economía estadounidense, será difícil que ese país regrese a los niveles que tenía en 2008. “Por eso, la relevancia de hacer que más armadoras se sientan convencidas de poner en marcha nuevas líneas de ensamble e incluso fábricas completas en tierra azteca”, dice.

¿Quiénes juegan aquí?

En México, la industria automotriz está bastante consolidada y apalancada por marcas instaladas como Ford, General Motors, Chrysler, Volkswagen y Nissan, además de las próximas incorporaciones de Audi y Mazda.

Entre todas, representan más del 94% de la producción y 70% de las ventas en el mercado interno.La mayor parte de la manufactura se concentra en la región centro y norte del país, para facilitar su acceso tanto al mercado nacional como a Estados Unidos y Canadá. En cuanto a las ventas para el mercado interno, Nissan es el líder con 25% de las ventas registradas en 2012, seguida por General Motors y Volkswagen, con 19% y 14%, respectivamente.

Respecto de la próxima incorporación de la japonesa Mazda y la alemana Audi, Vildozo –analista de IHS Automotive– expone que la llegada de ambas empresas a Norteamérica tiene muchos beneficios: “Primero, porque se remueve el riesgo asociado con producción en Europa y cualquier apreciación de la moneda, el euro; y, en segundo lugar, porque se aproxima la producción a Estados Unidos”.

Manufactura de primer nivel

Otro tema interesante en el contexto de la industria automotriz mexicana es que la manufactura de las OEMs (Original Equipment Manufacturer o fabricantes de equipamiento original) también crea un ambiente ideal para los proveedores de autopartes.

De acuerdo con el estudio Evaluando una inversión en la industria automotriz mexicana, realizado por KPMG, 23 de los 25 proveedores más importantes a nivel global (por nivel de ventas) tienen presencia en México. La mayor parte de estos proveedores se localiza en los mismos estados o en estados vecinos por donde se encuentran las OEMs.

“Esto ha creado clústers con importantes ventajas competitivas que incrementan el valor de la inversión de nuevos entrantes al mercado, ya que les da acceso a mano de obra calificada, know-how industrial, así como a proveedores de bienes y servicios que se integran en cadenas de valor perfectamente funcionales ”, explica Luis Ricardo Rodríguez, de KPMG. Esta ventaja también tiene un impacto positivo en el mercado interno, al contribuir a la reducción de costos y recursos asociados.

Prueba de esto es el resultado de la investigación Competitive alternatives: KPMG’s guide to international business location (Alternativas competitivas: una guía internacional para la localización de negocios) que muestra que, comparado con países desarrollados –que también son importantes productores de vehículos–, México es el país más competitivo en términos de costos.

Habría que considerar también que el sector automotriz no solo ‘jala’ lo que tiene que ver con el ramo de las autopartes. En el caso de la industria del plástico, por ejemplo, tiene un efecto positivo sobre todo en lo que se refiere a empaques y embalajes.

“Pero ese es solo una muestra del impacto colateral que conlleva la industria”, corrobora el analista de IHS Automotive. La realidad es que cada vez más se incursiona en productos de mayor valor agregado, y que esta situación genera mayores ingresos y un crecimiento más fuerte del sector automotriz.

Ventajas competitivas

¿Cuáles son los puntos fuertes de la industria automotriz nacional? Luis Lozano, socio líder de la industria automotriz en PriceWaterCoopers México (PwC), sostiene que “en el transcurso de los años, México se ha incorporado atinadamente a la dinámica global. Entre 2008 y 2011 se benefició de las iniciativas de negocios que ejecutaron las marcas más importantes del mundo, lo que llevó al país a reafirmarse como el octavo productor mundial con una producción anual de poco más de 3 millones de unidades en 2012. En gran parte, este avance se debe a dos factores competitivos importantes: ubicación geográfica estratégica y disponibilidad de mano de obra calificiada”.

Los principales países asiáticos (China, Japón o Malasia) toman en promedio de 15 a 23 días más para abastecer el mercado de Norteamérica, en comparación con las empresas asentadas en México. Asimismo, esos países tardan entre 12 y 24 días más para llegar al mercado sudamericano, en relación con los productos enviados desde nuestro país.

En cuanto a la disponibilidad de mano de obra calificada: en México se gradúan alrededor de 100,000 estudiantes de ingeniería y técnicos automotrices (una cifra muy superior a la de países como Alemania, Canadá o Brasil) y existen más de 900 programas de posgrado relacionados con temas de tecnología automotora en universidades mexicanas, lo que permite contar no solo con la cantidad suficiente de talento, sino también con niveles de manufactura de muy alta calidad.

Lozano concluye que “México, a diferencia de otros países que también han escalado posiciones dentro del listado de los mayores productores del mundo (como Brasil), ha sido capaz de atraer inversiones para el ensamble de vehículos de alto valor agregado, lo que reducirá los costos para las armadoras en inventarios, riesgos, tiempo de entrega y transporte, entre otros aspectos”.

Con base en los planes de inversión ya confirmados por las seis armadoras mencionadas al inicio de este artículo (Mazda, Nissan, Honda, Ford, General Motors y Audi) y la ampliación de nuevos complejos  industriales, México pronto tendrá la capacidad instalada para ensamblar más de 4 millones de unidades anuales, una cifra nada despreciable y que nos colocaría en el top five del mundo.

¿Cuáles son los planes de BMW, Mazda, Mercedes-Benz, Nissan y General Motors? Sus directores generales hablan en exclusiva sobre sus claves de éxito. Estas entevistas podrás consultarlas en la edición impresa de la Revista Alto Nivel, de este mes.

Para saber más:

Buenas noticias en cuatro ruedas para México y EU

Relacionadas

Comentarios