HistoriasNegocios

Ahí viene un mundo mucho más estable

En Cero Demagogia, Alberto J. Bernal habla acerca de las previsiones bursátiles para este 2013 que los inversionistas pueden aprovechar para aumentar su rendimiento.

28-08-2013, 11:22:44 AM
Ahí viene un mundo mucho más estable
* Alberto J. Bernal-León

El 2012 fue un año muy complicado para el mundo económico y financiero. ¿El motivo? La constante incertidumbre que existió sobre Europa, Estados Unidos y China.

Lo más interesante es que la “complicación” no implicó que 2012 fuera un mal año para las inversiones. Al contrario: generó un retorno total de alrededor del 15% para los inversionistas que no se desesperaron, aquellos que no reaccionaron “vendiendo todo” porque leyeron algún titular amarillista en la prensa.

Para poner de forma aún más clara lo paradójico que fue el 2012: los inversionistas que decidieron no comulgar con la tesis “Europa desaparecerá” ganaron 30% en el año, vía sus inversiones en la bolsa de Alemania.

Bueno –dirán algunos– que ese fue un excelente resumen de lo que pasó en el 2012, pero… ¿qué sucederá en 2013? La respuesta es bastante sencilla, al menos desde el punto de vista de Bulltick Capital Markets: Será un muy buen año para los mercados financieros de renta variable.

Por ejemplo: Italia y España pagarán 30% de retorno en el año; México, un 19%; la bolsa de Colombia, un 15.7%; y Brasil, 12.2%. En un mercado desarrollado como Estados Unidos, el S&P500 pagará 11% en el 2013.

En renta fija la cuestión será más complicada. Los inversionistas que sigan pensando que el mundo es un lugar muy “peligroso” y, por tanto, decidan refugiarse en activos de “cero riesgo”, como los bonos del tesoro norteamericano, perderán, en promedio, 3% de su inversión durante el 2013.

Siguiendo esa lógica, los inversionistas que decidan apostar fuertemente en bonos soberanos de alta calidad (en dólares), como son los de Brasil, México o Colombia, perderán un 1% de su inversión en el 2013, en promedio.

La única opción de inversión realmente interesante que vemos en renta fija es invertir en bonos de deuda soberana en moneda local (M-Bonos en México, por ejemplo) o comprar bonos corporativos de baja calificación crediticia, pues rinden bastante y tienen una mejor capacidad para resistir una eventual subida en las tasas de interés de los bonos del Tesoro estadounidense.

¿Y qué pasa con los bonos soberanos de baja calidad (Venezuela, Argentina)? Resulta que también cumplen estos requerimientos.

Ahora, ¿cuál es la principal razón por la cual Alberto Bernal piensa que los mercados seguirán comportándose muy bien en el 2013? En realidad, es bastante pragmática, e invito a los lectores de esta columna a que se hagan la misma pregunta que llevo haciéndome desde hace varios meses.

Si sabemos que el euro no desaparecerá; si sabemos que la economía de China se está acelerando; si sabemos que es muy probable que EU no tenga una recesión en el 2013 (ya que es realmente improbable que el abismo fiscal se materialice): ¿que van a hacer los inversionistas con el billón de dólares adicional que imprimirá la Fed durante 2013?

Según mis cálculos, hacia el final de 2013, la base monetaria de Estados Unidos valdrá 3.9 billones de dólares, el 24% de su economía. Ello implica que el dinero continuará “sobrando” en todos los mercados y en todas las geografías.

Créanme: llegará el momento en que el individuo que sigue “desinvertido” se mirará al espejo y se dirá a sí mismo: “¡Estoy aburrido de ganar 0% en mi inversión! ¡Sobre todo cuando podría ganar un dividendo anual promedio del 2.8%! Bastaría con decidirme a dejar de pensar que el mundo se acabará mañana… Mejor decido comprar un activo que siga al índice S&P 500.”

Entonces… ¡A jugar se ha dicho!

Otras entradas del autor:

El fin del chavismo

* EL COLUMNISTA es director de Investigación de Bulltick Capital Markets,
banco de inversión especializado en Latinoamérica, con sede en Estados
Unidos. Síguelo en Twitter: @AlbertoBernalLe.

Relacionadas

Comentarios