'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Dinero en efectivo, el enemigo a vencer

Eduardo Coello, director general de Visa en México platicó con AltoNivel.com.mx sobre el rol de su empresa en la economía y los planes para motivar el pago con tarjetas.

18-12-2012, 11:47:40 AM
Dinero en efectivo, el enemigo a vencer
Elie Smilovitz / Twitter: @smilovitz

Terminales de pago en los taxis de Nueva York, tarjetas multimodales en los camiones de Brasil,
boletos de tren on line en la India,
ayudas para refugiados en Pakistán o
las tarjetas de débito del programa
de ayuda social Oportunidades, en México, son sólo algunos de los
proyectos masivos de pagos electrónicos
que pretenden eliminar el uso del dinero
en efectivo
en el mundo para siempre.

El dinero en efectivo es el principal enemigo de empresas
como American Express, Visa o Master Card, cuyo negocio consiste en garantizar
la seguridad y la eficiencia de las transacciones con tarjetas de crédito y
débito.   

En el caso de Visa la
marca se encuentra en la mayoría de las tarjetas de débito del mundo y su logo
suele aparecer como patrocinador de algunos de los eventos deportivos globales
más populares, como los Juegos Olímpicos. Sin embargo, ante la pregunta ¿qué
hace Visa y cuál es su rol en la economía? Las respuestas, menos populares que
su logotipo y su marca, son reveladoras. Altonivel.com.mx
platicó en exclusiva con Eduardo Coello,
director general de Visa México, para intentar dar respuesta a esas interrogantes.

Estrategia en cuatro
frentes

Visa conecta y presta servicios a cuatro tipos de clientes:
consumidores, comercios, bancos emisores de tarjetas y bancos que reciben
pagos. Su rol consiste en garantizar que las cuatro partes tengan seguridad cuando
realizan una transacción. En palabras de su director general en México. “Un
comercio mexicano debe tener la confianza de que el cliente va a pagar su
consumo, aunque sea un turista al que no va a volver a ver. El banco mexicano,
que es el responsable de afiliar a ese comercio, tiene la confianza de pagarle
ese ticket. El banco que emitió la tarjeta de débito o crédito de ese turista
puede que sea de otro país, pero sabe que va a poder cobrar esa cuenta al
consumidor. Y el consumidor sabe que su tarjeta Visa va a reflejar el monto
correcto de la transacción en su estado de cuenta. Visa es la empresa que se
asegura que ese círculo funcione bien, incluso si el banco emisor de ese
plástico quiebra, Visa responde por la transacción”.

La red de Visa incluye 15 mil instituciones financieras
afiliadas, dos mil millones de tarjetas y 1.8 millones de cajeros en todo el
mundo. Mantiene alianzas de pagos electrónicos con un sinnúmero de empresas,
sobre todo bancos, y ha llegado a procesar hasta 11 mil transacciones por
segundo. A diferencia de American Express, Visa no busca afiliar a comercios o
tiendas a su red, ni se centra en vender tarjetas de crédito al cliente final.
Su negocio central consiste en trabajar de forma transversal con los bancos, su
principal canal de distribución, y garantizar el pago de las transacciones.
Pero son los propios bancos quienes captan clientes, emiten tarjetas o integran
comercios y cajeros a su red.  

La era de los pagos
electrónicos

De las cuentas de cheques, a las tarjetas ‘de cajero
automático’, a las tarjetas de débito tradicionales y de nómina, a los
smartphones, los medios de pago se han transformado en los últimos años.  

El director general de Visa
en México
destaca que las transacciones con tarjetas de débito, a pesar de
que se popularizaron hacia finales de los 90, ya superan a las de crédito. “Nacimos como una empresa de tarjetas
de crédito hace más de 50 años, pero hoy somos una compañía de medios
electrónicos de pago”, explica Coello.

La empresa trabaja en colaboración con una amplia red de bancos y
comercios en todo el mundo y apunta a diseñar programas en conjunto con gobiernos
como el mexicano, para incluir a la mayor cantidad de consumidores que carecen
de servicios financieros en la economía
formal.
 Coello asegura que estudios
de su empresa han demostrado una correlación entre el aumento del uso de medios
electrónicos de pago, con el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de
las economías. 

La entrega de ayudas gubernamentales del programa Oportunidades mediante tarjetas de
débito o la posibilidad de implementar una tarjeta Diconsa en más de 20 mil sucursales alrededor del país, son algunos
de los grandes proyectos que pretenden destronar el reinado del dinero en
efectivo en México. “El mexicano está muy acostumbrado a pagar en efectivo.
Creo que hoy un 75% de las transacciones
todavía se hacen con dinero físico”, comenta Coello.

Estrategia sobre el
terreno

El programa Oportunidades
comienza a canalizarse a través de tarjetas de Bansefi, en colaboración con Visa, mediante pagos electrónicos. De
esta manera, los beneficiarios de las ayudas no tienen que desplazarse hasta la
cabecera municipal a recibir el dinero, los camiones blindados no tienen que
trasladar efectivo y así se evitan pérdidas, robos y otros riesgos.

“Hay iniciativas desde el gobierno para dar subsidios mediante
medios electrónicos. Otros proyectos proponen recaudar impuestos o pagar
servicios como el agua o la luz con tarjeta. En Uruguay el gobierno llega a
reembolsar hasta 4% del IVA de las compras hechas con tarjeta de debito al
final de mes a los consumidores. Aquí en México, hemos hecho estudios y tenemos
una propuesta sobre la que estamos trabajando, para devolver precisamente un 4%
del IVA de las compras hechas con tarjeta a los usuarios ”, explica el CEO de
Visa México, quien comenta que gobiernos como el italiano han prohibido pagos
en efectivo a profesionistas independientes por valor de 100 euros o más, como
una medida para evitar la evasión de impuestos, fomentar el uso de medios
electrónicos de pago y reforzar la economía formal.

En México, la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI) indica que
entre el 70% de las compras en línea ya se pagan con tarjeta de crédito, lo que
permite un control más minucioso del comercio electrónico.

Para saber más:

2013 traerá tarjetas de crédito inteligentes

Google y la carrera de los pagos electrónicos

Olvídate del banco, usa tu smartphone

Relacionadas

Comentarios