md_ipad md_ipad md_ipad
Actualizado a las 04:00 19/12/2014
Síguenos:

¿Más México en Brasil y más Brasil en México?

Las oportunidades comerciales bilaterales son las de mayor potencial en toda AL, pero la apertura de un TLC se topa con trabas proteccionistas brasileñas.

banderas_brasil_mexico

El gigante sudamericano es el séptimo socio comercial de México a nivel mundial.

19-09-2012
POR: Elie Smilovitz

El comercio bilateral entre Brasil y México roza los 10 mil millones de dólares (mdd) al año, lo que convierte al gigante sudamericano en el principal socio comercial latinoamericano para México y el séptimo a nivel mundial, según datos de la Secretaría de Economía (SE). Por tanto, las prioridades en la relación bilateral tienen una gran relevancia.

Entre las principales preguntas ante la gira del presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, quien se reunirá con la presidenta Rousseff este 20 de septiembre, se encuentran si las negociaciones para abrir un TLC podrán retomarse y cuáles deben ser los puntos clave de la relación mexicano-brasileña.  

Algunas de las respuestas podemos encontrarlas en las inversiones que realizan los empresarios mexicanos en Brasil y en las iniciativas que han planteado los dirigentes en ambos países, en particular el ex presidente Luis Ignacio Lula Da Silva, el propio Felipe Calderón e incluso Marcelo Ebrard. Pues un fortalecimiento en el comercio bilateral, puede reducir la dependencia que tiene México de la economía de Estados Unidos, a donde se dirigen un 60% de sus exportaciones de autos y más del 80% de todas las exportaciones. 

Petroquímicos, hidrocarburos, automóviles, negocios agrícolas y servicios (como telecomunicaciones) se plantean como las principales opciones de intercambio o de alianza estratégica, así como la creación conjunta de empresas público-privadas. 

Confianza en Brasil

Los empresarios mexicanos han invertido 26 mil mdd en el país sudamericano en 2011, casi cinco veces más que la inversión brasileña en México, según datos de  Proméxico. Grandes empresas como América Móvil, Bimbo, Femsa o Mabe tienen operaciones importantes en ese país, mientras que compañías brasileñas como Braskem han apostado por México. En el caso de la empresa de Slim, más del 50% de los beneficios regionales de América Móvil provienen de Brasil. 

En febrero de 2012 la mayor empresa brasileña del sector petroquímico (Braskem), decidió invertir más de mil 500 mdd en Coatzacoalcos, Veracruz,  para producir un millón de toneladas de etileno, lo que el presidente Felipe Calderón anunció como “el primer proyecto petroquímico de gran calado en México en 30 años”.

Por otra parte, según datos del Banco Central de Brasil, las inversiones programadas, sólo durante el primer trimestre de 2012 por parte de empresas brasileñas en México, superó los dos mil 500 mdd.

Pemex-Petrobras

En el otoño de 2011 las propuestas de alianza estratégica entre ambos gigantes del sector fue saludada tanto por el ex presidente brasileño, Ignacio Lula Da Silva, como por el jefe de Gobierno del D.F., Marcelo Ebrard, quien señaló la ventaja de Petrobras en la exploración de aguas profundas como una razón de peso para la alianza.

Por su parte, Lula declaró que la paraestatal brasileña cuenta con un portafolio de inversión de 224 mil mdd, “el mayor del mundo” en su ramo. En visita a México, el ex presidente brasileño dijo que no era posible seguir ignorando el “potencial de la integración latinoamericana” e incluso propuso la creación de una tercera gran empresa de hidrocarburos, de propiedad brasileña y mexicana. 

Por eso, cabe considerar que Peña Nieto tendrá como prioridad analizar de qué forma cooperar con Brasil para el desarrollo de Pemex. 

La empresa brasileña de hidrocarburos,  dirigida por de María Das Gracas Silva, la primera mujer en asumir ese cargo, es responsable por el 90% de la producción de petróleo y gas natural de Brasil. Es también la primera empresa del mundo en extracción de crudo de aguas profundas y el Estado brasileño posee el 51% de sus acciones. 

Algunos sugieren que México debe acercarse a Brasil para intentar replicar en Pemex el modelo de Petrobras. Sin embargo, funcionarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) han dicho a AltoNivel.com.mx al respecto, que en México ya se han creado “contratos de incentivos que permiten a Pemex asociarse con el sector privado para actividades de exploración y producción” lo que beneficiará el desempeño de la petrolera.  Por su parte,  Abraham Galán, director de TI en Petróleos Mexicanos afirmó en entrevista a este medio que la paraestatal debe tener como modelo a “Aramco o Exxon”, pero “no a Petrobras”. Pemex es la octava empresa petrolera del mundo, mientras que Petrobras ocupa el lugar 14, según Forbes.  

Sector automotriz

Según datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), México producirá en 2012 2.7 millones de vehículos ligeros al año, lo que lo convierte en el cuarto productor mundial en el ramo. Las principales marcas de coches, entre ellas, Nissan, Audi y Mazda abrirán nuevas plantas de producción en territorio nacional, lo que ha llevado a los expertos a pronosticar una inversión de seis mil mdd desde 2011 y un aumento en la producción a cuatro millones de coches hacia 2017, cifra similar a la de Corea del Sur y Brasil, según la Organización Internacional de Constructores de Autos (OICA).

Este pronóstico ratifica la importancia de México en el sector automotriz y transforma a sus vecinos latinoamericanos en clientes naturales. Las opciones para Argentina o Brasil, si deciden continuar con las restricciones comerciales contra México, será la de importar desde Japón, Alemania, Estados Unidos o China,  o bien fabricarlos ellos mismos.

“Un elemento de la agenda de reformas estructurales que representa una fortaleza particular de la economía mexicana, la cual contrasta con un patrón generalizado observado tanto en la región latinoamericana como en otras regiones del mundo, se refiere al esfuerzo que se ha venido realizando en México para reducir las barreras al comercio internacional”, señalan  funcionarios de la SHCP.

En este sentido, se prevé que el sector automotriz mexicano abogue por una reapertura de las condiciones comerciales con Sudamérica, a donde se dirigen el 14% de las exportaciones, según Proméxico, lo que convierte a esa región en el segundo destino de exportación después de América del Norte. 

Optimismo diplomático

“Existen 18 proyectos en curso. Tenemos interés en ser de los primeros, después de Mercosur,  en estar referenciados en el mercado brasileño”, afirma Alejandro De la Peña, embajador de México en Brasil.

Emilio Lozoya, asesor de Peña Nieto en materia de Relaciones Internacionales, dijo a la agencia Reuters que “hay intención de ampliar las relaciones estratégicas” por parte de ambos países.

“Se está dando una convergencia natural que hace que Brasil vea más hacia el norte y México vea más hacia el sur”, según el embajador De la Peña. Para el diplomático, Brasil tiene la gran oportunidad de aprovechar los TLC de México, el país con el mayor número de TLC a nivel mundial.

“En el corto plazo tenemos un proyecto que puede tener un gran impacto tanto en México como en Brasil, como en toda la región latinoamericana y me atrevería a decir que global. El desarrollo de un acuerdo estratégico de integración económica”, afirma el embajador mexicano. Este acuerdo no sería un TLC, pero sí un paso decisivo en esa dirección.

“Además de los temas económicos hay un acercamiento en cuanto a la política en Latinoamérica”, ha afirmado el embajador brasileño en México, Marcos Raposo López.

¿Seguirán en marcha estos acuerdos? ¿Trazará el nuevo gobierno una estrategia diferentes? Son las preguntas que surgen ante la próxima gira de Peña Nieto por la región? 

 “La IED recibida en los sectores manufacturero y de servicios no vinculados con recursos naturales es similar en México y Brasil”, afirman funcionarios de la SHCP, que inciden en que los esfuerzos por “reducir las barreras al comercio internacional” en México han rebajado los aranceles en “más de un 15%”, mientras prevén que esa cifra se reduzca 2% más en 2013. Una situación que contrasta con las medidas proteccionistas sudamericanas, principal obstáculo a sortear en el desarrollo de un acuerdo estratégico bilateral.

Contexto regional

En el continente, México sostiene Tratados de Libre Comercio (TLC) con ChileCentroaméricaEstados Unidos y Canadá y las negociaciones para abrirlo con Brasil llevan en curso más de 15 años. Sin embargo, las dudas sobre la penetración de materias primasalimentos brasileños suscita las dudas del sector agrícola mexicano, mientras que la balanza comercial del sector automotriz, favorable para México en mil 170 mdd, provocó que el Gobierno de Dilma Rousseff tomara medidas proteccionistas para frenar laimportación de coches mexicanos. 

Diferentes voces se han alzado en México contra el TLC: “Los acuerdos comerciales con Brasil, Perú y Colombia, ponen en riesgo la agroindustria mexicana”, según Juan Carlos Cortés García, presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA). Mientras que legisladores y líderes de sectores como el azucarero advierten de una posible pérdida de “450 mil empleos” si se abre un TLC con Brasil, el primer productor de pollo y el segundo de azúcar en todo el mundo.

Sin embargo, la confianza depositada por empresarios, sobre todo mexicanos, y la diplomacia bilateral plantean un escenario mucho más positivo como producto del fortalecimiento de relaciones.

Así, la política del futuro Gobierno mexicano deberán tener en cuenta las diferentes posiciones al respecto para trazar su política exterior. 

¿Cuáles deben de ser las condiciones negociadas por México para tener un desarrollo económico sano en su relación bilateral con Brasil?

Para saber más:

Peña Nieto visitará Centroamérica y Sudamérica

En economía, México 2-0 Brasil

Brasil coquetea con el nuevo Gobierno mexicano

México, una potencia exportadora de autos

comentarios